X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

entrevista a la candidata del pp a la alcaldía de valència

Català: "Valenciano y catalán no son la misma lengua porque la evolución no ha sido la misma"

21/01/2019 - 

VALÈNCIA. La candidata del PP a la Alcaldía de València, María José Català (València, 1981), se presentó días atrás en un acto con Pablo Casado en el que sacó a relucir un fuerte discurso anticatalanista que recordó al que esgrimía la formación popular muchos años atrás.

Una estrategia que podría dar frutos con un escenario nacional en permanente estado de agitación por el conflicto independentista de Cataluña. De esta cuestión, la lista al consistorio y otras cuestiones de campaña, reflexionó durante su encuentro con Valencia Plaza.


-El otro día en su presentación manifestó que se presentaba para que "el catalanismo quite sus manos de esta ciudad". ¿A qué se refiere exactamente con eso?

-Se han dado 300.000 euros en subvenciones a entidades catalanistas por parte del Ayuntamiento y yo creo que eso está injustificado. No me parecen entidades que defiendan un interés propio de esta ciudad y considero que eso está absolutamente injustificado. Viene de la mano del uso de la política para imponer una ideología concreta. Con esto podemos hablar de muchísimas cosas. La pérdida de lo que eran tradiciones propias de la ciudadanía y de los ciudadanos y la imposición de otras cuestiones que no han sido en absoluto tradiciones de los ciudadanos de València. Todo eso me lleva a pensar que este gobierno, de forma tendenciosa, está utilizando los recursos públicos y su poder institucional para imponer una ideología concreta. Ideología que no me cabe ninguna duda que es la que comparte Compromís y parte del PSPV, que considera que esta comunidad es una entidad menor de otra comunidad autónoma y crean una entelequia en la que yo no he creído nunca, que son los famosos Països Catalans. A mí no me hace sentir tranquila que este tipo de personas gestionen el ayuntamiento del Cap i Casal. Me parecen tendenciosos y con una ideología que es minoritaria pero pretenden imponer.

 
-¿Si viajamos a su etapa de consellera de Cultura no encontraremos ninguna subvención a alguna entidad de las que ahora critica? Porque la mayoría son subvenciones para promocionar el valenciano...  
-Lo que se va a encontrar acudiendo a mi etapa de consellera es el cumplimiento perfecto y absolutamente irreprochable de la ley de subvenciones, de la normativa básica. No obstante, en todas las cuestiones que dependían de una decisión o criterio político, nunca se va a encontrar en mi etapa de consellera nada vinculado con el catalanismo. 

-En una reciente entrevista en Las Provincias se hizo un poco de lío con el acento de València... ¿Abierto o cerrado?
-No me hice ningún lío. Yo quiero que la cooficialidad en la denominación de la ciudad sea en castellano y en valenciano, no solo en valenciano. Y eso es lo que decía en la entrevista. A partir de ahí, como debe hacer un medio de comunicación serio como vosotros, el periodista escribe València en valenciano con el acento abierto en la 'e', que es en este momento, por desgracia, como normativamente está regulado. Eso no quiere decir que la denominación de la ciudad en cuanto a la tilde en valenciano deba ser abierta, para mí debe ser cerrada. ¿Por qué? Porque tradicionalmente ha sido cerrada y el acento depende de la pronunciación, y yo creo que ese cambio a la tilde abierta se hizo procedimentalmente de forma no muy clara, que tiene un recurso del PP y que yo comparto que la tilde siempre ha sido cerrada y así debe ser.

-Pero la AVL dijo que debía ser abierta después de una largo debate.
-También la AVL hizo un diccionario en el que definía el valenciano con el que yo discrepé públicamente con esa definición de la lengua valenciana. 

-¿Considera que valenciano y catalán no son la misma lengua?
-Considero que no son la misma lengua porque la evolución no tiene nada que ver y con todo el respeto del mundo, creo que la evolución lingüística ha sido totalmente distinta en el caso del catalán y en el caso del valenciano. Considero que el valenciano tiene entidad propia respecto al catalán. 

-Hace poco, en una entrevista en Valencia Plaza, el exconseller del PP Fernando Villalonga advertía a Bonig de que no debía agitarse el conflicto lingüístico. ¿Cree que al PP le viene bien agitar ese conflicto?
-Yo he sido consellera de Educación y Cultura y tengo muy claro que el valenciano es mi lengua materna, cooficial. La conozco y la hablo perfectamente y la defiendo siempre que puedo. No quiero hacer de mi lengua un motivo de desunión, lo tengo absolutamente claro. Voy a ser muy coherente con mi ciclo político y todo lo que he defendido, no voy a agitar batallas que perjudican a mi identidad o que desunen a mi pueblo. Pero sí que es cierto que eso es una cosa y otra es alertar de lo que decía anteriormente: que algunos gobernantes utilizan los símbolos, las instituciones y los recursos públicos para promover entelequias que para mí no existen, para hablar dels Països Catalans, que para mí no existen... Yo soy una persona profundamente valenciana, creo en el autogobierno de esta comunidad, en la lengua propia de esta comunidad, en nuestra entidad propia y me molesta profundamente que otros tengan un complejo de inferioridad que no entiendo por qué otros sienten. El PP siempre se ha alineado con entidades de profunda tradición en esta tierra como son la Real Academia de Cultura Valenciana o Lo Rat Penat. Yo misma, siendo consellera, edité un manual de cultura del poble valencià según la RACV. Es un tema complejo, pero el PP tiene muy clara su postura y no tenemos ningún interés. A mí no me gusta la gente que utiliza los símbolos y las señas por puro electoralismo.

-Pero en la presentación de los cuatro candidatos a las tres alcaldías y a la Generalitat todos incidieron en eso mismo. ¿Eso no es electoralismo?
-Porque pensamos que hay un momento en la política nacional española..., llevamos una legislatura muy convulsa con el proceso catalán, se ha puesto en cuestión la unidad de España y determinados valores importantísimos que han construido nuestro marco democrático y vemos un serio peligro en aquellos partidos políticos a los que percibimos alineados con esta causa. Por tanto, es lógico que en este contexto político, el PP advierta del peligro de que determinados proyectos políticos estén al frente de las instituciones porque los percibimos alineados con un proceso separatista y no con la unidad de España.

-¿Se refiere a Compromís o también al PSPV?
-Me refiero más bien a Compromís, aunque considero que el PSOE siempre tiene muy difícil definirse en esta cuestión. 

-No obstante, una cosa es ser crítico con el movimiento independentista de Cataluña y otra regresar a batallas anteriores sobre la lengua cuando precisamente fue el PP quien fraguó e impulsó la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL). 
-Si tu me preguntas por la unidad de la lengua, yo tengo la convicción de que valenciano y catalán hoy no son lo mismo, que han evolucionado de forma distinta y que tienen autonomía una respecto de la otra. Yo no creo que el PP esté agitando absolutamente nada, sino que está defendiendo una convicción, que es esa convicción de las señas de identidad propias frente a unos partidos que tienen otra forma de pensar. Si sale como debate o tema de campaña, también es por una cuestión muy clara y es porque los ciudadanos trasladan ciertas inquietudes. Es decir, yo no creo que nadie esté agitando nada; estamos dándole respuestas a la gente de qué pensamos antes de votar. 

-¿No es un poco contradictorio denunciar la falta de libertad y a la vez anunciar que ya no habrá más cabalgatas de las Magas de Enero?
-No. A mí me parece que la Societat Cultural El Micalet puede organizar lo que considere y pedir las autorizaciones que considere. Yo lo que no voy a hacer, como sí hace Ribó, es privilegiarlas. Es decir, si no se le permite un corte de calle a la Junta Central Vicentina, pues no entiendo por qué se le tiene que permitir a las Reinas Magas. Si no todas las instituciones de arraigo profundo en esta ciudad suben al ayuntamiento en un acto que concentra ya a poco más de 200 personas, sí se le tiene que premiar a esta entidad. Si no todas las entidades reciben una subvención de 25.000 euros, no sé por qué tienen que recibirla ellas. Eso es con lo que yo no comulgo. 

-Su reto no es solo sacar más votos que la izquierda, sino superar a Ciudadanos. ¿Qué opina de Giner como candidato? ¿Podría gobernar con él? ¿Qué ha conseguido este mandato?
-Le tengo cariño a Fernando y no comparto el proyecto político de Ciudadanos. Por eso estoy en el PP y no en Ciudadanos. Tienen muchas contradicciones, no son previsibles. Para mí que un partido político sea previsible es bueno. Es decir, que sepas lo que va a hacer en Educación, Sanidad, en política tributaria, Urbanismo... Pero Ciudadanos es una sorpresa siempre porque no sabes lo que va a hacer. Yo no estaría cómoda con mi partido si mi partido no hubiese respaldado la modificación del Estatuto de Autonomía en el Congreso. Creo que han divagado mucho en la cuestión de la Educación, de la concertada especialmente. Yo creo y digo profundamente que la concertada es una red complementaria de la pública, no subsidiaria. Y creo en la creación de centros docentes y en la libertad de las familias de elegirlos. Y creo que en Ciudadanos estas cuestiones no las tienen tan claras. A Fernando lo respeto muchísimo, pero políticamente no soy quién para valorar su gestión, pero sí que forma parte de un proyecto político con el que yo no comparto muchas cosas. Lo que yo tengo tan claro con el PP, no lo tengo tan claro con Ciudadanos. 

-¿Pactaría con Vox para ser alcaldesa?
-Mi voluntad es ser alcaldesa con tranquilidad, tener una mayoría suficiente. Yo voy a trabajar para esto. No me gusta adelantar escenarios. Lo que todo el mundo sabe de mí es que soy una persona dialogante y de consensos. Así que sentarme, me sentaría con todas las fuerzas políticas, pero al final en los pactos intentaría sentirme cómoda.

-¿Contará con alguno de los investigados en el Ayuntamiento de València para su candidatura? Se reunió esta misma semana con ellos...
-Me reuní con ellos. Fue un momento que viví con especial emotividad, porque me transmitieron que me iban a ayudar sin pedirme nada a cambio y la verdad es que escuchar eso en primera persona es emocionante. Sobre la pregunta, no tengo una decisión tomada y además habría que consultar con la decisión nacional y regional pero lo que sí que digo es que hay una presunción de inocencia que deberíamos respetar, algo que el PSPV también ha decidido hacer ahora con Jorge Rodríguez, por ejemplo. 

-¿Tiene claro algún nombre de la lista?
-Tengo claro que me gustaría que estuviera Eusebio Monzó.

-¿Habrá independientes?
-A mí me gustaría que sí. Tengo pensadas algunas personas de perfil técnico y profesional para determinadas áreas. Ojo, que yo creo mucho en los políticos para la gestión, pero es verdad que para algunas cuestiones sí pienso que un independiente puede aportar mucho.

-Ha sonado para la lista el director de Cáritas Valencia, Ignacio Grande... 
-Le conozco desde hace muchos años y es un perfil interesante, aunque todavía tengo que hablar y reflexionar; pero espero ayuda y consejo desde este tipo de organizaciones como Cáritas.  

-¿Contará con los distritos para la campaña y las listas?
-Lo primero que voy a hacer es ir a hablar con ellos. No solo de listas, sino de proyecto, campaña, programa electoral...

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email