Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

¿POR QUÉ BEBER VINOS NATURALES?

Anochece

Es otoño. Con sus dudas y sus claros, con sus nubes y su lienzo por pintar

Por | 25/10/2019 | 1 min, 3 seg

Hay verdes, humos y cenizas. Terciopelo y mar. Todo me transporta. Un paisaje de contrastes, olas de aromas, campos áridos, encubiertos desiertos. Árboles heroicos agarrados a un atisbo de creencia.

Atardece
el sol se acerca
gigante, despidiéndose
imponente, impaciente

Es tiempo de candela, ciscos entre un liñuelo, un café de puchero, un licor del hollejo. Vuelan libélulas, abejas; bichos de luz trepan por los troncos de la viña. Equilibran.

Luna te espero
Luna me desespero
Luna entera
Luna llena

La noche nos intimida, la noche nos espera, la noche nos desviste. Nos seduce, nos atrae, nos requiere. Vuelve el silencio. Solo interrumpido por el hollar sobre el forraje, por el corte de la navaja en la coyuntura del descaro.

Una estrella me acorrala
Una estrella que he soñado
Un lucero me ha llamado
Un recuerdo me desgarra

Veo fantasmas en la niebla. Sombras y tinieblas. Arañas que se tejen. Veo luces amparando a una luna dibujante. Los inicios, las uniones, los raíles. Veo una curva que se impone, una madre que es prudente. Veo, y por más que miro, todo son matices.

Aquello que iba a darte
mis recuerdos regalarte
y con ellos mi desgaste

Es perenne. Anochece.

@misteriosanlucar

Comenta este artículo en
next