GRUPO PLAZA

EL ALTER-EGO DE JORGE RIERA

Putokrio, el webcómic 'made in Valencia' que crece desde el compromiso "con lo políticamente incorrecto"

En apenas seis meses, el proyecto ha explotado a partir de su versión online y de libre acceso, con más de 27.000 seguidores en países como Argentina o México

5/07/2016 - 

VALENCIA. Con apenas seis meses en su formato como webcómic, Putokrio es una de las creaciones de mayor crecimiento de la sátira online. El valenciano Jorge Riera es su creador como guionista y director, papel a partir del cual ha involucrado a los dibujantes Juaco Vizuete y Josep Francesc Rico en Alicante, Àlex Red en Barcelona, Javier Peinado y Daniel García en Madrid o el palentino Félix Ruiz, el más internacional de este grupo de autores que trabaja, entre otros, para Marvel. 

Lo que nació con collages en un blog dio el salto al mundo del cómic, pero antes se convirtieron en cortos de animación para Adult Swim, luego en una serie de tiras para Mongolia (donde sigue publicándose cada mes), más tarde más cortos para el efímero programa de Radiotelevisión Española Aslaska y Coronas, tras ello la novela gráfica y, finalmente, el webcómic. 

"Hemos dado el salto al webcómic buscando mayor difusión", comenta Riera a Valencia Plaza. Y no es un formato causal por el devenir de los tiempos, costes o el trabajo a distancia: "el formato de novela gráfica no es el mejor para Putokrío. Nosotros nos basamos en historias cortas al contrario que la novela gráfica". Un ritmo que facilita "el baile de dibujantes y tonalidades", que según Riera "tampoco ayuda a que el público habitual de la novela gráfica nos apoye".

La respuesta es cuantitativa: desde que hace apenas seis meses iniciaran esta deriva digital, el proyecto ha recabado algo más de 27.000 fans en Facebook. Para entender el impacto, Riera insiste en la presencia de "fans en Argentina y México, algo que no ha sucedido con la novela gráfica o que tampoco ha logrado por su cuenta la sección en Mongolia". De hecho, la idea de alcanzar una mayor difusión ha despertado el interés de otras editoriales.

El salto definitivo al papel tras la promoción online

De hecho, este progreso hace que Putokrío se encuentre próximo a dar el salto al formato papel "en una serie cuatrimestral con tres historias de diez páginas por número, cada una dibujada por un dibujante diferente". El principal interesado en vestir de largo al proyecto con total independencia es la misma editorial que ya recogió el fenómeno online Mierdecitas, Libros de Autoengaño.

De todo el proceso, Riera admite que la mayor monetización del proyecto ha sido en el ámbito televisivo, además de su participación en Mongolia. De hecho, por otra vía, Riera trabaja habitualmente en canales de animación para públicos infantiles y juveniles como Boing o Nickelodeon. Sobre Putokrío, "la idea es que el éxito en internet sirva de plataforma para otros proyectos que sí se moneticen, como la serie en papel, una película de animación... pero sólo son proyectos".

El salto definitivo al papel tendrá una entidad propia, "entregas de unas 40 páginas, cómics cortos". 

Un compromiso con la incorreción política

"Nuestra comedia trata de cuestionar los sistemas de pensamiento actuales", define Riera. El lector, el televidente, el consumidor online, no puede quedarse indiferente. "Buscamos provocar una reacción en el lector, bien sea de regocijo como de rechazo, pero provocar una reacción". La incorrección política impera en una comedia salvaje, "que ataca a diestro y siniestro sin importarle lo ideológico. Su único compromiso es con lo políticamente incorrecto".

Putokrío, en esencia un alter-ego de Riera, "sirve para exorcizar demonios y darle forma a mis propios pensamientos. Con tanto ruido es imposible detenerse a meditar y Putokrío es la forma de hacerlo evitando ese ruido". Esta suerte de "terapia" también sirve de contrapunto personal con el humor "más blanco" que él mismo desarrolla para televisión. 

Explorando los límites del humor

Riera, preguntado por los límites del lenguaje que transita Putokrío, responde: "¿quién pone los límites?". Y el tono y los temas también esconden respuestas inesperadas, "de lectores perturbados". A menudo, "se piensan que soy yo y no un alter-ego y me cuentan historias muy macabras pensando que soy como ellos". El guionista y director aclara que Putokrío es "la destilación de mis zonas más oscuras, una hipérbole, pero yo estoy lejos de ser un psicópata; de hecho, todo lo contrario". No obstante, "entienden que es humor y si nos siguen es porque les gusta lo que hacemos". Aun así, Riera acepta que trata "temas tan delicados como el feminismo, el bullying o la inmigración". 

En el sentido más personal, Riera distancia el sentido de la comercialización del proyecto ante "la posibilidad de colaborar con tantos dibujantes. Es lo más enriquecedor, porque cada uno te aporta un estilo, una visión diferente, algunos endurecen tus historias, otros las sofistican, otros las suavizan...". El autor destaca que "cada tipo de historia pide un dibujante diferente", pero en un sentido más pragmático destaca que le gusta "agilizar el proceso, que sea inmediato desde que escribo el guión hasta que se publica el cómic, por eso trabajar con muchos. Es una cuestión meramente práctica a veces".

-¿Con que dibujante te gustaría desarrollar alguna de las próximas ideas? ¿Has pensando en contactar a alguien de cara al lanzamiento editorial?
-Me encantaría poder hacer algo con Mireia Pérez. También sería un sueño que Carlos Giménez dibujara uno de mis guiones. 

Por el momento, la serie ya se encamina a su formato de cómico corto desde la total independencia, algo para lo que ha sido "vital" la difusión a partir del formato de webcómic donde las ideas irreverentes, políticamente incorrectas y a menudo personales siguen 100% accesibles de manera gratuita.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme