GRUPO PLAZA

AVA alerta que la crisis de las hortalizas "arrastra al tomate valenciano"

4/08/2021 - 

VALÈNCIA (EP). La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) alerta que la grave crisis que atraviesan los productores de hortalizas por la falta de turistas y por las importaciones es de tal magnitud que "incluso se ha llevado por delante al tomate valenciano", que venía disfrutando de una rentabilidad durante las últimas campañas debido a su apreciada calidad.

En un comunicado, denuncia que este cultivo autóctono trunca su excelente rentabilidad tras hundirse a la mitad el precio en campo y multiplicarse por cinco al consumidor: "Tanto es así, que los precios a pie de campo se han hundido a la mitad respecto a años anteriores, situándose en términos generales entre los 0,5-0,6 euros por kilo frente a las cotizaciones por encima del euro que eran habituales años atrás".

Como causa del desplome de los precios en origen, AVA apunta al incremento de las importaciones de tomates procedentes de países terceros como Marruecos --"el reino alauí ha exportado 518.189 toneladas, un 12% más que la campaña pasada"-- en un contexto caracterizado por una menor demanda a causa de la pandemia, que disminuye la llegada de turistas y el consumo en la restauración nacional, principal destino del tomate valenciano.

"Mientras los agricultores han sufrido una brutal bajada de sus ingresos, los precios del tomate valenciano se multiplican por cinco en los supermercados, pasando de 0,5-0,6 €/kg en origen a más de 2,5 €/kg en destino", advierte, lo que demuestra a su juicio la necesidad de legislar sobre la cadena alimentaria.

La zona productora de El Perelló y otros términos de La Ribera, en la provincia de Valencia, finaliza actualmente la recolección de sus últimas parcelas, mientras que restan por recolectar partidas más tardías en otras comarcas que han apostado por mantener esta hortaliza emblemática e icónica de la ensalada valenciana.

En este escenario, los productores lamentan la incidencia de la Tuta absoluta, una plaga de origen foráneo que ha causado "importantes mermas de cosecha", por lo que instan a la Conselleria de Agricultura a subvencionar la lucha biológica a través de la suelta de depredadores naturales eficaces.

Como presidente de la entidad, Cristóbal Aguado denuncia la "desastrosa" marcha de la temporada en la huerta valenciana: "Cuando aún resuenan los tractores destrozando las cosechas de cebollas y patatas, porque los precios que se ofrecían a los agricultores ni siquiera permitían cubrir los costes de recolección, ahora nos encontramos con otra mala noticia. El tomate valenciano, una de nuestras señas de identidad que se había convertido en una alternativa de cultivo con una rentabilidad estable, también se ve arrastrado por el mal comportamiento de los mercados".

Esta situación, en su opinión, debería ser algo puntual y no repetirse cuando la pandemia remita, porque "es evidente que el tomate valenciano presenta una clara diferenciación respecto a otras variedades de tomates tanto en calidad como en textura y sabor, unas particularidades que deben tener su justa compensación en el mercado."

La sandía, cultivo "residual"

A esto se suma que los precios de la sandía se han situado por debajo de los costes de producción, bajando en líneas generales hasta los 0,1-0,15 €/kg: "La sandía era un cultivo característico de la agricultura valenciana, pero su ruinosa rentabilidad a lo largo de los últimos años lo ha ido relegando a un papel prácticamente residual".

"Es lo que sucede cuando los agricultores se hartan de perder dinero campaña tras campaña --lamenta Aguado--. Si los políticos siguen haciendo oídos sordos y no actúan en defensa del sector agrario, cada vez habrá más campos baldíos en la huerta valenciana y, donde antes había sandías, melones o pimientos, no habrá nada ni nadie que lo cultive".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email