Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

¿POR QUÉ BEBER VINOS NATURALES?

Escalofríos

Un vino muestra su faro: claro. Piano, pausa, tempo. La chispa, el umami, el calambre.

Por | 20/12/2019 | 1 min, 12 seg

Escalofríos no es presión ni contienda. Son estrellas que nacen en las entrañas de la tierra, en las vísceras del subsuelo. Un trayecto eléctrico, un mensaje directo. Escalofríos que nos agarran y aceleran. Agitación, impresión. La llegada de un líquido que fluye sencillo. Ni atasta, ni para, ni raja. Solo pasa, solo ama. Vinos que te conmueven a ti se entregan. Vinos sin químicos, sin embuste, sin miedos. Donde la tensión siente la espera. Solo pruebas.

Voy por una cuesta de piedras

voy con mis hermanos a ciegas

voy con una tela y con seda

voy sobre una línea ligera.

Da escalofríos

El abrazo del anciano, su mano prieta, arrugada, sincera. Paciencia, sapiencia, experiencia. Su susurro en la penumbra, la luz del capataz en la sombra. Sus consejos, sus silencios, su grado.

Da escalofríos

El temblor en la voz, el pulso inconstante. Recuerdo, añoranza. El crujir de una duela empapada, el goteo de la lluvia de ayer.

Da escalofríos

La flor, su blancura. Sus arrugas, sus llanuras. La sensación que me abraza y me quema, la libertad que te quiere y y se entrega.

Da escalofríos

Mi esperanza, su presencia.

Tus dedos, tu ciencia

todo vibra, todo tiembla

todo es fuente

de tu insegura certeza.

Deja que lo intente

deja que sea

él quien te sienta.

Comenta este artículo en
next