GRUPO PLAZA

agenda financiera semanal

Todas las miradas están puestas ahora en la reunión del BCE

7/06/2022 - 

MADRID. Los datos positivos de Estados Unidos ayudaron la semana pasada a reducir la preocupación en torno al crecimiento. Además, los miembros de la Reserva Federal norteamericana (FED) siguen mostrando una actitud hawkish. Los tipos de interés en Estados Unidos subieron notablemente, lo que favoreció al dólar y provocó la caída de la mayoría de las divisas. Las principales excepciones fueron las monedas de los países exportadores de materias primas, incluidos algunos latinoamericanos, que se vieron favorecidos por la continua fortaleza de los precios de las mismas.

La mayor parte de los movimientos del mercado de divisas fueron discretos, ya que los traders están a la espera de dos semanas cruciales por las reuniones de los bancos centrales. En primer lugar, el Banco Central Europeo (BCE) se reunirá el jueves y los mercados esperan que la institución de un paso más en su postura hawkish. La cuestión ahora no es si subirá o no (será en julio), sino cuánto subirán los tipos en cada reunión después de la de junio. Los datos de la inflación estadounidense de mayo, que se publicarán el viernes, serán las últimas cifras clave antes de la reunión de la FED de la semana siguiente.

Perspectivas de las principales monedas

Euro

El BCE anunciará este jueves el fin de la flexibilización cuantitativa a principios de julio, allanando el camino para su primera subida desde 2011 en la reunión de ese mes. El principal interrogante es si esa subida será de 25 o 50 puntos básicos, y esperamos que la rueda de prensa posterior a la reunión se centre directamente en ello. El BCE también publicará sus previsiones revisadas de crecimiento e inflación, pero dado el mal historial de la institución en este ámbito, los mercados seguramente no las tendrán en cuenta.

Esperamos que Lagarde se arriesgue el jueves y ponga todas las opciones sobre la mesa para la reunión de julio. Teniendo en cuenta las expectativas actuales (una posibilidad entre tres de que se produzca una subida de 50 puntos básicos en julio), esto debería favorecer a la moneda común, ya que las expectativas de subidas del BCE siguen siendo al alza en toda la curva.

Dólar estadounidense

El sólido informe de nóminas de Estados Unidos parece ratificar las optimistas perspectivas sobre la economía estadounidense que se desprendían del Libro Beige de la FED un par de días antes. Se sigue creando empleo a un ritmo bastante rápido, la economía está operando en el pleno empleo o incluso por encima de él y aunque los salarios están subiendo, no siguen el ritmo de la inflación. Con unos tipos de interés todavía muy por debajo de la inflación y sin ningún indicio de endurecimiento fiscal por parte de Washington, seguimos pensando que es muy poco probable que se produzca una recesión a corto plazo.

Aunque la reunión del BCE centrará la atención de esta semana, el informe de la inflación del viernes será importante para ver si la inflación subyacente sigue estabilizándose en torno al nivel del 6%, lo que sería una noticia muy poco grata para la Reserva Federal.

Libra esterlina

En una semana más corta de lo habitual en Reino Unido por los festivos del Jubileo de Platino de la reina Isabel II, la libra esterlina tuvo un rendimiento muy bajo. No hubo datos importantes ni acontecimientos políticos que justificaran este movimiento un tanto desconcertante. La libra esterlina sigue estando históricamente barata y el posicionamiento de los traders parece cada vez más tenso, ya que ha habido una acumulación de posiciones cortas en la libra.

La apuesta por una libra más baja parece depender en buena medida de que el Banco de Inglaterra se muestre dovish (que adopte una postura moderada) y desafíe las expectativas del mercado de subir los tipos de interés en cada reunión hasta 2023. Cualquier atisbo de que el Comité de Política Monetaria se muestre hawkish (más agresivo en su postura) podría provocar una fuerte apreciación de la libra, a la que vemos como la divisa más infravalorada del G10.

Enrique Díaz-Álvarez es director de Riesgos de Ebury

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme