GRUPO PLAZA

la más antigua de españa

La estación del Grao: una cáscara vacía a la espera de una renovación interior

El inmueble, al que se hizo un lavado de cara exterior tras las denuncias por su estado, continúa cerrado y sin uso

24/11/2015 - 

VALENCIA. Proyecto del ingeniero británico James Beaty, que ejecutó su construcción en 1865, la estación del Grao es la más antigua que sigue en pie en España y la tercera en entrar en servicio en el país, después de Barcelona Mataró y Madrid-Aranjuez. Declarada Bien de Relevancia Local, en el 150 aniversario de su puesta en marcha continúa sin un proyecto concreto para devolver la vida a una de las muchas cáscaras vacías repartidas por el callejero del cap i casal.

Cierto es que, tras las denuncias que alertaban sobre su deplorable estado, Adif llevó a cabo la restauración de las fachadas y la aplicación de un tratamiento impermeabilizante, así como la adecuación de cornisas, bajantes y elementos ornamentales. Esta actuación cambió por completo la cara de la construcción, que hace pocos años se presentaba cubierta por carteles publicitarios, abandonada a su suerte. El interior, sin embargo, es otra historia. Tapiadas sus ventanas y puertas, ha pasado a ser un monumento inerte. Se mira pero no se toca. 

A pesar de ser un bien protegido, su entorno se ha convertido en el escenario de ferias y festivales de música, una situación con la que quieren acabar desde la asociación Círculo de la Defensa y Difusión del Patrimonio, que tiene la intención de reabrir el expediente que en su día tramitaron en el Síndic de Greuges para que se lleve a cabo la ansiada rehabilitación integral del espacio. Una forma de asegurar su buen estado sería la de aumentar su grado de protección, pasando a ser considerada Bien de Interés Cultural. 

Parte de la línea Valencia-Grao, es la estación de ferrocarril por excelencia. La más antigua en pie. Sin peros. Levantada en ladrillo, sus partes monumentales son confeccionadas con piedra de Moncada, una decoración sobria que se reduce a la moldura de pilastras y arquitrabe, primando el aspecto funcional. Concebida como estación destino, después de prolongaría hasta Xàtiva y, más tarde, Madrid. En funcionamiento hasta 2005, aunque con una actividad limitada, su fachada sur desapareció en un bombardeo de la Guerra Civil.

Parece que todo lo que ha rodeado a la estación del Grao desde que dejara de funcionar no ha estado exento de polémica. El Síndic de Greuges instó al Ayuntamiento de Valencia a que tomara "las medidas necesarias para que la instalación de la feria de Navidad no afecte a la integridad del edificio". La recomendación se dio tras las denuncias de la asociación, que alertó sobre la instalación de elementos ajenos a la estructura en la misma.

Histórica industria en Poblados Marítimos

Siendo la estación una de las joyas del patrimonio industrial de los Poblados Marítimos, este sábado 28 de noviembre un ruta recorrerá sus puntos más destacados, un proyecto puesto en marcha por la asociación Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, APIVA (Asociación de Patrimonio Industrial Valenciano) y la cooperativa CaminArt que tiene como fin recaudar fondos para la financiación de un documental sobre La Ceramo.

Aunque cada vez despierta más interés, el patrimonio industrial es el gran desconocido. “Si no se determina como patrimonio digno de proteger se seguirán perdiendo magníficos edificios que se encuentran en peligro”, explica Diana Sánchez, presidenta de APIVA. 

Con esta acción tratan de poner el foco en aquellas edificaciones realizadas a partir de la Revolución Industrial, como fábricas, almacenes, naves o chimeneas. Con el punto de partida puesto en el Palacete de Ayora, la excursión pasará por la antigua Aceitera Casanova o el almacén de abonos de José Campos Crespo, obra del arquitecto Demetrio Ribes. También se destacarán algunas de las construcciones que sí han encontrado uso, como el complejo fabril de la Cross -ahora polideportivo Juan Antonio Samaranch- o Las Naves de Joan Verdeguer, reconvertido en contenedor cultural. Los "destrozados" almacenes de Azamon o la fábrica Harineras Levantinas, en fase de rehabilitación, completan el puzzle de una industria que ha sido actor protagonista en la historia de los Poblados Marítimos. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme