Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

El ayuntamiento ve con buenos ojos la propuesta y el club dice no saber nada

Un fondo pujará por el viejo Mestalla con un proyecto inmobiliario diferente al de ADU

10/09/2020 - 

VALÈNCIA. El Valencia CF y el Ayuntamiento del cap i casal tienen en el horizonte cercano un nuevo proyecto inmobiliario para la parcela del actual estadio de Mestalla que podría desatascar el nudo gordiano en el que se encuentra el club que preside Anil Murthy respecto a sus dos estadios. El Valencia necesita vender la parcela del actual Mestalla por 120 millones para poder financiar la reanudación de las obras del nuevo estadio, paradas desde 2009. Sobre este gran proyecto pende una amenaza de suspensión de la Actuación Territorial Estratégica (ATE) 'Valencia Dinamiza' por incumplir los plazos comprometidos.

Según ha podido saber Valencia Plaza, la solución a dicho problema, que no se resolvió la pasada primavera cuando la cooperativa ADU Mediterráneo perdió la exclusividad con el club al no conseguir la financiación suficiente, podría venir de un fondo de inversión norteamericano que viene trabajando durante todo el verano en un proyecto inmobiliario radicalmente diferente al de ADU y menos costoso. 

Según han confirmado fuentes municipales, tanto el alcalde, Joan Ribó, como la vicealcaldesa y concejala de Urbanismo, Sandra Gómez, conocen el proyecto y lo ven con buenos ojos —otra cosa será la tramitación de las licencias, en la que se examinará a fondo—, aunque oficialmente no se ha presentado ninguna petición al respecto. De hecho, el Consistorio continúa con su plan de inadmitir, este viernes, la solicitud de tramitación del proyecto de reparcelación correspondiente al solar del viejo Mestalla, por no haber subsanado o presentado los documentos exigidos. El club deberá presentar un nuevo proyecto, por lo que la inadmisión del anterior hasta le puede venir bien si cuaja la operación del fondo americano.

A preguntas de este periódico, fuentes del Valencia CF aseguraron desconocer los contactos de este fondo con el Ayuntamiento y añadieron que no ha llegado al club controlado por Meriton Holdings ninguna propuesta que cumpla sus expectativas económicas. En su carta abierta del pasado 14 de agosto, Murthy manifestaba que el plan era vender los terrenos del antiguo Mestalla "por un mínimo de 120 millones de euros", y añadía: "ADU sigue trabajando en su proyecto. Eliminamos la exclusividad en febrero de 2020 y estamos trabajando con otros actores importantes para comprar el Mestalla actual".

Sandra Gómez, Joan Ribó, Anil Murthy y José Luis Zaragosí, este miércoles. Foto: PSPV

El proyecto se ha llevado en absoluto secreto y en la parte arquitectónica ha sido desarrollado por un despacho de Madrid. La inversión ya realizada en el asesoramiento jurídico, arquitectónico e inmobiliario hacen pensar que los inversores van en serio y presentarán al Valencia CF una oferta económica suficiente para hacer que los hombres de Peter Lim se sienten a negociar. 

Este miércoles se reunían en el Ayuntamiento de València su alcalde, Joan Ribó, y los vicealcaldes Sandra Gómez y Sergi Campillo con Anil Murthy y el consejero del club José Luis Zaragosí. Según ambas partes, no se trató acerca de ningún plan sobre el viejo Mestalla. Ribó pidió al club gestos como que "soliciten todos los trámites para la licencia de obra del nuevo estadio y que empiecen a trabajar en las obras para hacer el polideportivo en el barrio de Benicalap a que se comprometieron en 2007". El Valencia prometió al alcalde y los vicealcaldes que iniciaría las obras del polideportivo, pero no dio un plazo. 

El martes, Murthy y Zaragosí se reunieron con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, para solicitarle una prórroga de la ATE 'Valencia Dinamiza' ante la evidencia de que el Valencia no podrá cumplir los plazos. Puig le garantizó "todo el apoyo" siempre que sea compatible con el interés general.

Lo cierto es que al Valencia CF se le agota el tiempo. Lo suyo es una carrera contrarreloj por presentar un plan que le sirva de garantía para que la Administración valenciana se decante por darle una prórroga. La exigencia es clara: sin una propuesta encima de la mesa clara, no habrá más tiempo. Ya no valen las palabras ni las promesas, sino los hechos. Sin miramientos. Y así se lo trasladaba la vicealcaldesa y responsable del área de Urbanismo en el Ayuntamiento de València, Sandra Gómez, al presidente del club, Anil Murthy, en el encuentro mantenido este miércoles.

"Es necesario que el club empiece desde ya a presentarnos ese proyecto para trabajar sobre él. Los compromisos siguen vigentes con el marco de la ATE que se tiene que ir cumpliendo. El más importante y en el que tenemos que centrar nuestros esfuerzos es en acabar el nuevo estadio", incidía Gómez, quien urgía al club a "trabajar desde ya y pedir la licencia de obras".

Incumplimientos

Y es que el club arrastra varios incumplimientos respecto a lo que se comprometió en 2015 cuando consiguió que la Conselleria de Infraestructuras, entonces dirigida por la popular Isabel Bonig, considerara el proyecto presentado por el Valencia CF como una actuación estratégica y, por tanto, se agilizarán los plazos de ejecución a través de la figura de la ATE. 

Según lo acordado, la urbanización de la zona en la que actualmente se encuentra el viejo Mestalla y la construcción del nuevo estadio debían estar concluidas en 2025. Un hito que, en las actuales condiciones —sin nada en marcha y en la búsqueda de inversores con músculo financiero para costear las obras— difícilmente podrá cumplirse. 

De acuerdo con la ATE en una primera fase (2015-2018) estaba prevista la demolición del edificio del 'Nou Ajuntament' en la avenida de Aragón —ya está demolido— y en su lugar debía construirse un hotel. Es el primer plazo incumplido. De hecho, el club propiedad de Peter Lim ya pidió hace unos meses modificar la ATE para hacer frente a este plazo.

Proyecto de ADU para los terrenos del Mestalla. Foto: ADU

El siguiente hito no es baladí. Mayo de 2021, una fecha en la que el nuevo estadio tendría que estar concluido para, posteriormente, demoler el viejo Mestalla y urbanizar ese entorno. Todo ello con el límite de 2025. En caso contrario, la ATE prevé la penalización al promotor en caso de incumplimiento de los plazos e incluso la resolución de la Actuación con incautación de la garantía definitiva. La garantía exigida en su día ascendía a 1,16 millones de euros. No obstante, prevé la posibilidad de prórrogas siempre que la Generalitat lo apruebe. Y eso es precisamente lo que busca el club.

ADU sigue buscando un fondo

Sin embargo, desde ADU no tiran la toalla, por el momento. Su proyecto de cinco torres con unas 400 viviendas y una galería comercial sigue vivo con la nueva estrategia de conseguir un partner con solvencia y músculo para cumplir con la necesidad de financiación que tiene el club de Peter Lim para reanudar las obras del nuevo estadio. Como ya avanzara Valencia Plaza, su objetivo es ahora presentar una nueva oferta apoyada al 100% por un fondo de inversión que se quede con el terciario para redondear la operación. Y siguen en ello. Según explican a este diario, las negociaciones con estos operadores siguen en marcha. "No hemos desistido del proyecto en Mestalla", subrayan.

Pero, mientras tanto, el Valencia busca alternativas y el beneplácito de la Administración para acabar su estadio y pasar página a un problema enquistado desde hace más de 10 años.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email