X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

¿Por qué beber vinos naturales?

El alcohol es malísimo

El alcohol es malo. Malísimo. Es absurdo seguir negándolo

Por | 04/07/2019 | 1 min, 53 seg

Me llamo Antonio Rodríguez Santiago y soy alcohólico. Tú seguramente también lo seas, aunque nunca te lo habías planteado.

Bebemos para emborracharnos, para sentirnos mejor; o, porque la vida si no, sería sencillamente insoportable. Levantarte por la mañana, sabiendo que no te vas a tomar un vaso en todo el día. Mejor volver a la cama.

El alcohol es malo. Malísimo. Eso es indudable. perjudica seriamente la salud, empezando por el hígado y terminando por las neuronas. Y, lo peor, al día después. Tuve la suerte de descubrir los vinos naturales. Pena que no hubiera sido antes. Para beber: whiskey, solo. Muerte. A esa graduación pocos bichos sobreviven.

Siempre me he preguntado por qué las peores resacas son las de vino y las de destilados con refrescos. Comparten alcohol y productos químicos en el mismo combinado. Sin embargo, la cerveza es una bebida con mucho menos química. Sencillamente agua, malta, levadura y lúpulo. Pone sus ingredientes en la etiqueta, no como en el vino. Curioso. Macabro.

Bebemos para emborracharnos, para sentirnos mejor; o, porque la vida si no, sería sencillamente insoportable

En el vino está el problema. En una uva que -seamos realistas-, no entra muy limpia a la tolva de recepción. Hay millones de levaduras y bacterias interactuando. También todo lo que trae de la vendimia: hojas, arañas, insectos, avispas, gatitos muertos…  Es un batiburrillo de suciedad que, en la mayoría de los casos, ya llega fermentando. Todo se arregla con los polvos mágicos.

Suri, acético, reducción, ahilado… todas las enfermedades pueden entrarle a un vino natural. Porque está vivo. Los otros no, reciben lobotomías a cada instante. Hasta dejarlos en coma. Y al final, la eutanasia.

El alcohol es malo. Malísimo. Por eso, creo que es vital pensar con detenimiento cuál encajaras en tu cuerpo. Porque, seamos realistas: beber, vas a beber.

Lo estaba dejando
no podía
lo estaba olvidando
no quería

Traté de escaparme
esos tobillos
esa pulsera
No debo tocarte
antes dejarte.


Soy viticultor y elaborador de vinos naturales: sin aditivos. No tengo internet. ¿Radical?

@misteriosanlucar

Comenta este artículo en
next