Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

análisis

Los tipos de interés se mantendrán bajos en Europa como mínimo hasta 2030

El gestor asume que no se producirán cambios inminentes en la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) con el relevo de Christine Lagarde

30/10/2019 - 

MADRID. En Europa debemos adaptarnos a las condiciones japonesas. Cuando el Banco Central de Japón (BoJ) redujo gradualmente sus tipos de interés en los años noventa, muchos observadores del mercado asumieron que la medida sería temporal. Sin embargo, dado que la elevada carga de la deuda japonesa está frenando el desarrollo económico y la inflación a largo plazo, el BoJ ha mantenido sus tipos de interés cerca de cero durante más de 20 años. Esta evolución es también un escenario realista para Europa. Actualmente estamos experimentando una japonización en Europa.

La política de tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE) bajo la nueva presidencia de Christine Lagarde no cambiará significativamente. Por un lado, ya ha dejado claro que cree que es necesaria una política monetaria flexible para el futuro previsible. Además, Mario Draghi, cuyo mandato de ocho años en el BCE nunca ha aumentado los tipos de interés, ha dejado un regalo especial para su sucesora: en la última reunión del BCE, el organismo confirmó que reanudaría sus compras de bonos a partir de noviembre.

Es probable que los tipos de interés se mantengan bajos, al menos, hasta 2030 por tres razones: el desarrollo demográfico en Europa, con una sociedad en declive y envejecida; el alto nivel de deuda estructural en algunos países de la UE, como Grecia, Italia y Portugal; y la ralentización del crecimiento económico mundial. Estas condiciones marco no cambiarán tan rápidamente. Por lo tanto, esperamos que los tipos de interés se mantengan estructuralmente bajos en la próxima década.


Por otro lado, es sorprendente que los alemanes aún no hayan adaptado su asignación de activos al nuevo entorno. El perfil de riesgo de los alemanes sigue siendo demasiado bajo. El 40% de los activos financieros de los hogares alemanes consisten en efectivo y depósitos, es decir, 6,17 billones de euros. Pero tan sólo el 15% de los activos se invierte directamente en bolsa o a través de fondos de inversión de renta variable. En la actual fase de tipos de interés bajos, la renta variable no tiene forma de acumular o preservar activos a largo plazo. Los inversores alemanes, con una asignación de activos tradicional, corren el riesgo de que su rentabilidad, ajustada a la inflación, sea negativa en el futuro.

Entonces, cabe preguntarse qué hacer en estas circunstancias. Los fondos de dividendos son una opción sensata en la actual fase de tipos bajos. Éstos ofrecen la oportunidad de obtener rendimientos interesantes con una orientación comparativamente defensiva. Sin embargo, la rentabilidad por dividendo no es el único factor decisivo. Los inversores deben asegurarse de que el enfoque de dividendos del fondo promete éxito, no sólo a corto plazo, sino también a largo plazo. 

Estrategia de dividendos

Para lograrlo, prestamos especial atención a los siguientes cuatro aspectos de nuestra estrategia de dividendos: en primer lugar, nos centramos en la sostenibilidad de los dividendos y en la calidad de las acciones; en segundo lugar, diversificamos por sectores y subsectores, prestamos atención a la diversificación geográfica y establecemos el fondo de manera amplia, también en lo que respecta a los tamaños de capitalización. En tercer lugar, nos centramos en modelos de negocio con grandes barreras de entrada.; por último, en cuarto lugar, damos importancia a una mezcla estructural de pequeña y mediana capitalización, especialmente de empresas familiares.

El mandato de Christine Lagarde comienza el 1 de noviembre de 2019, y es poco probable que cambie la situación de tiposde interés estructuralmente bajos. Por lo tanto, es aconsejable que los inversores ajusten su asignación de activos al nuevo entorno y aumenten la proporción de acciones en su cartera. Las acciones que reparten dividendos y especialmente los fondos de dividendos, pueden ser una interesante oportunidad de inversión.

Thomas Meier es gestor del fondo MainFirst Global Dividend Stars y MainFirst Euro Value Stars

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email