X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

La vía duró tres meses en el callejero

Francisca Aguirre: con un Premio Nacional pero sin calle en Alicante, su ciudad

14/11/2018 - 

ALICANTE. Francisca Aguirre Benito, poeta y narradora alicantina que acaba de ser reconocida con el Premio Nacional de las Letras 2018 que concede el Ministerio de Cultura, puso en su día nombre a una calle de su propia ciudad. Sin embargo, solo estuvo vigente durante escasos tres meses tras dar paso al humorista gráfico Forges para ocupar el mismo sitio. Una rocambolesca situación que se vivía a raíz de la sentencia judicial que anuló en noviembre de 2017 el procedimiento del cambio de nombre de calles franquistas efectuado por el tripartito que gobernaba entonces el Ayuntamiento de Alicante, compuesto por PSOE, Guanyar y Compromís, tras el recurso interpuesto por el PP.

La escritora iba a sustituir al Teniente Robles en dicha vía del centro urbano, entre la plaza Calvo Sotelo y la calle Rafael Terol. Pero la sentencia obligó a llevar a cabo ese cambio de nombre de calles franquistas a través del pleno municipal, anulando el proceso anterior que había sido aprobado por Junta de Gobierno. Entre tanto, hubo cambio de signo en el Consistorio, accediendo el popular Luis Barcala a la alcaldía, quien después de poner el recurso tuvo que gestionar el segundo proceso para establecer las nuevas nomenclaturas. Y esta vez se le daba la última palabra a las Juntas de Distrito vecinales. Una aplicación que dejó a la poetisa Francisca Aguirre sin su calle, que ya contaba incluso con la placa instalada. Un honor que recayó en el humorista gráfico Forges.

Se trataba de adaptar el callejero a la nueva Ley de Memoria Histórica. Pero lo que se ha conseguido es un desconcierto generalizado que además se ha saldado con alguna que otra víctima. Un ejemplo de ello es la ilustre alicantina Francisca Aguirre, que sigue sin recibir ese particular homenaje de su ciudad. O lo que es peor, se le ha despojado de ese reconocimiento que le duró tres meses. "Urgimos al Ayuntamiento a que lo antes posible le dedique una calle a este doble premio nacional", declaran desde la asociación Alicante Vivo, quienes además aseguran que existen vías sin nombre en las que no habría que sustituir a uno por otro. Una acción que no debería retrasarse demasiado, a juzgar por las posturas de todos los partidos políticos. 

Todos de acuerdo

El alcalde Luis Barcala se mostraba satisfecho tras haberse conocido este martes la decisión del Ministerio de Cultura de conceder el Premio Nacional de las Letras a la escritora. Barcala hablaba de un "sentimiento de orgullo que embarga a la ciudad y especialmente a sus sectores culturales", mientras que, por su parte, la edil de Cultura Mª Dolores Padilla aseguraba que "las propuestas que quedaron sin aplicarse serán respondidas progresivamente". Unas propuestas que en primer lugar partieron del tripartito. Así que todos de acuerdo. Lo extraño ahora es que no se haya hecho antes.

Una amplia y reconocida obra

Francisca Aguirre nació en Alicante en 1930, aunque ha permanecido casi toda su vida en el madrileño barrio de Chamberí. Es hija del pintor Lorenzo Aguirre, asesinado por la dictadura franquista en 1942, un hecho que marcó toda su vida y también su poesía. Textos que compartía con su marido hasta que falleció en 2014, el también poeta Félix Grande que además recibió en 2004 el mismo premio que este martes se le concedía a ella. Aguirre ha ganado también el Premio Nacional de Poesía en 2011 con su poemario Historia de una anatomía. Un libro con el que ya había conseguido el premio Miguel Hernández en 2010.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email