GRUPO PLAZA

ENTREVISTA CON EL DISEÑADOR

Miquel Suay toma las riendas de la asociación de diseñadores y prepara un proyecto multidisciplinar

El diseñador valenciano, que toma el testigo de Dolorés Cortés, quiero potenciar eventos pequeños frente a las grandes pasarelas para dar un empujón al "mermado" sector

13/05/2016 - 

VALENCIA. Hace meses que la asociación de diseñadores de moda valenciana (DIMOVA) parece estar desaparecida en combate. Lo reconoce Miquel Suay, que ayer comunicó a la Generalitat oficialmente que pasaba a ser presidente de la entidad, cogiendo el testigo de la diseñadora Dolores Cortés. Con el traspaso de poderes en fase de tramitación, el periodo de impasse está a punto de acabar. "La asociación ha estado inactiva. Entramos en las líneas nominativas del IVACE y llegamos a presentar moda valenciana en París, Praga o Viene, pero administración pagó tarde, mal o nunca. Eso nos ha paralizado", explica con rotundidad. Con -casi- todo por hacer se enfrenta a un mandato en el que quiere dar un impulso a uno de los sectores culturales más castigados. Sin la Valencia Fashion Week y con falta de ayudas e inversión el objetivo se resume en una palabra: viabilidad.

Aunque admite que la peliaguda cuestión de los impagos se "está resolviendo" hay una realidad que no le pasa por alto: el ambicioso plan estratégico Fes Cultura confeccionado por el conseller Vicent Marzà para el periodo 2016/2020 no hace ni una sola mención al sector de la moda. La respuesta al olvido llegará una vez tome posesión del cargo pues Suay se ha propuesto realizar un plan específico para la moda valenciana, un documento marco que defina el camino al que ir y del que, espera, participe tanto la administración como entidades privadas. Aunque de carácter informal, ya ha tenido la ocasión de tratar el estado de la cuestión con el conseller de Cultura y, también, con el de Turismo. "Encuentro que tiene otras prioridades, espero que cuando tengamos una propuesta nos incluyan en el plan estratégico".  

Showrooms frente a grandes pasarelas 

No se sabe si ha sido causa o consecuencia del "mermado" sector, pero la debacle de la Valencia Fashion Week (VFW) ha sido esa mancha de aceite que todo lo ha impregnado en la historia reciente de la industria valenciana. Tras la salida de Dolores Cortés y Hannibal Laguna, dos de los pesos pesados de DIMOVA, la cita comenzó a perder fuelle hasta que, en enero de 2015, anunció su suspensión indefinida. Sin Álex Vidal al frente, fue la nueva directora del evento, Sales Tatay, quien confirmó el fin de la semana de la moda por "falta de presupuesto" tras 17 ediciones consecutivas. Con apenas 100.000 euros para su organización, Suay tiene claro que el futuro no pasa por una nueva edición. La época de los grandes eventos se ha acabado también en el textil. 

"Desde luego la idea que tenemos no es plantear una 'megacita', sobre todo teniendo en cuenta los errores del pasado. No podemos ser tan chulos y creernos Nueva York. Hay que detectar qué necesitamos, si son showrooms, pequeñas presentaciones... El formato de gran pasarela no es acertado si no tiene una conversión real en las tiendas, a nivel de distribución, si el comercio valenciano no compra el producto... En definitiva, si no se genera economía. Aunque sea con eventos pequeños hay que alcanzar la viabilidad". De nuevo, viabilidad.

Apertura a más disciplinas 

No se trata de rupturismo, sino de enderezar el rumbo de un vehículo que iba a medio gas. Para muestra, un botón. Durante este periodo de inactividad la página web oficial de la asociación ha sido sustituida por un blog que explica el funcionamiento de diferentes aplicaciones móviles para encontrar pareja, un asunto que desde el gabinete de comunicación ya están tratando con sus abogados. "Tenemos que reconstruir un sector que, después de VFW, ha quedado maltrecho. Hay iniciativas de autor pero que van de manera independiente, autónoma, sin contar con las fortalezas del colectivo. Es necesario que todas las individualidades se sumen a un proyecto común". Y es ahí donde radica una de las grandes novedades que esperan a la nueva etapa de la asociación.

"Ser una asociación tan purista con un filtro de entrada no lleva a ningún lado, tenemos que ser más abiertos. Hay que buscar más masa". Y esa masa no se encuentra sólo entre los diseñadores de moda, que actualmente suponen algo más de una docena, sino que pasa por abrirse a otras disciplinas para generar conexiones profesionales adaptadas al mercado profesional. Fotógrafos, maquilladores, estilistas, directores de fashion films... son algunos de los perfiles que quiere integrar en la nueva fase de DIMOVA, una asociación que actúe como centro para fomentar el networking y la generación de proyectos colectivos que potencien la marca Valencia, ideas "sencillas y sobrias propias de la época en la que estamos" pero que espera provoquen el resurgir del gremio. 

Crítico con las "egolatrías de determinados personajes cercanos al poder" y, en general, con el individualismo, aboga por la unión de empresas para, en última instancia, forzar un producto marca Valencia desde la confección hasta la promoción. "Hay un sustrato industrial que se ha desbocado a países como China o que en un momento dado dejó de centrarse en su propia industria. Tenemos empresas como las del calzado que producen para Gucci o Jimmy Choo, pero también un sector que adolece de propuestas creativas. Al final es un fabricante para otros. Queremos que DIMOVA sea la plataforma que cree sinergias de las que surjan proyectos reales que entren en canales de distribución"

La idea de networking pasa por los profesionales y, también, por la savia nueva, forzando las conexiones con la Facultad de Bellas Artes de la Universitat de València, Barreira y la EASD. Para enseñar oficio, sí, pero también para aprender y actualizarse aquellos negocios a los que le está superando la reconversión de la industria. "La mayoría de proyectos de los diseñadores de la asociación no está en su mejor momento", asevera. "Es un momento de cambio, en el que entra en juego la digitalización de las empresas, los nuevos canales de compra... la gente del sector tenemos que aprender las nuevas reglas, de Dolores Cortés a Hannibal Laguna. Todos estamos recalculando la ruta". 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email