GRUPO PLAZA

Los planes para la línea Buñol-València: mejorar la regularidad y electrificar la vía

24/12/2021 - 

VALÈNCIA (EFE/Inmaculada Martínez). Adif tiene en marcha obras para la línea Buñol-València que consisten en mejorar las prestaciones para incrementar la regularidad, renovar el tramo Buñol-Utiel, la duplicación de vía entre València-Sant Isidre-Buñol y la electrificación del tramo completo.

Las obras en marcha y los proyectos pendientes

La empresa pública de infraestructuras ferroviarias destina una inversión de 4,4 millones de euros, IVA incluido (obra y mantenimiento), para dotar de cobertura de sistema GSM-R (sistema de comunicación que le permite al maquinista estar en contacto permanente con el Centro de Control de Tráfico, CTT) en la totalidad de la línea de Cercanías C-3, de 85 kilómetros de longitud.

Con esta inversión, cuyas obras están en marcha, se pretende mejorar las prestaciones para incrementar la regularidad, así como agilizar las operaciones de gestión y la optimización de la circulación ferroviaria, según ha informado Adif a EFE.

Además, desde abril de este año están en servicio las instalaciones de CMS (Control, Mando y Señalización) para la sustitución del bloqueo telefónico por BLAU (Bloqueo de liberación automática en vía única) del tramo de Buñol a Utiel.

Esta actuación ha supuesto una inversión de 6,28 millones, IVA incluido, y tiene la ventaja de un mayor aprovechamiento de la capacidad y la fiabilidad de la vía.

Los planes para esta línea C-3 incluyen la redacción del proyecto para la renovación de vía del tramo Buñol-Utiel, con un presupuesto de adjudicación de 1,01 millones, IVA incluido, y un plazo de ejecución de 15 meses.

La redacción del proyecto se inició en junio y este incluye el tratamiento de la plataforma, drenaje y estructuras existentes, adaptación de los gálibos y la renovación de traviesas, carril y balasto.

Asimismo, hace poco se ha licitado la redacción del proyecto del estudio funcional para la tramitación ambiental de la duplicación de vía en el tramo València-Sant Isidre-Buñol, con un presupuesto de licitación de 995.532 euros (IVA incluido), y un plazo previsto para la redacción del estudio de 24 meses.

Por otra parte, se está realizando un anteproyecto de electrificación para el tramo completo València-Buñol-Utiel, y actualmente se está elaborando un estudio de alternativas de electrificación de esta línea (sistema 3 kV C.C. o 25 kV C.A). Una vez esté finalizado el anteproyecto se dará paso a la redacción de los proyectos.

Deficiencias según los usuarios

La plataforma Indignats amb Renfe señala varias deficiencias de la línea de Cercanías C-3 València-Utiel en un informe elaborado a partir de las informaciones recogidas por este colectivo.

La maquinaria que se usa en esta línea es diésel de hace 40 o 45 años en Cercanías y tres o cuatro años menos en Media Distancia, por lo que la edad media de los trenes es de cuarenta años.

“A causa de ello, los trenes son muy ruidosos, incómodos y poco sanos por los humos de los motores que a veces entran en la zona de viajeros”, han denunciado en declaraciones a EFE.

Ningún tren está adaptado a personas con movilidad reducida, si bien se están realizando actuaciones de eliminación de barreras arquitectónicas en los andenes de las estaciones, pero como los trenes no están adaptados, las limitaciones persisten.

Desde las obras de acceso de la línea de alta velocidad Madrid-València entre 2008 y 2016, el tren tiene una parada más, Font de Sant Lluís, que implica quince minutos más de trayecto. Hay un túnel construido de Sant Isidre a València pero la boca de salida no está terminada y no se puede utilizar.

La velocidad es baja, de unos 35,5 km/hora: así la duración del viaje hasta Buñol (36 km) puede costar, en condiciones normales, desde una hora y un minuto a una hora y 13 minutos; y a Utiel (71 km), entre una hora y 51 minutos y dos horas y un minuto.

Las cancelaciones repentinas de trenes son más frecuentes que en el resto de líneas, debido a la falta de personal (maquinistas, de mantenimiento, personal auxiliar en las estaciones) y la antigüedad de la maquinaria (averías y poca comodidad).

Se añade la duración del viaje y los precios de los billetes, con bonos de solo un mes de vigencia. El número de viajeros no ha parado de caer y los ciudadanos acaban por optar por el coche particular, contribuyendo de este modo a empeorar el tráfico, aumento de los atascos y emisiones de gases de efecto invernadero.

La plataforma reclama un servicio de Cercanías de calidad para que los usuarios decidan viajar en tren como medio de transporte seguro, fiable y sostenible.

La línea C-3 atraviesa los municipios de València, Xirivella, Aldaia, Cheste, Chiva, Buñol, Siete Aguas, Requena y Utiel. Dispone de 16 paradas, entre las cuales hay unos 80 km de vía única no electrificada, que implica compartir la misma vía para ir y volver.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email