X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

El tranvía valenciano para Bogotá resucita como proyecto estrella tras una legislatura en blanco

4/02/2019 - 

VALÈNCIA. La semana pasada Cundinamarca -la extensa región colombiana que rodea Bogotá- comunicó la adjudicación a la multinacional Ardanuy Ingeniería de la supervisión de los estudios y diseños del Regiotram, el esperado proyecto que prevé unir mediante tranvía la capital de Colombia con los municipios ubicados al este de la urbe.

La adjudicación, según detallan a Valencia Plaza fuentes conocedoras de la iniciativa -impulsada como iniciativa privada por el consorcio de empresas valencianas Torrescamara, Stadler y FGV- supone un avance importante para su desarrollo, ya que se trata de la firma ingeniería elegida para ultimar el proyecto y sacarlo a licitación.

Cundinamarca, con el gobernador Jorge Emilio Rey (del Partido Cambio Radical) al frente de la administración, ha sido la principal valedora del proyecto ferroviario en la presente legislatura frente a un alcalde de la ciudad, Enrique Peñalosa (del Partido Liberal Colombiano), más partidario de reforzar el servicio de autobús de media distancia Transmilenio. No obstante, de un tiempo a esta parte reina la sintonía para el desarrollo de del tranvía, según las mismas fuentes.

Las administraciones colombianas tienen ya la mirada puesta en las próximas elecciones locales y regionales, previstas para el próximo mes de octubre, y el problema de la movilidad en la ciudad se ha situado con fuerza en el centro del debate de cara a los comicios.

Pese a contar con una masa de población de más de nueve millones de habitantes entre Bogotá y sus alrededores, la capital no dispone ni de metro ni de tranvía, y arrastra durante décadas una estructura de transporte centrada en el autobús. Los grandes atascos, allí denominados trancones, son el pan de cada día para los bogotanos.

En este contexto las administraciones colombianas tomaron recientemente dos medidas importantes para reactivar el proyecto dormido del tranvía: por un lado facilitar los fondos para llevar a cabo su desarrollo con el anuncio del ya expresidente Juan Manuel Santos el año pasado de financiar dos tercios de la iniciativa. Por otro, la de comprar al consorcio valenciano el proyecto privado para que las administraciones asuman de forma directa su desarrollo y no tengan que desarrollar uno nuevo.

El próximo paso es la licitación del proyecto, un reto que la alianza valenciana aguarda con expectación más de cinco años después de presentar su iniciativa. Su objetivo es concurrir a la misma, de modo que aguarda expectante a ver cómo se estructuran los contratos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email