Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

¿POR QUÉ BEBER VINOS NATURALES?

Luna

La naturaleza es sabia y devuelve todo maltrato recibido

Por | 31/01/2020 | 2 min, 4 seg

Las yemas crecen, los brotes nos atrapan, nos rodean de una mística que se nos escapa. La tierra, la fauna, las flores, las semillas, las raíces, el cosmos, las estrellas. La luna: ignorante de desplantes. Sus ciclos. Su vía.

Luna media

media vuelta.

Luna que parpadeas,

vanidosa, sensible, entera.

La luna sueña despierta,

la noche le sobra 

el día le aterra.

Luna que duermes

luna que llega.

Vino (hate): no puedo amarte. Si con esas galas vienes vestido, rodeado de enredos añadidos. Si te envenenan, no puedo tragarte. Me aburre, me reprime, me apena. Indignarse queda.

Vino (love): exquisita simpleza del arte. Oír tus aspiraciones, sentir tus ilusiones, volcar mi coraje en tu aguante. Intuir tus pretensiones, sacrificar mi pasión en tu instante. Solo así, podré volver a besarte.

Luna llena

tiemblas, tartamudeas

¿qué tramas muñeca?

Un signo floral

tu extremo fugaz.

Luna, acelera.

Biodinámica: te entiendo. Puede parecer esotérico. Pero te entiendo. Me resulta revesado exponerte y declararte. Difícil hoy día. Algunos que te aplican, usan productos químicos en sus propias viñas. Sí. Y luego hacen un vino al que añaden sulfitos. Supongo que no sabrás de qué te hablo. Tú, que fuiste inventada en los ancestros. Quedas libre de pecado.

¡Languidece! 

Luna que decreces 

luna que desciendes. 

Tú, riges la poda de enero,

es tu menguante, tu reguero. 

El que sigue el jornalero, 

él, que es tu compañero.

El tijerón es el volante del que corta; una, dos, tres yemas. Todo nivelado, todo regulado. Equilibrado. Un suave pensamiento. ¿Dónde crecerán? ¿Hacia qué rama treparán? La savia será su alimento, nutrientes generados desde las profundidades de su ser. La planta.

De tu luz se desprende

el final de tu torrente

y amagas. 

Ya te desvaneces

este día se nos muere

se apaga.

Eres luna nueva

invisible, cobijera.

La actitud que tenemos ante la vida es por lo que se nos conocerá. Naturalidad, sensatez, dignidad. Azufre y cobre. Y más. Lo que no le eches al puchero, no lo viertas en tus viñedos. Porque luego, te lo habrás de comer. Y de beber.

El perfil de la luna

el roce de tu invisible

esa ilusión congelada.

Luna ¡prisionera!

aristas de un haz

que tú sola elevas

Eclipse de baja mar.

Soy viticultor y elaborador de vinos naturales: sin aditivos. No tengo internet. ¿Radical?

@misteriosanlucar

Comenta este artículo en
next