GRUPO PLAZA

el nuevo alcalde se inclina por el autobús

Bogotá reconsidera el millonario proyecto ferroviario de Torrescamara, Stadler y FGV

El departamento de Cundinamarca anunció la licitación de una línea de tranvía por 800 millones de euros para el primer trimestre de este año, pero el alcalde de la capital manifiesta sus dudas sobre el tranvía diseñado por las firmas valencianas

14/03/2016 - 

VALENCIA. El cambio político en Bogotá amenaza la ambiciosa red ferroviaria de Torrescamara, FGV Stadler -antes Vossloh España- para la capital colombiana. Las empresas valencianas diseñaron las dos líneas de tranvía que contempla la infraestructura y optan ahora al jugoso contrato para su construcción y gestión. Sin embargo, el nuevo alcalde de la ciudad, Enrique Peñalosa, no parece ver con buenos ojos el proyecto, según sus últimas declaraciones públicas al respecto.

Peñalosa manifestó que el anterior gobierno local, comandado por Gustavo Petro, impulsó el proyecto sin realizar "ningún estudio" de viabilidad, por lo que ha encargado informes que comparen la red de tranvía prevista y con una alternativa, provista de una vía exclusiva de autobús -allí denominada Transmilenio- dotada a su vez de una senda ciclista. Este proyecto sustitutivo costaría "la mitad", según el dirigente.

A la espera de que los estudios encargados determinen qué proyecto es el más eficiente, Peñalosa no esconde que se inclina por los autobuses para conectar Bogotá con los municipios de Facatativá y Soacha -las rutas ferroviarias previstas-. "Son unos juguetes muy lindos los tranvías, son carísimos, hacen menos que los buses y cuestan más", ha llegado a afirmar el dirigente a los medios locales.

Preguntadas al respecto, fuentes de Torrescamara explican a Valencia Plaza que no han recibido ningún tipo de comunicación oficial que altere la hoja de ruta prevista, de modo que cuentan con que Bogotá licitará la red de tranvía que aspiran a construir y gestionar.

Las mismas fuentes, por contra, sí añaden que el proyecto sufrirá retrasos respecto a lo previsto "por motivos económicos". "Están ajustando mucho los presupuestos por cuestiones como la caída del precio del petróleo o la devaluación de la moneda", concretan.

Choque entre administraciones

La postura del alcalde Peñalosa choca con el reciente anuncio del secretario de Movilidad del departamento de Cundinamarca, Andrés Díaz, que tras las elecciones dio por desbloqueada la licitación de una de las dos líneas. Según explicó, se trataba de la prevista para conectar Bogotá con Facatativá, que vería la luz -como tarde- el primer trimestre del presente 2016. 

Dicho contrato tendría un coste de 2,5 billones de pesos -al cambio, más de 800 millones de euros-. Fuentes de Torrescámara exolicaron entonces que la cantidad por la que se licitaría la segunda línea sería similar, lo que elevaría el total de la red a alrededor de 1.600 euros, muy por encima de los 900 anunciados cuando se presentó el proyecto en un principio.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email