Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

¿POR QUé BEBER VINOS NATURALES?

Viticultor

Gente del campo. Gente buena, gente amable. Adalides con talento, generosos en su esfuerzo

Por | 13/03/2020 | 1 min, 3 seg

Revestidos al azar, ante la luz de las guadañas. Ellos, que aun sabiendo su propia valía, resisten en sus educados silencios. ¡Cuánta fatiga y cuánto aguante!

Durante siglos

el trabajo arrinconado

humillado y enterrado

Esta dulce condena, pequeños detalles no remunerados. Tan humanos, tan corrientes, tan livianos. Angustia y paraliza. Es crudo y horroriza. Ese desgarro descorazonado que duele y rasga. Que corta y raspa.

Arrugas combatientes del silencio

flores dulces y amargas

maldita rutina impagada

Yace el absoluto, la verdad de la materia que, tan pura ella, nos deja en el escalón de entrada y salida. Un apocamiento depresivo, tan claro y verdadero. Nos asusta.

Abandonadas viñas

ya nadie las mima

¿Quién les sigue?

¿Quién las amamanta?

La muerte llegará sin permiso a sus guaridas. Es la edad que no dispensa ni un latido. No se esconde, no se ausenta. Octogenarios escalando por sus viñas, aun a riesgo de caída. Lo que manda la pasión, el saber que no viene un sucesor. Una incertidumbre que no atiende a la razón.

Albariza, mar salada

Sangre blanca

Morena callada

Soy viticultor y elaborador de vinos naturales: sin aditivos. No tengo internet. ¿Radical?

@misteriosanlucar

Comenta este artículo en
next