X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

cómic

Sento Llobell: el maestro se jubila... un poco

Hace poco se rompió un brazo, pero como buen profesional, lo hizo dos días después de entregar. Y es que Sento Llobell es un señor formal, aunque haya dedicado su vida a los tebeos. Su padre pensaba que eso no era un arte suficientemente 'elevado', así que él, con su elegante trazo, lo elevó

17/03/2019 - 

VALÈNCIA.-La casa de Sento Llobell se encuentra en la falda del Castillo Romano de Sagunto, lejos del mundanal ruido. Desde su terraza se puede ver la sierra Calderona y desde muchas de sus ventanas, el mar Mediterráneo. Es como si hubiera previsto hace años dónde quiere estar a partir de agosto, momento en el que se jubilará. Sento se ha despedido de los encargos y la vida frenética del dibujante por la puerta grande: haciendo un libro de historietas para el bicentenario del Museo del Prado. En este momento vital, toca echar la vista atrás y pensar con detenimiento sus cuarenta años de carrera, que han dejado un buen puñado de obras para el recuerdo. El dibujante recibe en su estudio a Plaza, entre cajas etiquetadas con su significativa tipografía, con un brazo en cabestrillo y la honestidad y humildad que le viene de serie y que han impregnado todos sus cómics.

— Lo primero de todo es la salud, ¿qué tal su brazo?

— Es chapa y pintura, cosas que pasan. Desde finales de enero estoy así y voy poco a poco. Tengo que dar gracias a que tuve el accidente dos días después de acabar el encargo que tenía, porque si no... Ayer empecé ya a probar a dibujar, pero aún me resulta complicado.

— ¿Cómo es la vida de un dibujante que no puede dibujar?

— Pues aburrida... Ahora me dedico más a leer y otras cosas. Yo tenía la intención de empezar a ordenar libros y trabajos de toda una vida. Me espera un cuarto lleno de cajas, con dibujos y recuerdos que tengo que limpiar. Tendrán que esperar.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

— Su último gran encargo ha sido el de El Prado.

— Sí, y surgió casualmente. El museo ya lleva cuatro años encargando a un dibujante una historieta de la exposición más importante de la temporada. Este año el encargo era de doble tamaño por coincidir con el bicentenario del museo. Me encargó el trabajo el conservador de dibujo y grabado, que es un gran aficionado al cómic.

 * Lea el artículo completo en el número de marzo de la revista Plaza

Noticias relacionadas

sillón orejero

'España Lixiviada', un retrato escatológico de las esencias patrias

Por  - 

Cuando se intenta empapelar a quienes se mofan o hacen escarnio de los símbolos patrios se discute sobre el derecho a la propia imagen de la nación o algo así, pero nunca sobre lo más importante, que es el derecho a pasárselos por salva sea la parte. En pocos lugares esto ocurre como en el cómic, en general, y en la obra 'España Lixiviada', en particular. En ella, el autor aragonés Furillo se erige en taxidermista de  las facetas más casposas y a la vez simbólicas de nuestra sociedad.

sillón orejero

Años 70, cuando el héroe solo podía ser un vagabundo; Robny, de Joan Boix

Por  - 

Por miedo a la censura franquista, Joan Boix esperó hasta después de 1975 para dibujar a Robny. Tras haber hecho tebeo romántico para niñas,  historias de Hazañas Bélicas, ciencia ficción, terror y aventuras, todo trabajo comercial para editoriales, Boix quería dibujar algo propio. Sin corsés. Su proyecto personal fue un personaje adinerado que lo había dejado todo para ser vagabundo. Un reflejo de la sociedad post-industrial de los 70, donde asomaba la sensación fatalista de que todas las revoluciones habían fracasado y todo se reducía a alienación en ciudades grises y sucias.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email