X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

PLATO DE LA SEMANA

Cordero con limón, sumac, algarroba y menta en Lienzo

La cocina de María José Martínez es cada vez más libre, más sólida, más memorable

Por | 11/10/2019 | 1 min, 23 seg

Debía una visita a Lienzo desde hacía demasiado tiempo. Nos pasa a veces que el trato a través de las redes sociales nos da una ilusoria sensación de cercanía, pero no. Hay que volver más a menudo. Sobre todo después de esta comida, en la que percibí una propuesta más que consolidada y comprometida. Compromiso con su familia y sus raíces, con el respeto por la naturaleza y con sus principios. Qué lujo que tengamos mujeres y cocineras así.

 Hubo muchos platos para recordar. El cangrejo azul que se han propuesto exterminar de la Albufera, el ya clásico e imprescindible calamar a baja temperatura o esa obra de arte hecha postre que María José o Juanjo dibujan en la mesa ante la atónita mirada del comensal.  Pero en la vida hay que elegir, y este plato de cordero fue uno de los que me llevé en la memoria.

"El cordero lo ponemos en salmuera durante tres horas y luego lo cocinamos a baja temperatura con limón negro y sumac. Hacemos cuello de cordero, lo marcamos en la plancha y preparamos una demi-glace de cordero, le añadimos una espuma de algarroba con gelatina y un gel de hierbabuena. También ponemos un punto de mantequilla de algarroba que hacemos con inulina", explica la cocinera. 

Pues eso, que hay que volver. 

Comenta este artículo en
next