GRUPO PLAZA

el futuro después de la unesco

Las Fallas son Patrimonio de la Humanidad, ¿y ahora qué?

1/12/2016 - 

VALENCIA. "Este reconocimiento es un gran estímulo para buscar la excelencia y la mejora constante en todos los valores que abarca la fiesta". El concejal de Cultura Festiva y presidente de Junta Central Fallera (JCF), Pere Fuset, pronunciaba estas palabras ayer en Etiopía, cuando, tras años de trabajo, por fin la Unesco catalogaba las Fallas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Con los primeros trámites iniciados en 2011, ayer acabó un recorrido por el que han andado muchos. Una vez alcanzada la meta cabe pensar, ¿y ahora qué? El próximo domingo arderá la falla que ayer plantó JCF frente a las Torres de Serranos, una cremà con muchas lecturas. Acaba un proceso pero el trabajo continúa de cara a las Fallas del año que viene y, más allá, en la confección de una fiesta mejor para propios y extraños. "Somos conscientes de la gran responsabilidad que supone compartir con la humanidad el compromiso de velar por la preservación de todos los elementos que contempla la candidatura como la creatividad de artistas y artesanos, la sociabilidad festiva y la transmisión intergeneracional". 

Normas y falleras

Si desde hace años el colectivo fallero demanda más atención de los medios de comunicación de alcance nacional a la fiesta, en pocas ocasiones lo ha tenido como en noviembre. Si ayer lo hacían por la declaración como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, hace dos semanas era por una causa bien distinta. La publicación por parte de Junta Central Fallera de la polémica ‘Normativa de protocolo y actuación para las falleras mayores de Valencia y sus cortes de honor’ corrió como la pólvora, un documento que, entre otras cosas, determina cómo debe ser el largo de la falda o escote de las falleras o da el poder a su acompañante para obligarla a cambiarse de ropa en caso de que este considere que no va adecuada. Hasta ahora.

Foto: JCF.

La polémica obligó al concejal de Cultura Festiva y presidente de JCF, Pere Fuset, a dejar sin efecto unas normas que se hicieron firmar a las candidatas sin que este conociera el contenido, tal y como declaró en una entrevista concedida a Cultur Plaza. “He pecado de un exceso de confianza, esa es mi responsabilidad. Creo que si hubiera tenido acceso al documento eso nunca habría salido así”, afirmó. Fue en la pasada asamblea de presidentes, la misma en la que fue reprobado por una mayoría de comisiones, cuando JCF confirmó la retirada de las normas y su intención de que pasen a ser debatidas en la misma asamblea, que generará –o no- un nuevo documento cuya intención es que sea presentado antes del relevo de fallera mayor en 2017. 

'Makeover' en el museo

El Museu Faller ha vivido en 2016 uno de sus mejores ejercicios. A pesar de ser uno de los espacios expositivos más visitados de la ciudad, con cifras que no andan lejos de otros centros como el Instituto Valenciano del Arte Moderno (IVAM), el estado de sus instalaciones y colección dejaba mucho que desear. Sin necesidad de acudir a un reality de Canal Decasa o Divinity, sus instalaciones han sido renovadas en un visto y no visto. Nueva pintura, paneles, luces, ubicación de las piezas e imagen gráfica para un museo que por primera no tiene que decir que lo es con la boca pequeña, pues no fue hasta este año que fue reconocido como ‘museo’ por la Generalitat Valenciana, algo que le permitirá a acceder a nuevas ayudas, entre ellas europeas. 

La llegada de su nuevo director, Gil Manuel Hernández, encargado de realizar el primer proyecto museográfico, ha elevado un centro cultural todavía en proceso de cambio. Si las actividades culturales organizadas en torno a la exposición permanente y la sala temporal o la restauración del fondo, trabajos que se iniciaron hace dos semanas y que se centrarán en esta primera fase en los carteles, son el presente de la entidad, el futuro pasa por una reestructuración total del museo. Aunque la intención es reubicar las oficinas de Junta Central Fallera –ahora en el edificio de Monteolivete- e incluir más elementos de la fiesta con un museo repensado y ampliado, para la revolución total habrá que esperar todavía un poco.

Foto: Josep V. Zaragoza

Materiales 'verdes'

Uno de los retos a corto plazo para los creadores de fallas es el de apostar cada vez más por materiales sostenibles, una condición que ha dejado de sonar a chino para pasar a convertirse en un debate real en torno a la construcción de ninots. Así, por primera vez este año el proceso de selección de la falla municipal tuvo en cuenta el tipo de materiales con los que se iba a construir, premiando a aquellas cuya cremà sea más limpia y respetuosa con el medio ambiente, que minimice en la medida de lo posible la emisión de gases contaminantes derivada de los materiales químicos de mala combustión. Eso sí, sin restringir el empleo de materiales sintéticos. No son pocas las comisiones que ya apuestas por materiales ‘verdes’, como han sido las últimas apuestas de Ripalda-Beneficència-San Ramon, Marqués de Sant Joan- Castielfabib o Borrull Socors.

Y es que esto no son solo sueños, sino que el futuro podría estar más cerca de lo pensado. El departamento de Informática de Sistemas y Computadores (DISCA) de la Universitat Politècnica de València ya está investigando en torno a unas fallas que podrían abandonar el poliestireno como materia prima para ser construidas en materiales más ecológicos y menos contaminantes, como la paja de arroz o el serrín. "Nuestro objetivo es múltiple: por un lado, conseguir un material compuesto combustible no tóxico, como alternativa al poliestireno utilizado actualmente, y, por otro, desarrollar un robot que permita la impresión 3D empleando dicho material", explicaba el pasado mes de enero el investigador Miguel Sánchez. "Desde nuestros laboratorios, estamos trabajando a pequeña escala con unos resultados iniciales prometedores. Se trata de un primer paso hacia una nueva forma de construir los monumentos falleros”.

Foto: Mao.

La fiesta como estudio

El academicismo fallero ha llegado. El pasado mes de junio la Universitat de València aprobó el Título de Experto Universitario en Fallas y Creatividad a propuesta del Instituto Universitario de Creatividad e Innovaciones Educativas y el Departamento de Sociología y Antropología Social de la institución educativa, curso que inició el pasado mes de septiembre su andadura y que dará el año que viene la primera hornada de expertos universitarios en Fallas. La titulación -que eleva el estudio de las Fallas a rango universitario- está codirigida por los profesores Gil-Manuel Hernàndez y Ricard Ramon, un postgrado que plantea la necesidad de unos estudios de especialización para estudiarlas a fondo la fiesta y fomentar la formación de profesionales de varios ámbitos, como por ejemplo turismo, arte, gestión cultural, profesionales de museos y centros festivos, artistas falleros, titulados del Ciclo Formativo Superior de Artista Fallero, licenciados en Bellas artes, historiadores, sociólogos, maestros, pedagogos, diseñadores, ilustradores y artistas, así como personas interesadas al profundizar en la cultura fallera. Será en 2017 cuando los primeros expertos salgan de las aulas de la UV.

Una Ciudad del Artista por revitalizar

El estado de la Ciudad del Artista Fallero (CAF) ha sido otro de los puntos calientes a tratar tanto por los nuevos gestores como por la oposición. La sangría de creadores que abandonan las naves que un día copaban este espacio ha dejado en situación de emergencia al complejo. A propuesta del grupo municipal Ciudadanos, todos los partidos políticos con representación en el hemiciclo firmaron un acuerdo para poner en marcha un plan de revitalización que acabe con la difícil situación del complejo. Firmado en diciembre de 2015, entre las necesidades planteadas, se explicita el deseo de que la Ley de Mecenazgo de la Comunitat Valenciana potencie la actividad de los artistas y que el espacio pase a ser un centro de desarrollo cultural y arte urbano relacionado con la Universitat de València y la Facultad de Bellas Artes de la Universitat Politècnica de València. 

La primera medida para revitalizar la zona fue anunciada hace poco menos de un mes y consta de la adecuación de la señalítica de la ciudad, con huellas te¡matizadas para distinguir los elementos falleros y convertir la zona en un reclamo turístico cultural. Con el mismo objetivo, anunciaron desde el Ayuntamiento, el equipo de gobierno llevará a término otro intervenciones durante 2017. A esta acción se suman los proyectos de mejora de los accesos, la customización puntual de autobuses de la EMT para que la gente tome conciencia de los acontecimientos que se hagan en esta zona, así como la redacción de una nueva ruta para el bus turístico que contemplaría una paro en este distrito culturales

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme