GRUPO PLAZA

5º aniversario del Valencia Dancing Forward

La danza joven europea se reúne en València

El espectáculo Valencia Dancing Forward celebra su quinto aniversario subiendo al escenario del TEM a 12 bailarines europeos 

22/10/2021 - 

VALÈNCIA. Bailarines de toda Europa aterrizan estos días en València. El espectáculo Valencia Dancing Forward se presenta en el Teatre El Musical con el objetivo de garantizar la proyección de los bailarines jóvenes en formación mientras se da a conocer la profesionalización de la danza a través de estos. De más de 550 audiciones recibidas solo 12 han pasado el filtro para participar en este proyecto, los bailarines vienen desde Noruega, Suecia, Francia, Italia y España e interpretan obras con estilos totalmente diferentes entre sí. Joan Crespo, director del proyecto, explica que pensaba enfocar las audiciones de cara a la presencialidad. Sin embargo por la situación sanitaria tuvieron que convocarlas vía online. Esto ha provocado que recibieran tal cantidad de participantes, siendo esta la edición con mayor repercusión, y de estos solo unos pocos han conseguido dar el salto de la pantalla al escenario. 

Vuelta a los escenarios

Para Joan esta edición es una de las más especiales, ya que es en la que los jóvenes tienen la oportunidad finalmente de volver a los escenarios tras la pandemia. Y no solo eso, también es la temporada en la que los coreógrafos pueden volver a crear, generando así un espectáculo mucho más prometedor: “Cuando los coreógrafos vieron a los bailarines cambiaron totalmente de idea, y nos pidieron modificar el programa para crear piezas para ellos, aprovechando así el material humano”, aclara el director. De esta manera, el espectáculo cuenta con estrenos absolutos que han sido creados especialmente para aquellos que los representan.

También cabe recalcar que este espectáculo se ha organizado en tiempo récord. Los doce participantes llegaron a València a finales de agosto, y la primera coreógrafa apareció por los escenarios a principios de septiembre. Además, al mismo tiempo, Joan Crespo estaba creando la coreografía para el Rèquiem de Mozart por lo que trabajó en ambos proyectos a la vez. Asegura que para él lo más difícil ha sido concretarlo todo, pero que está muy satisfecho con el resultado: "Al final nuestro objetivo siempre es darles la oportunidad a los bailarines de trabajar con diferentes coreógrafos de diferentes estilos. De esta manera defendemos la polivalencia de los artistas, esta experiencia es muy intensa y les hace crecer muchísimo profesional y personalmente".

De cara al futuro, los bailarines cuentan también con un asesoramiento por parte del Valencia Dancing Forward, ayudándoles a crear nuevos vínculos profesionales y sobre todo a poder explorar nuevos estilos de danza. Crespo considera que la clave es ayudar a la generación que se ha formado durante la pandemia: "Lo tienen muy difícil, son generaciones que lo han pasado muy mal y que han tenido que estar en algunos casos hasta un año sin subirse al escenario. Además durante esta temporada no han podido encontrar ni audiciones ni trabajo... Nosotros desde la asociación pretendemos dignificar la profesión y que se atrevan con cosas nuevas, que se enfrenten a nuevos estilos de cara al mundo profesional". 

Las audiciones más difíciles de la historia

La convocatoria fue exclusivamente online. Para esto se pidió a los bailarines que enviaran en marzo su currículum acompañado de un vídeo. Una vez pasado este primer corte desde Valencia Dancing Forward les enviaron una coreografía que debían aprenderse y representar. Aquellos que pasaron estas dos pruebas tuvieron que enfrentarse finalmente a una entrevista de carácter personal. Según aclara Joan Crespo esta última parte era muy importante para conocer el carácter humano de los perfiles. Hacia el mes de mayo ya se tomó la decisión de quienes formarían parte del programa. Para el director lo más difícil fue analizar a los participantes a nivel personal sin conocerlos: "Por suerte no nos hemos llevado ninguna sorpresa, en algunos casos nos envían vídeos muy antiguos, o incluso grabaciones en las que aparecen personas totalmente distintas a lo que te encuentras en la realidad".

La valenciana Ainhoa Segrera es una de las participantes del proyecto. Ella siempre había tenido en mente participar, y finalmente, al cumplir 20 años, se ha atrevido a lanzarse a ello. Para ella la clave del Valencia Dancing Forward es la colaboración con profesionales de otros países, y como les “impulsan” a todos a explorar estilos que no habían trabajado antes: “Yo vengo del baile clásico, y me sigue pareciendo impactante cuando me hacen tirarme al suelo en danza contemporánea”, aclara. Conoció el proyecto a través del boca a boca y tiene unas expectativas muy elevadas de cara al estreno del espectáculo, que ya casi ha colgado el cartel de sold out.

El noruego Herman Keim, de 22 años, conoció el proyecto a través de un profesor suyo, que había participado ya en el proceso de selección anteriormente. Tanto él como su mejor amigo Silje Vereide han sido seleccionados para formar parte del elenco. Considera que la convocatoria online ha supuesto una dificultad añadida: “Al tener que presentar las audiciones en un vídeo resulta mucho más difícil para el jurado percibir las sensaciones que queremos transmitir los bailarines”. Él considera que esta convocatoria ha permitido que muchos más perfiles se acercaran al espectáculo ya que no existía la barrera geográfica: “No todos cuentan con los medios para desplazarse a hacer una prueba presencial, por eso considero que esta convocatoria ha tenido tanta repercusión; sin embargo yo me hubiera desplazado a València a hacer las pruebas sin ningún problema”.

Un programa único

El espectáculo presenta en total 6 piezas: -Er, coreografiada por Frank Fannar, es la pieza principal sobre la que se articula todo. A esta le acompaña Flabbergast, coreografiada por Gustavo Ramírez, una pieza que habla en clave de humor sobre el tema de los estereotipos y que cumple 20 años sobre el escenario. Gracias al espíritu de los coreógrafos el espectáculo cuenta por primera vez con dos estrenos absolutos. Uno de ellos es Desencuentros sobre la necesidad e imposibilidad de compartir nuestra vida con las personas a las que queremos. Por otro lado, y de la mano de José Carlos Blanco se presenta Sin dilación, una obra sobre el equilibrio y el paso del tiempo. En el programa también hay dos obras que se estrenan por primera vez en España, Estas son: Rock n’ Roll, formada originalmente en 2015 por tres bailarines del English National Ballet y Air, creada en el año 2006 y presentada por el Ballet Theater Munich. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email