GRUPO PLAZA

acuerdo con el ayuntamiento

Delegación renuncia a crear dos plantas en el Palau del Temple para desbloquear las obras

29/04/2016 - 

VALENCIA (VP/EP). El delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Moragues, y el alcalde de Valencia, Joan Ribó, han llegado a un acuerdo para la reanudación de las obras en el Palacio del Temple, antigua sede de la institución estatal. Así, el Gobierno ha renunciado a las dos plantas de sobreelevado sobre el propio Bien de Interés Cultural (BIC) -en el que se iba a instalar una vivienda para el delegado- y el Ayuntamiento permite a cambio la construcción de un nuevo edificio de cuatro alturas previsto en el proyecto inicial.

Así lo han acordado este viernes el delegado y el primer edil en una reunión en la que también ha estado presente el director general de Administración Periférica del Ministerio de Hacienda, Antonio Sánchez. Este proyecto se inició en 2007, en etapa del Gobierno socialista, y fue paralizado debido al descubrimiento de restos arqueológicos. El consistorio de la ciudad, por su parte, también detuvo la construcción del edificio de cuatro plantas y del sobreelevado, debido a que sobrepasaba la cornisa del propio palacio y, desde su punto de vista, alteraba el BIC. En el proyecto también se incluía la actuación sobre una antigua comisaría en la calle dels Mestres.

Moragues ha explicado que se trata de un "edificio emblemático de Valencia y de la Comunitat" sobre el que existían "unas diferencias" entre ambas instituciones. El edificio de cuatro alturas que finalmente sí se llevará a cabo, "pretende proteger los restos arqueológicos aparecidos, dar accesibilidad al Palacio y que sirva para instalar instalaciones de energía eléctrica y demás", ha indicado.

"Había puntos de diferencia y hemos llegado a un acuerdo, cuyo resultado es que las obras del Palacio del Temple no se van a paralizar, se van a finalizar en el menor tiempo posible y van a estar disponibles para uso y disfrute de todos los valencianos", ha dicho.

Según el delegado, el acuerdo alcanzado consiste en que "el Ayuntamiento archivará el expediente de revisión de oficio de la licencia concedida en 2009 que inició, levantará la paralización de las obras que había decretado, se compromete a conceder en el menor tiempo posible la licencia del modificado que presentará la Delegación, y concederá la licencia de la Comisaría". El Gobierno, por su parte, renuncia al sobreelevado destinado a viviendas, principal punto de conflicto.

Asimismo, ha añadido que con este consenso se evitan "los costes a las arcas públicas que supondría un proceso litigioso largo", que se hubiera producido en caso de que no se hubiera llegado a este acuerdo, y "conseguir que las obras del Palacio del Temple estén finalizadas en el menor tiempo posible y que se puedan visitar los restos árabes".

"Satisfacción" para Ribó

El alcalde ha expresado su "satisfacción por haber llegado a un acuerdo" y ha explicado que cuando llegaron al Gobierno municipal observaron que "había un proyecto que alteraba un BIC como el Palacio del Temple por el tema de la sobreelevación". "El Palacio es, entre una docena de edificios, de los más significativos de Valencia, y por eso dijimos que esto se tenía que arreglar y pusimos todas las medidas para que se arreglara", ha dicho.

Asimismo, ha subrayado su deseo de "contribuir a que esto se acabe lo más pronto posible por muchos motivos, entre otros, porque es un elemento importante a nivel cultural y patrimonial que se debe visitar". También ha asegurado que "en ningún momento" buscaban "generar perjuicios ni conflictos" sino que querían "preservar nuestro patrimonio".

"Por desgracia, esta ciudad ha tenido muchas pérdidas patrimoniales y me parece fundamental decirle claramente a la Delegación del Gobierno y al Gobierno estatal que este patrimonio se tenía que mantener; con esta firma deja de estar amenazado", ha apostillado.

Sobre el acuerdo alcanzado, el primer edil ha señalado que su equipo de gobierno consideraba que la construcción de dos alturas sobre el Palacio "alteraba el BIC" pero el resto de modificaciones les parecían "razonables". "Vamos a dar las licencias a toda la velocidad que podamos para no interferir", ha comentado.

En este sentido, Moragues ha afirmado que, tras el proceso de revisión de oficio por parte del Ayuntamiento y de la suspensión parcial de las obras, el Consell Jurídic Consultiu dijo que no había lugar a esa revisión de oficio y estaban "pendientes de que se resolviera el expediente".

Así, en cuanto a uno de los edificios que motivaban el desencuentro entre estas administraciones, el de cuatro pisos, ha sostenido que servirá para "acoger todos los servicios administrativos, la protección de los restos arqueológicos, porque ahora mismo están al descubierto y se va a hacer una construcción con una vidriera para que se puedan ver, y para dar accesibilidad al Palacio del Temple".

Finalmente, inquirido por la fecha prevista para la finalización de las obras, el representante del Gobierno central ha afirmado que "en un año", para la primavera de 2017. "Se paralizaron las obras en marzo de 2013 -que este es un proyecto antiguo-, y el inicio del expediente fue en 2007, que se paralizó por la aparición de restos arqueológicos", ha apostillado. Ribó ha añadido que espera que el proyecto esté listo "muy rápido" para que "pueda visitarlo la gente".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme