Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

intervenciones

Cinco artistas para tirar los muros del IVAM

16/09/2020 - 

VALÈNCIA. Hace apenas unos días el IVAM presentaba la intervención de Artur Heras en su fachada, un proyecto que nace como conexión entre el museo y la calle y que ahora cuenta con nuevos proyectos ‘hermanos’ con los que el centro saca el arte de la habitual sala de exposición. El museo ha invitado a cinco artistas a ‘ocupar’ espacios que habitualmente no funcionan como marco expositivo, como la escalera principal del edificio o una sala de espera. Es en estos recovecos del centro que Llorenç Barber, Xisco Mensua, Pilar Beltrán, Álex Marco y Mau Moleón han desplegado sus armas, con trabajos que no solo ocupan espacios extraños sino que se sirven de los mismos para reflexionar sobre los discursos y relación del arte con su contexto físico. La primera parada de este recorrido sui generis viene de la mano de Barber y un proyecto que dota al museo de banda sonora. 

Con Músicas desconfinadas (finalmente), el artista sonoro convierte el centro cultural en una suerte de santuario en el que repican las campanas, un proyecto que califican de “interacción sonora mediante el azar” en el que el visitante es participe, de manera consciente o inconsciente, de la pieza. El artista, además, aprovechó la inauguración para reivindicar el papel de las artes sonoras en el circuito artístico. “Necesitamos que las instituciones se tomen en serio el arte sonoro”, defendió Barber. Por su parte, Xisco Mensua propone un trabajo que se conecta con la biblioteca del IVAM, un estudio que parte de la biblioteca de arte contemporáneo de un amigo para finalizar en un proyecto puramente pictórico. Así, el creador ha seleccionado en 48 publicaciones distintos volúmenes cuya portada ha trasladado a la pintura, como si fuera un copista medieval, comentó durante la presentación, una colección que es ahora la antesala de biblioteca del centro. La colección de libros, que da forma su "gusto personal", se convierte así en un juego de percepción en el que unas artes son 'copiadas' a través de otros mecanismos, generando una auténtica biblioteca pictórica. 

Si bien Mensua interactúa con el interior del museo, es Álex Marco el que plantea un diálogo con el exterior del mismo. Lo que pasa en el parque, se queda en el parque. Este es el lema del proyecto de Marco, que se despliega en el suelo del IVAMLab, un espacio que refleja las huellas del exterior del centro cultural, una suerte de fotografía del rastro que dejamos en el espacio habitado Así, el proyecto se centra en una transcripción gráfica y personal sobre el propio entorno del IVAM, utilizando como referencia una recopilación de dibujos y vestigios plásticos reflejados, en este caso, contra el suelo del jardín trasero del propio centro, sobre todo de los niños y niñas que han jugado en él. 

La artista Pilar Beltrán presenta por su parte un trabajo de enorme carga social, Proyecto Agua, II. (1x100= 1000), una serie de cianotipias que muestran imágenes de diversos recipientes, que van desde botellas o garrafas a vasos, a través de las cuales se pueden visualizar 600 litros de agua, un proyecto vivo, aclaró, que quiere llegar a los 1.000 litros. Con esta pieza la creadora quiere reflexionar sobre el derecho al agua, algo que se da por hecho en el primer mundo pero que supone un reto en zonas de conflicto o campos de refugiados. Además, también hay que tener en cuenta la cuestión de la higiene, una cuestión con ahora mayor visibilidad en relación a los protocolos sanitarios por la covid-19. Beltrán apela a la acción directa y plantea el canje de las imágenes que la conforman por una aportación económica que se destinará a la compra de depósitos de agua para la población desplazada en Idlib, en Siria. Las instalaciones se completan con el proyecto de Mau Monleón, #PortaldeIgualdad, una iniciativa que se ha traducido al ámbito físico con un cartel en el jardín del museo pero que esconde mucho más, pues se plantea como una campaña que irá desvelando distintas acciones, tanto físicas como online.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email