GRUPO PLAZA

LA LIBRERÍA

‘Los exportados’ de Sonia Devillers, animales humanos de Rumanía

Impedimenta publica esta historia sobre seres humanos a los que el odio rebajó su condición hasta el punto de ser tratados peor que a los animales

16/10/2023 - 

VALÈNCIA. Animales humanos. El concepto no es nuevo, al revés: ha servido para poner nombre a las peores vejaciones a lo largo de la historia. Ahora, hasta cierto punto, la expresión ha perdido parte del sentido; a las generaciones más jóvenes les resultará confuso: los animales generan compasión, deben ser protegidos. Los animales son inocentes, viven bajo el yugo del homo sapiens, a riesgo o bien de extinguirse, o bien de ser criados y procesados en una industria despiadada que tratamos de cambiar precisamente porque su funcionamiento tradicional nos resulta inhumano, que es otro concepto, por cierto, que en días como los de hoy tiene menos significado que nunca, o si lo tiene, es justo el contrario del que figura en el diccionario. La violencia y la crueldad más irracionales son muy humanas. Exclusivamente humanas, de hecho. Los seres humanos hemos tratado muy mal a los animales, aunque uno no aseguraría que peor que a nuestros congéneres, que como nosotros, también son animales. Es curioso: también decimos que alguien es un animal para señalar su brutalidad. Sin embargo, el único animal brutal, de nuevo, es el ser humano. Nuestra especie ha torturado animales por diversión o por indiferencia hasta esta época de mayor conciencia en la que tales comportamientos nos avergüenzan y horrorizan. Hemos desarrollado leyes que condenan el maltrato animal, y no dudamos en desenfundar nuestros smartphones para grabar y denunciar públicamente cualquier salvajada cometida contra un perro, por ejemplo. Ante hechos así, tomamos partido, sí, siempre a favor del animal. ¿Qué tipo de persona seríamos si hiciésemos lo contrario? Animal es sinónimo de vulnerabilidad. Humano, de verdugo. La elección es clara. Que hayamos cambiado hasta el punto de condenar (casi) de forma unánime la crueldad contra los seres vivos que tienen la mala suerte de haber tenido que coincidir en el tiempo y el espacio con nosotros es una buena noticia. Y de buenas noticias, como es evidente, andamos muy escasos. 

La población judía del mundo ha sido víctima de innumerables atrocidades. También lo han sido otros muchos grupos étnicos, pero el caso de los judíos ha sido, por un lado, especialmente terrible, y por otro, muy bien documentado. Los judíos han servido como válvula de escape para los instintos más aberrantes de psicópatas de distinto pelaje, pero mismo fondo monstruoso. Con los judíos pasa como con el pueblo armenio, víctima de un genocidio tan abominable que no solo inspiró a Hitler, sino que también fue el origen de la propia palabra genocidio: duele que hablar de ellos implique en demasiadas ocasiones terminar hablando de asesinos y crímenes, de matanzas en masa, de exterminio y diáspora. De supervivencia. La sombra de lo que se les ha hecho planea siempre sobre sus cabezas, todavía les acompaña incluso cuando estamos en otras, celebrando sus tradiciones, sus culturas milenarias. Hay que avanzar sin olvidar, qué duda cabe, el problema es que aún emergen del lodazal de la historia relatos que nos hacen retroceder varias casillas en el tablero de la reparación. Relatos como el de Los exportados, de Sonia Devillers, publicado en Impedimenta con traducción de Eduardo Berti, que arroja luz sobre algunas de las páginas más oscuras de la Rumanía primero colaboracionista, y después comunista. La primera fue tan creativa y descuidada torturando y asesinando a su población judía que llegó a incomodar a los propios nazis. La segunda, desde el lado de los vencedores, se esforzó en borrar cualquier rastro que enturbiase su pasado reciente y glorioso con unos horrores que como todo el mundo sabía, habían perpetrado los nazis y sus aliados, y no una nación como la floreciente Rumanía comunista, de la que los abuelos de la autora, Harry y Gabriela, acabaron marchando tras ser purgados por diferencias con el partido, en el que se habían refugiado con férrea convicción tras años de terror fascista antisemita y pogromos enloquecidos. 

La oscura clave de esta historia que investigó Devillers es la manera en que salieron finalmente de su tierra para comenzar de nuevo en Francia. Ellos nunca lo supieron, pero sí la autora, porque lo reveló un general del régimen años después. Sus abuelos judíos fueron vendidos a cambio de ganado. Su país los exportó. Sus nombres, como los de muchos otros judíos rumanos, figuraban en listas y llevaban asociados un valor en relación a las cabezas de ganado que el país iba a recibir a cambio. Más tarde serían vendidos a cambio de dólares. El sistema era sencillo: “El tráfico funcionaría así: las familias de la diáspora —las que habían emigrado en los años treinta o justo después de la guerra, como el clan de Lucia Filderman en París— se pondrían en contacto con Henry Jacober desde el extranjero. El comerciante convertido en traficante elaboraba listas de ciudadanos a los que sacar del país. Y se las entregaba a su contacto, Gheorghe Marcu, quien a su vez las enviaba a Bucarest. Allí, las autoridades rumanas evaluaban la viabilidad de estas salidas. Cuanto más en conflicto estuvieran estas personas con el Partido, por no hablar de las que estaban presas, más reticente se mostraba la Securitate. O más codiciosa, según se mire. Henry Jacober siempre sabía anticiparse a los deseos de sus poderosos clientes. A cada lista de nombres él le asignaba un lote de ganado. Los camaradas más difíciles de negociar eran canjeados por animales más caros o por rebaños más voluminosos. Las familias adelantaban una parte de la suma fijada por Henry Jacober. Con este dinero, el empresario obtenía los animales y organizaba su transporte a Rumanía, al tiempo que supervisaba la emisión de los visados y el viaje de los rumanos a Occidente, que requería sobornos en diferentes niveles”. Los exportados, es cierto, puede leerse como una historia de terror. El primer paso para cometer un genocidio, y esto lo sabe cualquier genocida, es deshumanizar a quien pretendes exterminar. Un animal humano no es humano ni animal: carta blanca para la muerte. 

Noticias relacionadas

SILLÓN OREJERO

La revolución: ¿el sueño de la izquierda o la reinvención de la derecha?

Por  - 

La ira azul es un ensayo de Pablo Batalla en el que reflexiona sobre los fenómenos revolucionarios a lo largo de los siglos. Unos procesos de cambio que no han sido necesariamente progresistas siempre pero, aunque hayan tenido banderas muy diversas, siempre han sido impulsados por causas muy parecidas. Una lectura interesante en los albores de los cambios traumáticos que puede introducir en nuestras sociedades la automatización derivada de la Inteligencia Artificial

SILLÓN OREJERO

‘Utopías cotidianas’, alternativas a la familia monógama para evitar la soledad de un EEUU ultracapitalista

Por  - 

Dice el crítico del Wall Street Journal que los pensadores de Harvard y compañía tienden a escribir ensayos sobre cómo deben vivir los demás, pero que ellos se cuidan mucho de seguir haciéndolo de forma tradicional. Kristen Ghodsee podría ser un ejemplo, pero las referencias históricas que recopila en sus libros los hacen muy entretenidos y enriquecedores, como ese proyecto búlgaro que cita de no dar título universitario a quien no dominara un trabajo manual

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme

Acceso accionistas

 


Accionistas