GRUPO PLAZA

fiestas y movilidad

Se acabó el cachondeo: Pere Fuset mete en vereda a las carpas falleras

El concejal de Fiestas anuncia la puesta en marcha de un plan de normalización de las carpas; la carpa de Convento Jerusalén queda expulsada de la calle Xàtiva

28/12/2016 - 

VALENCIA. El 14 de marzo de 2007 un médico valenciano sufrió un infarto. Conocedor de los síntomas, le dijo a un familiar que le llevara al hospital Peset Aleixandre, que se encontraba a diez minutos de su casa, a menos de un kilómetro. Más de una hora después de salir de casa fueron los médicos de un centro de salud que se hallaba a mitad camino los que certificaron su muerte. Había fallecido atrapado en el caos circulatorio que suponen las Fallas. Las carpas le impidieron circular con normalidad. La tragedia, por la que sería condenado el Ayuntamiento de Valencia años después, llegó al Síndic de Greuges, órgano que le remitió la información al consistorio en 2008 exigiendo un cambio en la normativa. Si lo hubo, fue como si no existiera. 

En 2015 las Fallas cortaron 720 tramos de 400 calles de la ciudad de Valencia. Se instalaron unas 240 carpas de sendas comisiones desde el día 5 de marzo. En 2016, con el nuevo gobierno municipal de Joan Ribó, la instalación se retrasó al día 8 y el número fue ligeramente menor. Las rebajas siguen. El año que viene las carpas sólo se podrán instalar a partir del día 9 y, en el caso de que afecten al paso de los vehículos de la EMT, su colocación será a partir del día 10 de marzo.

El concejal Pere Fuset ha decidido meter en vereda las carpas falleras, uno de los mayores excesos de las fiestas y que más críticas han generado en los últimos años. El objetivo final de la nueva normativa es reducir las molestias y facilitar la circulación de los vehículos de emergencia. El nuevo reglamento se ha hecho en colaboración y coordinación con la concejalía de Movilidad Sostenible, de Giuseppe Grezzi y es uno de los grandes frentes de batalla de cara a conseguir unas fiestas más amables con la ciudadanía.

Cultura Festiva, que es el nombre oficial de la Concejalía, ha decidido ser estricta que no inflexible, y así se anunció este miércoles que se podrá estudiar algunos casos particulares y, de manera extraordinaria, se podrá otorgar licencias el día 8 si la carpa se instala en calles sin afección a la circulación de vehículos o en solares municipales, de manera que tengan menos impacto en la ciudad. 

Y también al contrario, se podrá posponer la licencia hasta el día 14 (coincidiendo con la plantà de los monumentos) en aquellas carpas que generan especiales problemas de circulación para las líneas de la EMT en puntos estratégicos de la ciudad. En concreto se trata de las comisiones que ubican las carpas en las calles Barón de Cárcer, Brasil y Castán Tobeñas. Si bien desde Movilidad se había reclamado la supresión de estas carpas, desde la concejalía de Fuset se ha optado por aplazar su instalación a la fecha de la plantà, como ya sucede en Islas Canarias. Porque una cosa es poner orden, y otra imponerlo.

La carpa de Convento Jerusalén fuera de la calle Xàtiva

La propuesta de Cultura Festiva incluye actuaciones singulares como la reubicación de las carpas de Corona y Mercado Central, o la decisión quizás más significativa, la de expulsar de la calle Xàtiva la famosa carpa de la falla de Especial Convento Jerusalén. Desde el Consistorio se ha explicado que dicha carpa "ya no estará localizada en ese punto, ya que ocupaba una vía rápida y según las ordenanzas municipales que hacen referencia a la seguridad no está permitido que se dé esta circunstancia". El propio Fuset explicó que a Valencia Plaza que "era una temeridad que en una vía de escape como ésta se permitiera esta excepción". Así pues se decidió atender a la petición de Movilidad si bien, según reveló Fuset, se le había comunicado con anterioridad a la comisión de Convento Jerusalén donde fueron comprensivos.

"Desde el Ayuntamiento hemos hecho una labor importante de evaluación en profundidad de la situación de las carpas en la ciudad", indicó Fuset. "Con el análisis ya realizado ahora podemos actuar, siempre desde el sentido común y buscando ante todo conciliar los intereses de todas las partes. Hay que caminar hacia la limitación de la ocupación del espacio público por parte de las carpas en los próximos años, siempre desde el diálogo con todos los colectivos implicados, como ya hemos hecho este año. Las Fallas deben ser las fiestas de todos, no sólo de los falleros, y hay que tender a la sostenibilidad y la convivencia", concluyó.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email