GRUPO PLAZA

València a tota virolla

Inteligencia o artificio: ¿València se puede representar por IA?

La generalización de sistemas abiertos para generar obras a partir de IA multiplica los interrogantes de editores y creadores valencianos sobre cómo puede impactarles en su oficio

10/09/2022 - 

VALÈNCIA. Aparecen los primeros medios que acompañan sus publicaciones con fotos e ilustraciones generadas por inteligencia artificial. Se enumeran las primeras páginas creadas a partir de conocimiento previo. ¿Son una amenaza?, ¿son un complemento? ¿Oponerse es ludismo o una prudente observación sobre algunos derechos que quedan en el limbo? ¿De qué manera se garantiza la propiedad intelectual de las obras? ¿Es un proceso de ruptura o solo una moda pasajera?

Unos cuantos protagonistas se enzarzan estos días en los mismos pensamientos. Las áreas de conocimiento a las que se dedican están comenzando a ser golpeadas por multitud de interrogantes al respecto.

Sus testimonios no han sido creados a partir de IA.

Un limbo legal

Álvaro Pons, divulgador y crítico de cómic 

“Podríamos comparar con la aparición de las técnicas digitales, pero esto es muy diferente, porque tiene un componente creativo, con muchas comillas: tiene una parte de creación a partir de un referente previo. Para los artistas puede ser un buen complemento, pero se corre el peligro serio de que sea un sistema de sustitución y que realmente haya empresas que consideren que es una manera de ahorrarse al dibujante o abaratar costes. Libros, periódicos… que puedan considerar que pueden conseguir ilustraciones de forma gratuita. Y eso es un problema serio. Puedes crear una ilustración que sea igual pero nunca va a tener el mismo proceso de reflexión”.

“Pero es también un problema legal: una Inteligencia Artificial no deja de ser un aprendizaje automatizado con redes neuronales basado en información previa. Aunque la obra que se crea no sea estrictamente un plagio, para crearla se ha usado una imagen que tiene un copyright. ¿No hay que pedir permiso a quien te está dejando esas imágenes para el entrenamiento de tu red neuronal? Los periódicos pidieron a Google News que si alimentaba su servicio con las noticias que aportaban debía pagar una cantidad por ello. Esto es lo mismo. La IA va a ser un servicio de pago y de alguna manera debería compensar a quienes han generado la información que usan”.

Imagen generada por IA utilizando la herramienta ‘Midjourney’, respondiendo a la petición ‘Plaza del futuro en València'

Una opción rápida y económica

Víctor Palau, editor de Gràffica

“Ahora mismo no es una opción viable. Se pueden hacer cosas interesantes pero me recuerda a las primeras cámaras digitales que al principio todo era muy precario… pero ya sabemos cómo evolucionó. Lo interesante será ver la evolución y aunque no tengo una bola de cristal parece evidente que esto abre la puerta a generar cosas sin la necesidad de profesionales. Nosotros lo estamos probando y realmente es alucinante lo que es capaz de hacer en unos segundos. También textos y artículos con simplemente decirle ‘Biografía de…’

En Gràffica no tenemos pensado contar con inteligencia artificial para hacer uso de ilustraciones, fotos o recursos gráficos, al menos en breve, pero es evidente que tenemos una opción que será similar a la que ya existe con los bancos de imágenes, o recursos gráficos. Es rápido y económico. Eso quiere decir que seguiremos contando con profesionales para desarrollar productos de calidad y contar historias de un modo que la experiencia del profesional sea vital. Pero es evidente que entrará en nuestros procesos de trabajo en el futuro y también que esto afectará a la mirada de ilustradores, fotógrafos, periodistas e incluso diseñadores”

Aparición de nuevos perfiles profesionales

Xavi Calvo, director València Capital Mundial del Diseño 2022

“A día de hoy (es importante este matiz) las inteligencias artificiales no sustituirán a la creatividad humana. No solo como un complemento más sino como una auténtica revolución para muchas industrias, y aunque el calado de las IAs en las profesiones creativas no estaba tan clara como en otras tareas más sistematizadas, los últimos 3 meses con DALL-E 2, Stable Diffusion o Midjourney plantean escenarios muy abiertos en los que de nosotros depende sacarles el máximo partido incorporándolas a nuestros procesos desde brainstorming y moodboards a afinación de fotos que antes eran de bancos de imágenes y ahora serán de “bancos” de IAs.

Por otro lado, la formación y especialización de nuevos perfiles me resulta muy interesante, desde la ‘dirección de arte de AIs’ hasta los entrenamientos de inteligencias especializadas en diseño donde puedas introducir prompts basados en materiales muy específicos, procesos industriales, que incluyan paletas de color o estilos de una empresa concreta… No sé si alguna empresa por ejemplo de mobiliario del mundo estará invirtiendo recursos en ello, pero tener una AI interna podría revolucionar sus procesos de diseño”.

“Hace 15 meses los resultados no hacían presagiar que saldría nada realmente útil de estos generadores de imágenes y ahora mismo son puro potencial, y eso genera un escenario no controlado a nivel ético. Ya no hablo solo de los derechos que deberán controlar cada una de las empresas de estas AIs (al césar lo que es del cesar), sino de jugar con imágenes con derechos previos, o de propiedad de derechos de imagen de personas o de famosos para cualquier fin, cuando serán tan solo una interpretación de un modelo y no una copia como tal.

Me parece un peligro las puertas que se abren a engañar también en el ámbito educativo, con por ejemplo el modelo GPT 3 que genera textos, desarrolla explicaciones o incluso programa código, y esto para un profesor es indetectable. Por tanto tenemos también nuevas herramientas para engañar, y el dilema vuelve a ser ético”.

Imagen generada por IA utilizando la herramienta ‘Midjourney’, respondiendo a la petición ‘Catedral construida por Calatrava en València'

Refuerzo de la estandarización y la precariedad creativa

Jorge Alamar, director de La Fotoescuela

Si nos dejamos llevar únicamente por la mística futurista que lo rodea, el camino siempre nos conduce hacia una inminente ruptura de los paradigmas establecidos. Sin embargo, quizás sea un buen momento para recordar que algunas de las problemáticas que se plantean últimamente como consecuencia de la aparición de plataformas online que generan recursos visuales para diferentes usos ya existen desde hace tiempo. Por ejemplo, respecto a la gratuidad de las fotografías. No te puedes hacer una idea de la cantidad de empresas y particulares que contactan todos los meses a La Fotoescuela buscando que nuestras alumnas y alumnos les realicen trabajos fotográficos profesionales sin ninguna remuneración económica. Es decir, me parece erróneo pensar que las inteligencias artificiales están generando nuevos problemas en este sentido, en todo caso se suman a una ola de precariedad.

Poniendo la lupa en el terreno de las imágenes y su relación con la sociedad, sí hay una estandarización cada vez más intensificada del tipo de fotografías que utilizamos. Sigue sin ser nada nuevo, pero es cierto que las redes sociales han multiplicado este fenómeno. Hace poco compré un libro de la artista Carmen Winant titulado Instructional Photography que recopila imágenes utilitarias antiguas que ella misma colecciona y las acompaña de observaciones personales acerca de esa ambigüedad y polisemia en función del contexto en el que se inserten tienen las imágenes. Tengo curiosidad por saber cómo será dentro de 15 o 20 años la producción masiva de fotografías fruto de las inteligencias artificiales”. 

Fast food contra la evolución creativa

Andrés Sanchis, ilustrador

“Debemos separar en dos los afectados directos de estas IA de generación gráfica: los creadores, representados por ilustradores, diseñadores y todo profesional creativo; y el mercado, representado por las empresas.

Los primeros pueden ver en las IA una herramienta de procesos. Ser más rápidos, productivos y ampliar sus skills con un buen trabajo, donde artista e IA se unen para generar una obra más certera. Pero siempre y cuando el artista sea el que controla la IA, y no al revés. Los segundos, el mercado y empresas, tenderán a intentar ser lo más rápido y económico posibles, utilizando la IA como generador masivo de imágenes, a costa de bajar el criterio y calidad en favor de la velocidad. Eso hace que, creativamente, no haya ninguna evolución, solo una mezcla de ideas y gráficos pasados por un colador de los llamados prompts (las indicaciones de texto que dirigen la IA a un resultado) dando como resultado imágenes que, aunque puedan parecer plásticamente atractivas, sean meramente decorativas por sí solas.

Va a provocar un cambio de paradigma en el sector en el que el coste de producción de las imágenes fast food se lleve por delante a muchos compañeros de profesión, creando una brecha entre los profesionales y los profesionales especializados. Pienso, salvando las distancias, que será algo parecido a cuando apareció la maquetación digital y los tipógrafos y maquetadores tuvieron que adaptarse a los nuevos medios”.

“Para mí, por ser ilustrador, el punto actual del debate es la autoría de las propias imágenes. No tanto si las generadas por IA tienen o no derechos (ya que doy por hecho que la autoría es algo que pertenece genuinamente a los humanos y por tanto las IA no pueden tener este derecho de autoría), sino a la autoría de las imágenes de esa base de datos donde la IA se ha entrenado, o más bien, adquirido o copiado las formas y parámetros originales: en ellas existen imágenes con derechos de autor que han sido utilizadas sin permiso de los propios creadores.

Las IA no son humanos, son ordenadores con capacidad de procesamiento, y sus resultados van directamente ligados a esa base de datos. La materia prima (la imágenes originales) son un esencial para su resultado, e igual que entendemos que no podemos hacer pan sin pagar la harina, deberíamos poder entender que no se debería poder vender o generar un gráfico sin pagar a todos aquellos que de manera o indirecta son parte del producto final”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme