GRUPO PLAZA

coloquio en berklee

El modelo del 'todo gratis' en la industria musical, a debate

22/04/2016 - 

VALENCIA. “Nadie puede vivir sin música”. Ninguna voz contraria a la afirmación de Ariadna Trilla, periodista de Alternativas Económicas, que acaba de publicar el dossier Industria musical: bienvenidos al salvaje oeste. Primer y casi único acuerdo por unanimidad en la tertulia ¿Puede ser la música gratuita?, lema del debate sobre el presente y futuro de la industria musical que ayer acogió el campus en Valencia del Berklee College of Music, coloquio que contó con la participación María Martínez Iturriaga, directora ejecutiva del centro; el músico y productor Alejo Stivel; Alexandre Perrin, profesor adjunto en Berklee, y Leonardo Marqués, subdirector de Música de la Generalitat Valenciana.

Con el formato físico prácticamente fuera de la conversación, los modelos de servicio en streaming y cómo estos han cambiado la forma de crear, distribuir y, también, percibir centraron un debate que trasciende lo artístico. “El talento puro no es suficiente. Tenemos alumnos con un nivel muy alto”, explicó Perrin, que incide en la necesidad de explicar a los newcomers acerca de cómo financiar su actividad, de qué manera funciona la industria y, especialmente, los procesos de distribución en las nuevas plataformas. “Los músicos saben que es imposible vender discos, pero es una generación en la que la demanda de música es muy alta”. 

Foto: Tato Baeza.

Spotify, Apple Music, Tidal, SoundCloud, Youtube… la lluvia de nombres de nuevos contenedores musicales digitales no tardó en llegar. Muchos, nuevos y cargados de oportunidades. Pero no es oro todo lo que reluce en una nueva forma de consumir que ha facilitado el acceso al consumidor pero que también ha dificultado sobremanera la generación de beneficios tanto para artistas como para casas discográficas. El más crítico con los ‘nuevos métodos’ fue Stivel, líder de la banda Tequila. “Nunca nadie oyó música gratis, es un invento. Pagas Internet”.

Streaming, ¿es rentable?

 "El problema es que ese dinero no llega a los creadores […] me resisto a aceptar el nuevo modelo”, aseveró. Así las cosas, insistió en la idea de que los operadores de telefonía paguen una tasa compensatoria con los artistas y unas compañías discográficas convertidas en “pobre mendigos”. “En un futuro el operador las comprará por un euro”. Con el problema todavía por identificar o, al menos, sin la clave para resolver los que se van presentando, lo cierto es que el panorama actual presenta en términos generales una industria con la venta de discos de capa caída, el publishing mantenido y unos conciertos que, precisamente, no paran de generar beneficios. 

Un pulpo de muchos tentáculos. Si bien en Francia o Estados Unidos las compañías ya lanzan paquetes de consumo de Internet y música, todavía está por ver la fórmula que genere beneficios reales. No sólo para los creadores, pues ni siquiera las plataformas de streaming presentan datos positivos, con millones de euros de pérdidas. Spotify, por ejemplo, logró en 2014 aumentar sus ingresos anuales en un 45 por ciento, sin embargo las pérdidas fueron de casi 58 millones de euros. ¿Dónde va el dinero?

Foto: Eva Mañez.

España ya roza el 50% digital

Por segundo año consecutivo, después de tocar fondo en 2013, la venta de música grabada en España aumentó tras doce años de caída continuada, según el informe anual de Promusicae. Los españoles gastaron así un total de 160,2 millones de euros en música grabada, un incremento con respecto al ejercicio anterior pero lejos de los 603 millones acreditados en 2001. El pasado año, además, fue, no el del sorpaso, pero sí el del cara a cara entre el formato físico y digital. Si bien la venta de música en soporte físico sumó 81,1 millones (+6,7%), las distintas modalidades digitales reportaron unos ingresos de 79 millones (25,6%). En resumen: el mercado online ya supone el 49,4 por ciento del total.

En este contexto, imposible no pensar en la piratería. De esta forma, el 87,48% de los contenidos digitales consumidos en España durante 2015 eran ilegales (un 0,46% menos que en 2014) y el 63% de los consumidores accedió ilícitamente a los contenidos en Internet, según se desprende del 'Observatorio de la piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales'. Según este estudio, presentado el pasado mes de marzo, el consumo no regulado fue de un total de 4.307 millones de contenidos digitales, lo que supone un valor de mercado de 24.058 millones de euros.

De igual forma, tal y como se extrae de un informe impulsado por Berklee con músicos profesionales, más de la mitad tienen al menos tres empleos y, curiosamente, es el sector de la banda sonora para videojuegos el área que más crece y ofrece unos salarios más interesantes. Sin embargo no se trata de demonizar a los nuevos medios. "Tengo un alumno que trabaja EDM y sabe que si no pones tu música en SoundCloud no existes", explica Alexandre Perrin. "Gratis no quiere decir que no tenga valor. Gratis es una estrategia para conseguir algo, hay un valor indirecto"

Más allá de valor que pueda aportar a nivel particular, también salió a relucir la necesidad de un apoyo institucional como el que da Francia a su industria cultural. El subdirector de Música de CulturArts, Leonardo Marqués, incidió en la importancia de revertir la subida del IVA del 21% y destacó que el plan estratégico presentado por Vicent Marzà el pasado mes supone un "apoyo claro para reforzar las industrias musicales". Como ejemplo puso el apoyo al festival Trovam! de Castellón, destinado a promocionar a los creadores de la región.  

Pero no sólo ayudas económicas pidieron a la administración, también cambios legislativos que aseguren que los creadores perciben un porcentaje adecuado por el uso y/o distribución de su obra. La compleja legislación estatal con respecto a los derechos de autor y el cambio en la balanza de los ingresos en favor de la publicidad y los conciertos han llevado a muchas compañías a generar contratos 360º o exclusivos, duramente criticados por el panel. "Sólo se puede cambiar desde el Congreso de los Diputados", insistió Alejo Stivel. Un momento para las dudas pero, según María Martínez Iturriaga, también de "oportunidades" para liderar el cambio de los grandes modelos. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme