X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

FESTIVAL DE TORONTO

El cine español saca pecho en Toronto

Carlos Saura, Almodóvar, Bayona, Raúl Arévalo y Cesc Gay muestran sus últimos trabajos en el TIFF

14/09/2016 - 

Entre los rumores a las nominaciones a los Oscar que se han originado este año en el Festival de Toronto no hay una, sino dos películas españolas. A la preselección de la Julieta de Almodóvar para optar a mejor película de habla no inglesa, se suma la nueva incursión de J.A. Bayona en territorio Hollywood, Un monstruo viene a verme, como posible opción en la gran liga. Lo obvio se codea con lo inapelable. 

El director manchego ya ha sido oscarizado dos veces, la primera en 1999 por Todo sobre mi madre en la categoría de película extranjera, y la segunda en 2002 por el guión original de Hable con ella

 

El público del TIFF espera hoy con curiosidad el estreno de su nuevo drama para constatar la versatilidad de la pluma de su compatriota Alice Munro, ya que en Julieta, Almodóvar trae a su terreno tres relatos de la Nobel canadiense extraídos de su libro Escapada (RBA Libros, 2005). En Toronto Film Scene ya valoran que con su vigésimo filme, el realizador “no sólo ha reiterado su habilidad al representar a las mujeres en todo su multifacético esplendor, sino que también ayuda a mostrar lo que hace que la obra de Munro sea tan transformativa”. 

La decorosa adaptación de Almodóvar contrasta con el drama fantástico de Bayona. Toda la crítica ha reparado en la conexión del director catalán con Spielberg. Aunque no había más que unir los puntos, pues los productores de Jurassic World ya le han cedido el testigo de la dirección de la nueva entrega de la saga que inició el creador del taquillazo del verano.

La tercera película rodada en inglés por Bayona adapta la novela homónima para niños de Patrick Ness. Si para Los otros lo hizo con el respaldo de Nicole Kidman y en Lo imposible, con el de Ewan McGregor y Naomi Watts, ahora cuenta con Sigourney Weaver y Felicity Jones, la líder rebelde del spin off de Star Wars, Rogue One.

La crítica ha sido unánime. The Verge proclama en su titular: “Es tan buena que no te importará llorar mientras la ves”. The hollywood News, asegura que es “muy probable” que se haya puesto a la cabeza en la carrera por los Oscar”. Y en The Film Stage consideran que tiene “suficientes matices como para mantener la intriga y suficiente compasión para ser un éxito absoluto".

Igualmente internacional y fantástica es Colossal, de Nacho Vigalondo, pero demasiado delirante y gamberra como para optar, como lo hiciera en 2004 con su corto 7:35 de la mañana, a los Premios de la Academia. Si acaso, al reconocimiento en el Festival de Cine Fantástico de Austin, donde ya ha sido premiado en dos ocasiones.

 

En su nuevo desbarre, el cántabro hibrida el cine indie de los noventa con el kaiju eiga, un subgénero japonés del cine de ciencia ficción habitado por monstruos y robots. Y para hacer creíble lo increíble, cuenta con Anne Hathaway y Jason Sudeikis, que interpretan a un par de amigos de la infancia que con sus actos irresponsables provocan estragos en Seúl. ¿Cómo? Pues cada vez que, borrachos e insomnes, frecuentan un parque en la América profunda, sus cuerpos se proyectan en Corea del Sur, respectivamente, como los de una bestia gigante y un Transformer. Tal cual. Podéis releerlo otra vez. 

Quinquis y castañuelas

El TIFF es un festival de cine que hace honor a su etiqueta de internacional. Más de 80 países tienen cabida en sus 10 días y entre sus 397 películas. Del total, los países foráneos con mayor cuota de pantalla este año son Estados Unidos con 76 filmes, Francia con 63, Alemania con 31 y Reino Unido con 29. España dista de esas cifras, pero tiene una digna embajada del celuloide. Los hay veteranos y los hay neófitos. 

 

Ahí está Carlos Saura, que ayer presentó en la sección Masters su documental La Jota. Y también el actor Raúl Arévalo, que debuta como director con su furioso thriller Tarde para la ira.

Tras Sevillanas, Flamenco y Fados, Saura captura la vivacidad del baile de su tierra aragonesa. Entre los artistas que recrean en el filme la música y los bailes de esta manifestación cultural ancestral se encuentran Sara Baras, Miguel Ángel Berna, Ara Malikian y Carlos Núñez. Y entre los desaparecidos a los que se rinde tributo, Paco Rabal, Imperio Argentina y José Antonio Labordeta.

Por su parte, Arévalo está programado en la sección Discovery, apartado que reúne “el futuro del cine”, como rezan en la web del festival. Christopher Nolan, Lynne Ramsay y Steve McQueen le precedieron en selecciones anteriores.

 

La sección Wavelengths se congratula de extractar el cine de autor más visionario y personal. Ahí es donde encaja el último documental de Pere Portabella, Informe General II. El Nuevo Rapto de Europa. La película es la segunda entrega de otro trabajo previo que el cineasta y político catalán rodó en 1976, titulado Informe general sobre algunas cuestiones de interés para una proyección pública. A modo de díptico, el Festival de Toronto ha programado la primera en su apartado Cinematheque. Si entonces Portabella pintó un fresco del panorama sociopolítico tras la muerte de Franco, esta secuela pone su foco de atención en la España contemporánea.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email