Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

SE CELEBRA ESTA SEMANA

Benimaclet Confusión aqueja el ritmo administrativo de permisos del Ayuntamiento con el visto bueno de Cultura

2/10/2017 - 

VALÈNCIA. El festival Benimaclet Confusión reunirá esta semana 250 actividades culturales en 40 espacios del barrio valenciano. Con una asistencia estimada de 10.000 personas, según prevén sus organizadores, el certamen que forma parte de PICUV aqueja en un comunicado los tiempos en la tramitación de permisos por parte del Ayuntamiento. Sin embargo, su situación no es muy distinta a la del resto de festivales urbanos e incluso macrofestivales de música o escénicas en la Comunitat Valenciana: los permisos relacionados con la seguridad y ocupación del espacio público se conceden a unos días de la celebración.

La posibilidad de no tener esos permisos supone una vahído de riesgos estructurales y económicos del que ha ido informando este diario desde hace años. Parece que por parte de las fuerzas de seguridad no hay solución posible con la Ley de Espectáculos en la mano y esos permisos se tramitan “a semanas o meses vista”. La razón tiene que ver, como informan fuentes del Ayuntamiento de València “con la imposibilidad de conocer el estado de unas calles o de la situación en la ciudad con distancia; se valoran aspectos de seguridad que converjan con otros acontecimientos conocidos o desconocidos”. Otra fuente sugiere que, por ejemplo, no se podía concretar el informe de seguridad para el barrio si como sucedió el fin de semana pasado se celebran varias manifestaciones derivadas de la convocatoria electoral impulsada por el Gobierno catalán. 

Benimaclet Confusión tiene el visto bueno parte del Área de Cultura desde hace semanas, pero esa es sólo una parte de las necesarias para la puesta en marcha de sus actividades. Existen multitud de informes derivados de un proyecto con el de esta asociación: informes de servicios de limpieza, circulación, policía y otros. Con todos ellos, como recuerdan desde el Ayuntamiento, se elabora un “informe de resolución. Cuando esté montado ese informe, tendrá el permiso definitivo que normalmente llega 72 horas antes del inicio de la actividad”. No obstante, desde el Consistorio advierten que “si en su petición se hubiera observado algún problema grave o insubsanable ya lo sabrían. No parece el el caso”.

Cultura quiere generar una fórmula para liberar a los festivales de interlocución y esperas con varios departamentos

El festival afea la falta de comunicación con las partes que cabe suponer sí es subsanable en estos casos: “la organización se ha intentado poner en contacto con la administración, por correo electrónico, por vía telefónica y de manera presencial en múltiples ocasiones, sin obtener ningún resultado”. Así lo expresaban en su comunicado y aludían a una serie de promesas por parte de la concejalía de Cultura comandada por Glòria Tello que están en marcha: la creación de un convenio con los festivales urbanos para agilizar trámites y mejorar la comunicación en estos casos.

Desde ese departamento se les recordaba que contaban con su aprobación desde hacía tiempo, más allá de los informes correspondiente a materias jurídicas y de seguridad que siempre se alcanzan con proximidad al evento. Una cercanía que se relaciona con un protocolo normalizado para la Administración, pero que genera tensión entre promotores privados (con o sin ánimo de lucro, como es el caso de Benimaclet Confusión). La intención por parte del área delegada de Cultura es la de generar ese convenio y asumir interlocución con otras concejalías implicadas –como la de Comercio y Espacio Público–, pero por el momento esa idea se trabaja y la figura de intermediación no es una realidad. Eso sí, es voluntad del Ayuntamiento generarla.

Benimaclet Confusión interpreta la situación vivida durante los últimos días y la incomunicación como “una falta de respeto” para un evento “creado por y para le gente, sin ánimo de lucro y sin algún intercambio de dinero”. Un festival que durante los últimos años ha demostrado que “el uso del espacio público se vuelve imprescindible como lugar de encuentro” y para el que esos permisos son cruciales para la puesta en marcha de buena parte de sus espectáculos, actividades y talleres. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email