X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

¿POR QUÉ BEBER VINOS NATURALES?

Amanece

Por | 08/11/2019 | 1 min, 0 seg

Cantaba en la aurora el correoso y elegante gallo inglés. A las dos tenía combate. Aullaba, bailaba, anunciaba una mañana de noviembre. Salía un mayeto empapado de un rocío inexistente, encalado de recuerdos, hasta los huesos requebrado. Aguardaba una sesión de aires insolentes.

No me dejaré atrapar 
por el desazón mañanero
Trataré de encontrar 
la entereza y el sosiego

El devenir de unas luces aun durmientes. Albor hacia trigales presumidos, abanicos de este loco viento de levante. Es casi de día. Miracielos se revelan en su nido, pico en alto, entre cañas, protegiendo a sus parientes.

Y amanece
Puro cielo
Transparente
Es medio día 
Es de día
Amanece

Una gallareta reposa sobre un nieto y su rebusco. Fumareles valientes, sonrientes, inocentes.

La inocencia es un detalle, un presente
La inocencia no se indaga, ya se tiene

Aves arcaicas, ancestrales, convivientes. Ánsares, garzas imperiales, zampullines, aguiluchos laguneros. Y flamencos. Traigan cultura, belleza y raíces. Un origen.

Venerable es el respeto
Conveniente, tan discreto
Y qué hondo es el flamenco

El sol ya se ve radiante. Redondo, espléndido. Voy pisando raspasayos insurgentes, cojumbrillos que al rozarlos se protegen. Las raicillas son silentes.

Rutina
Cromatismo permanente

El Doñana ya amanece.

@misteriosanlucar

Comenta este artículo en
next