Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

estilo 'navy'

Lo que la moda le debe al deporte náutico

Coco Chanel fue la iniciadora del conocido como estilo 'navy', adaptando el uniforme de los marineros a la moda femenina 

1/12/2015 - 

VALENCIA. Llega el invierno, esa estación que genera el sentimiento de nostalgia por aquello que echamos de menos. Y es que, ¿quién no ha añorado el mar en tiempos de frío? El mar encanta, llama y conmueve de tal manera que ha conseguido que los grandes diseñadores se inspiren un lugar tan infinito como el océano. Blazers, mocasines, prints con anclas o clásicas camisetas a rayas que combinan el rojo y el azul han conseguido crear el estilo marinero, o como los más chic dirían: ‘el navy’.

Esta tendencia comenzó con la icónica Coco Chanel en 1930. Ella era una amante del mar y un día se fijó en la popular camiseta bretona que cubría a los marineros y decidió trasladarla al mundo de la moda. En aquella época, los marineros que trabajaban en rangos más bajos se ataviaban con camisetas de rayas azules y rojas para captar la atención por si alguno caía al agua.

Pero, ¿de dónde viene el nombre del color azul marino? Se creó mucho antes de que naciese la tendencia navy, en 1857, cuando nació la Royal Navy –Armada Naval Británica-. Todos iban uniformados con una chaqueta azul y blanca con el detalle de los botones dorados, a partir de ese momento, ese tipo de azul pasó a llamarse azul marino. Las mujeres que trabajaban en tierra para los barcos llevaban uniformes muy similares a los de los marineros, la única diferencia eran las faldas. Además, en el siglo XIX, la Reina Victoria del Reino Unido copió el estilo para vestir a sus hijos y comenzó a popularizarse, este uniforme representaba el coraje de un país y era lo que la gente deseaba transmitir.

Los polos de ahora están inspirados en la moda navy porque antes llevaban jerséis de lana con el nombre de la embarcación que representaban en la parte del pecho. Uno de los principales embajadores de esta moda es Jean-Paul Gaultier, quién en 1978 traslada a las pasarelas el estampado de rayas y en 1983 crea ‘Boy Toy’, una colección masculina inspirada en el mar y en la que el propio diseñador aparece para saludar a los asistentes vestido de marinero. Si hay una película que transmite perfectamente el estilo navy de Gaultier es ‘La ciudad de los niños perdidos’. Le apasiona esta tendencia de tal manera que hasta a los periodistas que acuden a sus desfiles les hace vestir así. Pero no solo Jean Paul es adepto a este estilo, también lo son Alexander McQueen o Yves Saint Laurent, el creador del blusón marinero.

Y es que como bien escribía Alessandro Baricco en su libro de ‘Océano Mar’: ‘’¿a qué nos referimos cuando decimos mar? ¿Nos referimos al inmenso monstruo capaz de devorar cualquier cosa o a esa ola de espuma en torno a nuestros pies? ¿Al agua que te cabe en el cuenco de la mano o al abismo que nadie puede ver? ¿Lo decimos todo con una sola palabra o con una sola palabra lo ocultamos todo? Estoy aquí, a un paso del mar, y ni siquiera soy capaz de comprender dónde está él mar’’ Y es que el mar tiene tantas interpretaciones que la moda puede recrearlo en la ropa de mil maneras diferentes. La estética marinera ha conseguido que las firmas de moda se rindan ante la fuerza del mar.

La vela y el surf están de moda

Si alguien ha subido alguna vez a un velero conocerá muy bien los encantos de estas embarcaciones, participar en una regata es un privilegio y una experiencia única. Navegar no es solo encargarte de que el viento vaya a tu favor, la vela reúne valores como el compañerismo, el sacrificio y la superación. Es mucho más que un deporte y posee una gran capacidad de atracción. Según el último informe de la Federación Española de Industria, Comercio y Servicios Náuticos y Marítimos, el sector náutico genera en Europa un negocio de 20.000 millones de euros, ofrece 280.000 puestos de trabajo y España es el cuarto país que genera más negocio en Europa dentro de este sector. Además, alrededor de un 20% de las embarcaciones de recreo son de vela. ‘’Navegar es un deporte mental, sirve para la vida. No ves el viento, no ves la corriente, son conceptos abstractos que hay que entender y eso fomenta la capacidad de estrategia como en el ajedrez: la madurez, el autocontrol, el saber estar’’, declara Sergio Domínguez, responsable de la Academia Volvo Ocean Race. 

La vela también tiene su parte de moda, gracias a este deporte el clásico outfit de polo y pantalones cortos se ha convertido en tendencia: el look de las regatas por excelencia. Pero el estilo náutico también se traslada a Instagram, en la red social han creado una marca llamada Amarras (@amarras) que ya cuenta con casi seis mil seguidores y que se caracteriza por diseñar ropa con el logo de una cuerda en el que se aprecia que está atada al cabo. Las grandes firmas también tienen presente el deporte de vela, en 1983, Louis Vuitton se propuso entregar el trofeo al ganador de las Challenger Selection Series –el equipo que entraría en la Copa América-. Desde entonces, el trofeo se llama ‘Copa Louis Vuitton’. En 2007, la Copa América de Valencia también se vistió del nombre del diseñador.

Pero si hay un deporte que está triunfando entre los jóvenes ese es el surf. En 2015 han aumentado notablemente las cifras de personas que se dedican a este deporte, afirma la Federación Española del Surf. Según un estudio del Plan de Competitividad Turístico de Surf de Cantabria, este deporte ha crecido un 5% en los últimos años y está ayudando a revitalizar el turismo español en las costas. Y para sorpresa de muchos, cada vez son más las mujeres que se enfundan el mono y se lanzan con la tabla. Y es que el mar nos inspira tanto que los grandes diseñadores han aprovechado la oleada perfecta para diseñar tablas, pantalones y camisetas inspiradas en el deporte de moda. Tommy Hilfiger se ha apuntado a crear tablas de surf mientras que Custo diseña camisetas y biquinis con el océano de Hawai. En España también está muy presente la moda náutica y el diseñador Dalmau se ha dedicado a recrear el look surfista de California en sus prendas. Según la organización de Surf Industry Manufacturers Association, las ventas relacionadas con el surf han llegado a alcanzar seis mil millones de dólares y aseguran que no descienden.

En Instagram tampoco se olvidan del surf y la revista Surfing Magazine (@surfingmagazine) ha creado una cuenta con las fotos y vídeos más espectaculares del surf en la que ya cuentan con 900 mil seguidores. Quien dijese qué la moda está reñida con este deporte, miente. La surfista francesa Maud Le Car, nos demuestra que las mujeres también pueden derrochar glamour sobre una tabla. La quinceava mejor surfista del mundo dejó a un lado el neopreno y se engalanó con su mejor vestido y sus tacones ¡Y a surfear!


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email