GRUPO PLAZA

La concejal Picó (Cs) se lía y rechaza condenar el franquismo

20/10/2017 - 

VALÈNCIA. Ocurrió en la comisión de Desarrollo Humano, Educación, Juventud, Deportes y Cultura del Ayuntamiento de València. El organismo, de carácter interno, donde se deciden las cuestiones relacionadas con esta área, se reunía por la mañana en las oficinas de Tabacalera. En el orden del día estaban sobre la mesa dos mociones. Por un lado una, hábil, presentada por el concejal del PP, Félix Crespo; por el otro, otra, igualmente hábil, impulsada por Compromís e ideada por el regidor de Cultura Festiva, Pere Fuset.

La de Crespo solicitaba que el Ayuntamiento de València ayudara a las 14 comisiones falleras que se han visto obligadas a cambiar de nombre por la Ley de Memoria Histórica, que modificó el callejero de la ciudad, y pedía una reserva de 50.000 euros en el presupuesto de este año. La de Compromís iba en la misma línea con sólo dos salvedades: por un lado señalaba que la ayuda se daría de acuerdo al presupuesto del año que viene “porque ahora mismo ninguna falla iba a cambiar su nombre”, y por el otro incluía una condena al franquismo y lo que supuso la dictadura.

La existencia de una doble moción con un mismo objetivo le daba al PP la oportunidad perfecta para no apoyar la moción de Compromís. Si bien se podría apuntar, como así hizo Fuset, que el PP no había apoyado una moción que condenaba el franquismo, la formación popular, representada por Cristóbal Grau, podía aducir que no daban su voto a favor porque ellos habían lanzado su propia propuesta y querían que este año se reservaran ya 50.000 euros.

¿Por qué Ciudadanos votó en contra?

Y en esas, la concejala Amparo Picó, de Ciudadanos, se lió y la lió. Tal y como insistieron desde la formación naranja, en su partido “por supuesto” que condenan el franquismo. Pero la concejal, cuya única obsesión era que la ayuda se concediera este año, sin parar en mientes, votó en contra sin percatarse de que con su negativa lograba sólo dos cosas: no condenar el franquismo y manifestarse en contra de dar una ayuda a las comisiones. Con un agravante: ella no podía exhibir su propia moción ni presumir de alternativas.

Aunque por la tarde desde Ciudadanos estuvieron intentando explicar el error, lo que quedó tras la sesión de la comisión de Cultura es que el partido de Albert Rivera no había apoyado una condena el franquismo; por error o inexperiencia, pero no la había hecho. Y, por si fuera poco, se había opuesto a ayudar a las comisiones falleras. Todo un sinsentido ante el que no sabían qué explicación dar en el grupo municipal que lidera Fernando Giner porque la respuesta era casi peor que el silencio.

La moción de Compromís, por cierto, se aprobó y el año que viene las 14 comisiones falleras afectadas por el cambio de nombre, entre las que se encuentra la de la vicepresidenta Mónica Oltra, recibirán una ayuda para realizar las modificaciones necesarias.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email