X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Top doce

Ricard Camarena

Ricard Camarena

Se nos acaban los elogios para Ricard Camarena (y Mari Carmen Bañuls, que nada de esto sería posible sin ella) pero es que el de Barx parece no tener techo; yo a veces no puedo evitar preguntarme… ¿Este tío tiene un plan? 

Pues más bien diría que no: que sencillamente va tocando la partitura que la vida le va regalando, un poco como aquel Be Bop de Dizzy Gillespie. Digo lo del techo porque este ha sido el año de su Premio Nacional de Gastronomía, que otorga anualmente la Real Academia de Gastronomía y que es, sin duda, el galardón más respetado en un sector no muy dado a regalar mimos.

Identidad. Nació músico pero se nos hizo mayor armonizando platos; quizá no sea tan diferente una cosa de la otra. Él siempre ha sido un cocinero con los pies en la tierra y la cabeza en el futuro y así lo demuestra su oferta gastronómica: el Canalla Bistro, Habitual y Central Bar en València y una sucursal del Canalla Bistro en Platea Madrid. Proyectos muy diferentes pero con una idea común: una identidad poderosa y la certeza de que uno sabe a lo que va cuando va (desacierto muy común en tantos restaurantes) y eso tiene un nombre. Personalidad.

Cocina. Última visita, el 7 de noviembre; la experiencia Ricard Camarena Restaurant ya lo sitúa, y vamos a ser claros, como uno de los grandes restaurantes creativos de España. Camarena, Quique, Aponiente, Aduriz, Nerua, Disfrutar o DiverXo… no son tantos los que andan su propio camino en este presente poliédrico y fascinante pero Ricard ha encontrado su lenguaje: mirar de una manera diferente a la huerta, y verduras y hortalizas que (muchos) veíamos como aburridas, pues no lo son. Una propuesta donde la temporalidad es religión y que ha dinamitado, para bien, la relación entre el restaurante, el productor y la tierra.

Discurso. Sabor, nitidez y temporada. El de Barx no olvida nunca que lo que quiere el comensal es divertirse y por eso sus platos no olvidan nunca esa premisa: emocionar con su sabor. Yo no olvidaré nunca su gamba roja al ajillo con habitas y hierbabuena.


¿Qué puedo encontrar?

  • Vinos

  • Creativa

  • Menú

¿Qué pido?

El menú que quieran, pero déjense llevar por las excelentes armonías vitivinícolas de David Rabasa y Marta de Castro