Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

la locura en las compras a china se refleja en la disparidad de precios

Sanidad paga diferencias de más del 100% por las mismas mascarillas a diferentes proveedores chinos

11/05/2020 - 

VALÈNCIA. A medida que la Generalitat va haciendo públicos los contratos de material sanitario comprado en China se revela hasta qué punto la desesperada carrera entre gobiernos de todo el mundo y de todos los niveles administrativos saturó el mercado y disparó los precios. El Gobierno valenciano no ha sido ajeno a esa locura en los costes del material de protección, por el que ha llegado a abonar diferencias superiores al 100% con apenas unos días de diferencia.

Es el caso, por ejemplo, de las más de veinte millones de mascarillas de protección que la Generalitat ha comprado por ahora a diferentes importadores y proveedores del país asiático. Las diferencias en el caso de las mascarillas quirúrgicas, las recomendadas a la población en general porque son las que ofrecen una protección más básica, superan el 100%.

En concreto, según revelan las actas de compra de material que la Generalitat está publicando con cuentagotas en la plataforma de contratos del sector público, las primeras fueron adquiridas a 0,65 euros por unidad, entre el doble y el triple de lo que pagó por las mismas mascarillas a otro proveedor apenas unos días después.

Así, el primer lote de 10,6 millones de unidades forma parte del mayor contrato firmado por la Generalitat hasta el momento, de 31,5 millones de euros. Esta transacción, cuyo coste total el Consell ha ocultado durante un mes, se realizó con la empresa Comité Textil SL, cuyo administrador es el empresario chino Chen Wu Keping,  primer contacto facilitado por la secretaria autonómica de Economía, Rebeca Torró, para la llegada de estos aviones.

Esta mercantil, dedicada a la importación de ropa del país asiático y que apenas factura medio millón de euros al año, salió al rescate del Consell al abrir la vía para acceder al competido mercado chino con la bautizada Operación Ruta de la Seda. Ahora bien, la desbocada demanda tuvo su repercusión en los precios que hubo de pagar para traer a la Comunitat elementos de protección.

De esos 31,5 millones, 7,3 corresponden a la contratación de espacio en diferentes vuelos charter encargada también a este intermediario. Este primer contrato de emergencia, suscrito tres días después de la declaración del estado de alarma lleva la firma del subsecretario de la Conselleria de Sanidad, David Fernández. Sus labores de contratación asumió pocos días después la secretaria autonómica de Hacienda, María José Mira, puesta al frente de la central de compras y suministros como comisionada del president Ximo Puig para estos efectos.

Los contratos firmados a partir de ese momento reflejan en general precios más bajos, con ejemplos como el mencionado de las mascarillas donde las diferencias son muy sustanciales.

De hecho, existe un contrato del 9 de abril con la empresa Hong Kang Gartment para la compra de monos de protección, gafas y mascarillas quirúrgicas por un importe total de 3,19 millones de euros. En el mismo se detalla que la Generalitat pagó cada del millón de mascarillas quirúrgicas compradas a 0,25 euros, cuarenta céntimos menos que en el contrato de la primera remesa.

Detalle del contrato con Hong Kang

Las diferencias también son sustanciales respecto lote incluido en el segundo mayor contrato de suministro de material chino firmado hasta ahora por la Generalitat. En este caso, el contratista Anona cobró las mascarillas quirúrgicas a 0,31 euros. No obstante, el hecho de que este contrato sea posterior al de Hong Kang Garment (14 de abril) pone de manifiesto la volatilidad de los precios en este tipo de productos debido a la tensión del mercado.

Para calibrar esa locura de costes basta con recordar los 0,17 euros o incluso 0,15 céntimos a los que era posible comprar este tipo de mascarillas antes del estallido de la pandemia. Este importe, sin embargo, ni siquiera alcanza ahora para cubrir el coste de enviar esos productos, ya que solo los trámites aduaneros y el propio transporte están por encima del precio de coste de las mascarillas quirúrgicas en condiciones normales.

En el caso de las mascarillas FFP2, las recomendadas para el personal sanitario porque ofrecen mayor nivel de protección frente al coronavirus que las quirúsgicas, también se revelan disparidades de precios notables. El primer millón de mascarillas de este tipo, comprado a la empresa de Chen Wu Keping, se abonaron a 2,95 euros.

Se trata de un importe sensiblemente posterior a los que la Generalitat ha abonado posteriormente en contratos con diferentes proveedores, a los que nunca ha abonado más de 2 euros por este artículo. Es el caso, por ejemplo, de las adquiridas a Shanghai Diligence (1,7 euros por unidad), Luxury Goods (1,95 euros) o la propia Anona, que las cobró a 1,63 euros. 

Los últimos vuelos procedentes de China han llegado a la Comunitat este mismo fin de semana con 31 toneladas de material sanitario de protección. Con estos son ya 21 los envíos de material procedente del país asiático de la llamada Operación Ruta de la Seda.

En total, con las cargas de estos dos nuevos vuelos, se han adquirido de China 640 toneladas de los siguientes productos: 20,5 millones de mascarillas, 10,4 millones de guantes, 1,3 millones de monos EPI, 700.000 gafas de protección, 100.000 kits de test rápidos, 20.000 termómetros, 300.000 batas, 336.000 gorros quirúrgicos y 200.000 calzas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email