Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Urbanismo, limpieza, ruido, actividades, pisos turísticos...: los deberes de Ribó para 2021

2/01/2021 - 

VALÈNCIA. Como es habitual en estas fechas, los propósitos de año nuevo fijan los horizontes para los próximos 365 días que ahora se estrenan. Las administraciones no están exentas del ritual; tampoco el Ayuntamiento de València, que aprobó a finales de diciembre el Plan Normativo para 2021, en el que cada concejalía se fija los deberes para el ejercicio siguiente en materia de regulaciones municipales.

Así, no es corto este compendio de compromisos de la administración local que gobiernan Compromís y PSPV y que lidera Joan Ribó. Desde urbanismo hasta actividades y espacio público, pasando por cuestiones medioambientales, de seguridad ciudadana, servicios sociales o especiales cuestiones turísticas como la regulación de viviendas turísticas. En definitiva, más de medio centenar de líneas normativas que se quieren empezar a tramitar, aprobar o modificar en 2021.

Ordenanza de pisos turísticos

Una de los puntos calientes en los próximos años será el departamento de Turismo, que dirige el socialista Emiliano García. Su área se encuentra inmersa en la redacción del futuro proyecto de ordenanza de viviendas turísticas temporales. Una nueva normativa cuyo anteproyecto se quiere tener listo en 2021 para poder empezar el trámite formal de la ordenanza, que también contempla la participación ciudadana y el período de presentación de alegaciones correspondiente. Por ello, lo previsible es que la aprobación definitiva se demore más allá de 2021.

Como publicó Valencia Plaza, el consistorio quiere introducir en el texto la obligación por parte de las plataformas de pisos turísticos y de los propietarios de los mismos de dar cierta información sobre su actividad a la administración municipal para asegurar el control de la legalidad en la misma. Por ejemplo, qué plataforma se usa para alquilar los inmuebles o el número de días al año que están alquilados.

El concejal de Turismo, Emiliano García. Foto: KIKE TABERNER

Huelga recordar que esta nueva ordenanza se circunscribe -al menos por ahora- a las viviendas de uso turístico ocasionales, no a las consideradas profesionales. La norma es consecuencia directa del Plan Especial de Protección de Ciutat Vella (PEP) que entró en vigor el pasado mes de marzo y que fija que las viviendas turísticas ocasionales están prohibidas hasta que exista esta ordenanza reguladora del sector.

Es importante, a este respecto, fijar bien las diferencias entre los dos tipos de viviendas turísticas. La ocasional es aquella vivienda que funciona como domicilio habitual de un particular -debe estar empadronado- y que este decide comercializar con fines turísticos hasta un máximo de 60 días al año. La calificada como 'profesional' es aquella que está situada en un bloque exclusivo de viviendas turísticas y no tiene restricción temporal para ser alquilada en todo el año.

Urbanismo: Cabanyal, Nazaret o Patraix

Siempre con amplias previsiones normativas, el departamento de Urbanismo que dirige Sandra Gómez prevé hacer frente a gran cantidad de planes urbanísticos en 2021. Entre ellos, por ejemplo, destaca el ya conocido Plan Especial del Cabanyal (PEC), que se encuentra ya en su última fase de tramitación administrativa tras varios ejercicios de debate, alegaciones y obstáculos. Actualmente, deberá superar la segunda fase de alegaciones para, más adelante, proceder a su aprobación definitiva.

La concejala de Urbanismo, Sandra Gómez. Foto: KIKE TABERNER

Pero se están elaborando planes para muchos otros barrios. Por ejemplo, otro de los puntos calientes es el de Nazaret. El Plan Normativo municipal para 2021 contempla que el Plan Especial de Nazaret-Grao-Cocotera supere la aprobación inicial por el pleno municipal, que más tarde todavía tendrá que obtener la aprobación definitiva. Y en el mismo barrio se pretende avanzar en el nuevo Plan Especial de la zona sud del Puerto de València. En este caso se encuentra en el proceso detramitación de enmiendas.

En la misma situación se encuentra el Plan Especial de revisión de la ordenación del núcleo histórico de Patraix, y más atrasados se encuentran otros planes como la revisión del Plan General en la Ciutat Fallera y otros nuevos planes especiales en Campanar, Castellar-L'Oliveral, Cases de Bárcena o l'Alqueria Julià. Estos se encuentran todavía en la redacción embrionaria del anteproyecto.

Convivencia y ruido

Más allá de lo detallado, el Ayuntamiento de València arrastra deberes enquistados y que, otro año más, aparecen en el Plan Normativo anual. Es el caso de la ordenanza de convivencia y civismo y la reforma de la normativa de ruido -contra la contaminación acústica-. La primera depende del área de Seguridad Ciudadana, que dirige Aarón Cano; y la segunda, del área de Contaminación Acústica, que lidera el edil Giuseppe Grezzi.

El concejal de Seguridad Ciudadana, Aarón Cano. Foto: ESTRELLA JOVER

La primera fue anunciada en 2017, cuando la encargada del ramo era Anaïs Menguzzato. La ordenanza que se prepara regula el botellón, la mendicidad coactiva (gorrillas o limpiadores de cristales de coche), los excrementos de mascotas y el deterioro del espacio público/privado, y se ha estado elaborado en coordinación con la Cátedra Protecpol de la Universitat de València desde hace dos años. Una de las novedades que establece es la posibilidad de reducir las sanciones o anularlas si tanto los padres como los hijos asisten a cursos de reeducación o a tareas de voluntariado y trabajo comunitario.

La segunda reforma normativa, relativa a la contaminación acústica, suma ya cuatro años de trabajos en el consistorio. El borrador de la nueva redacción, avanzado por este diario hace casi dos años, incluía entre otras cosas, restricciones y sanciones adicionales a las terrazas de la hostelería. Además, incluye otras novedades respecto a los toques de campana. Sin embargo, el texto sigue durmiendo apacible el sueño de los justos en los despachos municipales, mientras el conflicto entre vecinos y locales de hostelería y de ocio nocturno por la aplicación de nuevas Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) se incrementa, ahora en el barrio de Russafa tras aprobarse ya en el Carmen.

 El concejal de Calidad Acústica del AIre, Giuseppe Grezzi, en un desayuno de Valencia Plaza. Foto: EVA MÁÑEZ 

La limpieza y la Albufera

El edil Sergi Campillo también tiene ante sí un año ajetreado en cuanto a normativa se refiere. El Plan Normativo contempla la elaboración de diversos textos relacionados, en primer lugar, con el área de Residuos Urbanos, y, en paralelo, otras regulaciones de la concejalía de la Albufera y la Devesa, ambas dirigidas por el responsable de Compromís.

Por un lado, se pretende reformar la ordenanza de Limpieza que rige en el municipio desde 2009. Entre otras cosas que se quieren abordar se encuentra el incremento de las sanciones a aquellos que, en un ejercicio de incivismo, colaboren en ensuciar el espacio público.  El total de 37 supuestos como estos se pueden calificar como infracciones leves, graves o muy graves y la cuantía de las sanciones la fija una normativa estatal genérica, pero ahora se quiere endurecer en el ámbito local. 

Se quiso empezar a hacer en 2020 pero la pandemia de coronavirus ha retrasado este planteamiento. Algo parecido a lo que ha ocurrido con el Plan de Residuos Local que debe redactar el Ayuntamiento de València en cumplimiento del Plan Integral de Residuos autonómico. Ambas normativas se encuentran todavía, no obstante, en fase de "actuaciones previas" a su redacción.

El edil de Limpieza y Devesa-Albufera, Sergi Campillo. Foto: ESTRELLA JOVER

Y en el área de Albufera y la Devesa se pretende hacer frente a diversos retos. Por un lado, la reforma normativa de la ordenanza de registro de embarcaciones en el laco de l'Albufera, así como de la ordenanza de protección lumínica del parque natural. Pero además, se pretende iniciar el proceso para la nueva ordenanza del uso público en la Devesa. A ello se sumará la redacción del anteproyecto de la ordenanza de captación solar, dependiente del área de Emergencia Climática de Alejandro Ramón.

Personal: teletrabajo, carrera horizontal y convenio en la FDM

En materia del área de Personal, del que se encarga Luisa Notario, destacan diversos apartados como la elaboración del nuevo reglamento de teletrabajo y la reforma del reglamento de evaluación del desempeño y carrera horizontal del personal consistorial. Y en el departamento de Deportes, concretamente en la Fundación Deportiva Municipal que preside Pilar Bernabé, se diseñará un nuevo convenio colectivo, así como el reglamento de carrera profesional para desarrollar el actual convenio.

En las concejalías de Espacio Público y Actividades que lidera la edil Lucía Beamud, el propósito de año nuevo es abordar la nueva ordenanza de la tasa por inspección de actividades y obras. Se encuentra en estado de redacción de anteproyecto. Además, se quiere avanzar en la reforma de la ordenanza de obras de edificaciones y actividades, pero esto está todavía en un estadio muy primigenio de actuaciones previas.

Bienestar Social también se ha fijado dos retos de cara al 2021 que entra ahora. Por un lado, el departamento de Isa Lozano pretende aprobar inicialmente la ordenanza reguladora del servicio de comida a domicilio, y por otra parte, se intentará hacer lo propio con el reglamento de centros de día municipales de inserción sociolaboral. Asimismo, se reformarán los estatutos del organismo autónomo municipal Universitat Popular.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email