X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

CIUDADES INVISIBLES 

Montreal: siguiendo el rastro de Cohen

6/12/2016 - 

VALENCIA. Visitar Montreal siguiendo el rastro de Leonard Cohen es una opción. Otra igualmente válida es acudir a los teatros de la ciudad donde se representan obras del dramaturgo canadiense por excelencia: Robert Lepage. También, quizás, asistir a uno de los conciertos del Festival de Jazz de Montreal, uno de los más importantes del mundo. Una ruta inolvidable por el origen del circo moderno, un recorrido por el Mural Festival, un referente del arte urbano mundial o ir al cine para ver las películas de Xavier Nolan. Acabar el día gastando el presupuesto del viaje en los mercados artesanos que pululan por toda la ciudad o disfrutando de alguno de sus platos típicos. Todas estas opciones son posibles de modo individual y el viaje, no lo duden, habrá valido la pena. Pero una verdadera ruta por la Montreal más cultural debería incluirlas todas, una detrás de otra. He aquí la propuesta completa:

Día 1: Siguiendo las huellas de Leonard Cohen

Montreal es la segunda ciudad más poblada de Canadá y la mayor provincia de Quebec. Su nombre proviene de una palabra vetusta, Mont-Royal, que significa 'Monte Real' y que remite al monte que, efectivamente, se localiza en el centro de “la isla de Montreal”. En lo alto de ese monte se encuentra el Parc du Mont-Royal, auténtico pulmón de la ciudad al que los montrealeses acuden a correr, pasear o montar en bici deleitándose en las maravillas de la naturaleza o asomándose a dos de los miradores de la ciudad: el Camilien-Houde o el Chalet du Mont-Royal.

Es fácil imaginar un otoño cualquiera, con las hojas naranjas y color tierra abandonadas en el suelo, al poeta y cantante Leonard Cohen inspirándose para sus temas. En una librería de segunda mano, a los 15 años, Cohen se encontró con un libro de poemas de Federico García Lorca. Lo compró, lo devoró mientras paseaba por la calle de Saint-Laurent, se fascinó y lo celebró con grandes tragos el los bares del puerto viejo. Apenas unos años después se licenciaba en Literatura Inglesa por la Universidad McGill.

Cohen formaba parte del clan judío anglófilo de Montreal. Ese era su verdadero refugio, el lugar al que volvía para guarecerse. En la recogida del discurso del Premio Príncipe de Asturias de las Letras contó la famosa historia del 'Hispano de Montreal', un joven gitano español que en sólo tres días le enseño los seis acordes que después serían la base de todas sus canciones. Al cuarto día no apareció. Ni falta que hacía porque Cohen ya había aprendido su mejor legado. Actualmente, la ruta 'coheniana' debe terminar, tristemente, en el judío cementerio Shaar Hashomayim de Montreal, allí donde descansan varias generaciones de los Cohen. Leonard incluido.

Día 2: Montreal entra a escena

Pocas ciudades en el mundo tienen al circo tan presente como Montreal. Aquí se encuentra la prestigiosa Escuela Nacional del Circo de Montreal, ubicada desde 2003 en el centro TOHU (Cité des Arts du Cirque). Allí, cada año, miles de alumnos tienen residencia para aprender una de las más complejas, bellas y ancestrales artes. Una enorme biblioteca sirve como centro de documentación sobre la temática circense, convirtiendo en algo sublime algo que parece simplemente un modo más o menos extravagante de ganarse la vida. No en vano fue en Quebec donde dos artistas callejeros -Guy Laliberté y Daniel Gauthier- crearon el archiconocido Cirque du Soleil que fue definido por sus creadores en 1984 como un 'montaje de artes circenses y esparcimiento callejero'. Bien es cierto que años después esta compañía ha recorrido todo el mundo por teatros y estadio colosales para demostrar que el circo es una de las artes que conviene revalorizar.

El teatro es otra de las actividades culturales favoritas de los montrealeses. Cultivan con fervor las artes escénicas en todas partes y estaciones del año. Especialmente los lugareños sienten orgullo por su dramaturgo más internacional, Robert Lepage, quien en el año 2008, pronunció estas bellas palabras en el discurso del Día Internacional del Teatro:

"Para representar el mundo en toda su complejidad, el artista debe proponer nuevas ideas y formas y tener confianza en la inteligencia del espectador, capaz, por su parte, de distinguir la silueta de la humanidad en su perpetuo juego de luz y de sombras"

En 1994, Lepage creó la que es, probablemente, la compañía de teatro canadiense más importante de la actualidad: Ex Machina. Lepage y su equipo renovaron en aquellos primeros años un parque de bomberos para convertirlo en un centro de investigación sobre teatro, danza, música u ópera. 

Día 3: Grafittis en el  Boulevard Saint-Laurent

El MURAL Festival es quizás, junto al Art Basel de Miami, el destino norteamericano por excelencia del arte urbano. Allí se fusionan todo tipo de mentes creativas que pretenden democratizar el arte urbano. Situado en el corazón del Boulevard Saint-Laurent, el programa del MURAL Festival ofrece al público la oportunidad de presenciar la realización de murales en vivo, visitar exposiciones al aire libre o asistir a seminarios y conferencias únicos. El Boulevard Saint-Laurent es la arteria principal de Montreal, dividiendo la ciudad en dos. Este canal principal hace de Montreal la ciudad innovadora, estimulante y acogedora que es. Desde el año 2010, la Sociedad de Desarrollo del Boulevard Saint-Laurent está revitalizando esta zona para convertirla en la vanguardia cultural, gastronómica y social de momento.

Día 4: Cine y música a precios de saldo 

Otra de las grandes virtudes de la Montreal cultural es el bajo precio de sus entradas. Pululan muchos cines en la ciudad tipo cineteca o filmoteca, cine a un dólar, cine de verano, exposiciones de cine… Quizás Xavier Dolan -un millenial de apenas 27 años- sea en la actualidad el cineasta más cotizado. No sólo ha filmado, escrito y protagonizado la intimista Los amores imaginarios, sino que también ha sido el responsable de grabar uno de los videoclips más visitados de los últimos tiempos en Youtube: Hello, de Adele.

Ni siquiera el Festival de Jazz de San Sebastián podría competirle a Montreal la capitalidad del jazz. Creado en 1980, el FIJM (Festival International de Jazz de Montreal) congrega cada mes de julio a más de 3000 artistas de más de 30 países. Muchos de los conciertos son al aire libre y más de dos millones de espectadores de todo el mundo disfrutan de este género cada año.

Día 5: Gastronomía desconocida

Muy pocos sabrán que Canadá es la exportadora mayor de mostaza en el mundo, aglutinando casi el 75-80% de esas exportaciones. Esta salsa combina con algunos de los mejores manjares de esa gastronomía que apenas se conoce en Europa. Pescados como el salmón, los arenques o el Arctic Char son algunos de las especies más demandadas en esta cocina. La carne es otro de los productos estrella con platos como el Peameal bacon (lomos de bacon hechos a partir de lomo de cerdo cortado a finas lonchas, encurtido y enrollado en harina de maíz), el Tourtière o pastel de carne (una masa de pan rellena de carne picada que suele servirse en Año Nuevo o Navidad). Y entre los postres, nada más canadiense que los Butter tarts (una pasta dulce y horneada hecha con mantequilla, azúcar, sirope de arce y huevos).

Vayan a Montreal y dejen que la cultura lo invada todo.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email