GRUPO PLAZA

El Ayuntamiento de València hará un estudio para aplicar el veto a bloques de apartamentos

14/07/2021 - 

VALÈNCIA. Casi cuatro meses han pasado desde que la concejala de Vivienda de València, Isa Lozano, anunciara la puesta en marcha de una moratoria de dos años a la implantación de bloques exclusivos de pisos turísticos en 37 barrios de toda la ciudad. Una medida que todavía no se ha aplicado porque, con carácter previo, requiere de un estudio de la incidencia de los cambios de uso. Tarea en la que se encuentra ahora inmerso el departamento que dirige Lozano.

Así pues, la concejalía ultima un estudio técnico acerca de la transformación de bloques enteros de viviendas al uso turístico en la capital del Túria. Con ello se pretende conocer en qué zonas de València se está produciendo más este fenómeno, que a la postre acaba por reducir la oferta de vivienda y, en último término, expulsando a vecinos de los barrios, según la propia edil del ramo.

La moratoria inicial planteada por Lozano el pasado mes de marzo supone suspender la tramitación y el otorgamiento de las licencias y declaraciones responsables de obras y actividades para la implantación de nuevos apartamentos turísticos en régimen de explotación hotelera en edificios de uso exclusivo durante dos años. Una medida que se pretendía aplicar a las áreas con calificación urbanística de Ensanche y también de Centro Histórico Protegido, excepto aquellas zonas con un Plan Especial -Cabanyal y Ciutat Vella-.

Sin embargo, el anuncio se topó con algunas dudas jurídicas por parte de la concejalía de Urbanismo, que dirige Sandra Gómez, sobre la viabilidad de la medida en el caso de aplicarse sin fundamentación suficiente. De ahí que ambos departamentos decidieran, antes que nada, llevar a cabo este estudio para detallar cuál es la situación de la ciudad en lo que se refiere a la conversión de edificios completos de viviendas a pisos turísticos. Y a partir de ahí, aplicar la medida en aquellas áreas más tensionadas.

"Con ese estudio, que estamos concluyendo, haremos una propuesta a Urbanismo de cara a que se pueda decretar esa moratoria de dos años. Tiempo suficiente para que en Urbanismo se pueda estudiar en profundidad la realidad de la ciudad de València y se puedan hacer las modificaciones correspondientes en el Plan General para proteger el uso residencial frente a los usos terciarios", explica la concejala de Vivienda en este sentido.

Así pues, la moratoria no es más que una herramienta transitoria que permitiría al Ayuntamiento de València disponer de tiempo para llevar a cabo una modificación definitiva de las normas urbanísticas del Plan General de Ordenación Urbana incluyendo el veto a los bloques exclusivos de pisos turísticos en determinadas áreas. Una prohibición que se sumaría a la que ya recoge el propio PGOU respecto a las viviendas de uso turístico: ahora mismo, este tipo de uso se circunscribe a bloques exclusivos o, en edificios mixtos, a las plantas bajas y primera planta y siempre por debajo de un uso residencial.

"Pensamos que este es el momento de utilizar la herramienta más potente que tenemos como administración local en este caso, como es el PGOU , para prevenir situaciones futuras de más presión de usos terciarios en edificios que hasta ahora han tenido uso residencial y que han estado habitados por vecinos y vecinas, que están viviendo ya procesos de desahucio y de acoso inmobiliario", insiste Lozano sobre esto. 

"Queremos hacer esa labor de prevención para no llegar a un punto que sea insostenible en nuestra ciudad", explica la edil. Y es que, mientras está en ciernes la nueva restricción, los bloques exclusivos de pisos turísticos continúan proliferando en el Cap i Casal. El Ayuntamiento de València continúa tramitando licencias solicitadas por empresas y grupos de inversión para convertir edificios enteros en bloques para apartamentos turísticos.

Un ejemplo, como publicó Valencia Plaza, se puede ver en la céntrica calle de Russafa, en una ubicación muy próxima a la calle de Colón y a la Plaza de Toros de València. Allí el servicio de Actividades del Ayuntamiento tramita, en cumplimiento de la regulación vigente, el proyecto de un edificio de apartamentos turísticos que se pretende ubicar en el número 22 de la mencionada vía, que estaría afectada por el veto temporal.

El Ayuntamiento de València ha recibido más de una quincena de solicitudes de licencias turísticas desde que se anunciara la moratoria, según muestra el listado de expedientes abiertos desde entonces en la concejalía de Urbanismo y que están relacionados con permisos para el cambio de uso o para la construcción de apartamentos turísticos, muchos de ellos para edificios completos de viviendas turísticas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme