X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

borrador de la ordenanza de ruido de valència

Nuevo golpe a las terrazas: València quitará las licencias después de tres quejas por ruido

8/12/2018 - 

VALÈNCIA. El Ayuntamiento de València y especialmente el área de Medio Ambiente, dirigida por la edil Pilar Soriano, quieren acometer nuevas restricciones para los locales que ocasionen molestias por ruido en sus terrazas. El borrador para reformar la ordenanza de ruido en el que está trabajando la corporación municipal introduce novedades al respecto.

El problema del ruido en las terrazas es de suficiente calibre como para protagonizar un capítulo propio en el nuevo texto, con un artículo único que ahonda en las sanciones para aquellos establecimientos que motiven quejas en el vecindario. De este modo, si alguien presenta reclamaciones ante el consistorio por el ruido de una terraza, la Policía Local deberá constatar las molestias y "el Ayuntamiento podrá imponer medidas correctoras para garantizar el derecho de los vecinos al descanso".

Estas "medidas correctoras" consisten, en primera instancia, en la reducción del horario autorizado de las terrazas en una hora. Pero la sanción será progresiva si se dan más quejas. Si desde el primer aviso y durante el año siguiente se producen nuevas quejas, acreditadas siempre por los agentes policiales, se reducirá una hora más su horario, tal y como recoge el documento al que ha tenido acceso Valencia Plaza.

Foto: KIKE TABERNER

Los horarios en zonas que no están declaradas como acústicamente saturadas (ZAS), esto es, fuera de Xúquer, Carmen, Woody, y Juan Llorens, permiten la apertura de las terrazas hasta las 00:30 entre noviembre y febrero, y el resto del año hasta la 1:00 entre semana y media hora más en fin de semana. Limitaciones que se verían reducidas de aplicarse la normativa tal y como está contemplada.

Pasado un año desde la segunda restricción, si se registra otra queja, la actuación por parte del consistorio será ya tajante: "se procederá a la revocación de la licencia", reza el borradorSin embargo, no incluye el artículo ninguna referencia a la recuperación de la licencia ni de las horas de horario perdido.

Uno de los barrios donde el ruido se ha alzado como un problema de convivencia de primer orden es Ruzafa. Y las terrazas han sido cumplidas protagonistas, aunque hay múltiples causantes -charangas, transporte público, pubs- y aun cuando el vecindario crítico admite que son casos puntuales. Sin embargo, el consistorio quiere poner barreras para que estas situaciones se den cuanto menos, mejor.

En esta zona, asociaciones de hosteleros y vecinos como Convivir Russafa o Al Balansí plantean cómo se va a discernir qué es molestia y qué no, y aluden a la discrecionalidad con la que se podría adoptar esta medida. Vicente Pizcueta, uno de los representantes de la plataforma Convivir Russafa, esgrime que debería ser personal técnico el que constatara las molestias y no la Policía Local, y por otro lado asegura que "la presunción de veracidad [de los funcionarios] debe estar avalada con mediciones científicas". Por ello, se pregunta "cómo se hacen las mediciones de ruido al aire libre".

El mismo planteamiento utiliza la hostelería. "Es un jarro de agua fría", afirma al respecto el representante de la asociación 'Al Balansí' por una Hostelería Responsable, Luis Hortelano. "La Policía Local no tiene los medios ni la capacidad técnica para hacer una medición objetiva en un entorno tan complicado como la vía pública", arguye. Sobre la posibilidad de revocar la autorización de las terrazas, opina que "es excesivo" y "desproporcionado". Asimismo, Hortelano cree que es "peligroso dejar en manos de los vecinos" las denuncias porque, aunque "en ocasiones pueda ser cierto, en otras no se ajustan a la realidad". Por ello, explica que "debería haber medios más objetivos para controlarlo".

Por otro lado, el portavoz de Russafa Descansa, Josep Martí, opina que con esta medida, el Ayuntamiento "se pone de perfil" porque "traslada al vecino la responsabilidad de que una terraza cumpla y no moleste, en vez de hacer cumplir sus propias ordenanzas". Aunque falta por valorar la ordenanza en otros ámbitos más relevantes, insiste en que el consistorio debería actuar de oficio en lugar de justificarse con las denuncias vecinales. "Si un local es especialmente molesto, el Ayuntamiento lo sabe desde hace tiempo, incluida la nueva hostelería responsable de Ruzafa", sentencia.

Martí, no obstante, pide más: "El Ayuntamiento debería acabar por revocar la licencia de actividad, y así ir más allá de la mera autorización discrecional de la terraza", apunta, "especialmente en Ruzafa, que tiene una saturación de lovales y una limitación de apertura de nuevos locales que -subraya- este consistorio no está cumpliendo desde 2014".

Foto: KIKE TABERNER

Con todo, aclara que las terrazas "no son el principal problema" de la zona, sino que el foco original de las molestias son los locales con ambientación musical, "que no tienen terrazas", subraya. Estos -discotecas y discopubs- , dice, "son los grandes responsables de que Ruzafa tenga los componentes de una ZAS". Además, critica que el equipo de gobierno no haya convocado "en los últimos dos años" la mesa de ruido de Ruzafa y que tampoco en los problemas de ocupación del espacio público haya actuado de oficio, sino partiendo de las quejas vecinales y últimamente a instancia del mismo Sindic de Greuges.

El borrador llega después de tres años de mandato y dos años más tarde de que se empezara a preparar. Ahora, ya ha sido elaborado por la concejalía de Pilar Soriano, si bien todavía se está puliendo con el resto de grupos municipales, con los que hay reuniones semanales para acabar de concretar la norma. Se prevé que en las próximas semanas esté listo para iniciar los trámites de su aprobación, pero antes se quiere dejar lo más niquelada posible. Entre las asociaciones consultadas, sin embargo, no existe certeza absoluta de que dé tiempo a ser aprobada antes de los comicios municipales de 2019.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email