GRUPO PLAZA

Un auditor defiende la solvencia de Libertas 7 para asumir pagos a Banco de Valencia

24/03/2021 - 

VALÈNCIA (EFE). El auditor Luis Caruana, socio de Caruana & Asociados, ha asegurado en la Audiencia Nacional que Libertas podía haber asumido sus compromisos de deuda con Banco de Valencia sin necesidad de la dación en pago hecha a instancias del FROB, ya que sus vencimientos eran escalonados.

En la sección tercera de la sala de lo penal se celebra el juicio por la presunta refinanciación continuada de las pólizas y préstamos de Libertas -que habrían causado al banco un perjuicio de 13,5 millones-, hechos por los que el exconsejero delegado de la entidad, Domingo Parra, alcanzó un acuerdo de conformidad y aceptó 1 año y 7 meses de prisión por administración desleal.

Además de a Parra, la fiscalía acusa a la consejera delegada del grupo Libertas 7 Agnes Noguera -entonces también en el consejo de Banco de Valencia-, para quien el Ministerio Público solicita tres años de prisión por el mismo delito.

Para Anticorrupción, Parra -consejero además de Libertas 7- y Noguera dieron de forma continuada un "trato preferente, de valor" y dispusieron de fondos de Banco de Valencia por un importe de 65 millones de euros mediante la "refinanciación continuada" de seis pólizas y préstamos, desde finales de 2006 a 2012.

Los fondos dispuestos y no devueltos superaron los 61 millones de euros; para su resarcimiento, los nuevos administradores del FROB y Noguera acordaron una dación en pago con los activos de Libertas 7, aunque no fue suficiente y la entidad sufrió un perjuicio de 13,5 millones.

El auditor Luis Caruana, que ha declarado como testigo, ha explicado a la Sala que aunque "no se puede saber con exactitud", dado el conjunto de activos de Libertas "todo indica que podía haber continuado su actividad y haber asumido sus compromisos de deuda".

Caruana ha validado las cuentas de Libertas 7, que reflejaban la imagen fiel de la entidad, "una empresa acreditada y solvente, con resultados positivos en sucesivos ejercicios", así como las pólizas y préstamos que Banco de Valencia le concedió, todas las cuales cumplían con la normativa.

En 2011, ha reconocido, sufrió una caída de patrimonio porque el valor de algunas inversiones "hubo que deteriorarlo", pero aún así seguía manteniendo un patrimonio próximo a 200 millones de euros.

Todo, ha explicado Caruana, se hizo de acuerdo con el equipo financiero de Libertas, y con los auditores internos de la sociedad, y desde la firma auditora no se presentó ninguna objeción a ninguna operación.

También ha declarado hoy como testigo el presidente del Consejo de Cámaras de la Comunidad Valenciana, José Vicente Morata, que en 2012 fue designado por el FROB como administrador de Banco de Valencia.

Morata ha relatado que su papel fue el de "tratar de poner tranquilidad, para evitar el pánico y evitarlo a clientes y empresas que trabajaban con el banco".

Su trabajo, ha explicado, no consistía en saber "todo el procedimiento", y la dación en pago realizada a instancias del FROB "fue una operación de una empresa conocida en Valencia, que se aprobó porque todo venía perfectamente visado por el organismo".

El que fuera director general adjunto del Banco de Valencia, Jesús Sancho-Tello, que procedía de Bancaja, ha declarado asimismo como testigo, y ha achacado a la crisis financiera iniciada en 2008 el deterioro de los activos de Banco de Valencia, algo generalizado en el sector.

Sancho-Tello ha defendido las decisiones que se adoptaron en el banco, que a veces hay que adoptar "de un día para otro", y ha destacado que se redujeron posiciones de inversión en los préstamos promotores. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email