GRUPO PLAZA

en oropesa y peñíscola la incidencia YA supera los 1.000 casos cada 100.000 habitantes

El factor movilidad: las áreas con mayor aumento de población en julio, en riesgo extremo 

Foto: EFE/MORELL
25/07/2021 - 

VALÈNCIA. El coronavirus se expande por la geografía valenciana en forma de cuarta ola a la vez que se refuerzan las medidas para su contención, entre las que figuran la limitación de los encuentros sociales a diez personas y el ‘toque de queda’ en 77 municipios desde el lunes. Son restricciones encaminadas a reducir el contacto estrecho y la movilidad, un factor que tanto el Ministerio de Sanidad como el presidente de la Comunitat, Ximo Puig, han descrito como clave en el control de la pandemia. De este modo, y aunque aún no existen datos sobre el comportamiento de la población en este verano, las diez zonas que más vieron aumentar su población en julio de 2020 se encuentran ahora con la incidencia en riesgo extremo, y en la mitad de ellas se superan incluso los 850 contagios por cada 100.000 habitantes.

Así se desprende de los estudios de movilidad que el Instituto Nacional de Estadística (INE) elabora con el posicionamiento de los teléfonos móviles con numeración nacional, y con los que determinó si sus usuarios durmieron en su área de residencia habitual o en otra distinta la noche del 17 al 18 de julio de 2020, prácticamente hace justo un año. Aquel fue un verano, como este, ya marcado por la pandemia, y es por tanto el que podría arrojar resultados más similares. Con sus datos, el INE concluyó que Oropesa y Peñíscola fueron las dos zonas de la Comunitat Valenciana que más habitantes ganaron entonces.

Según la última actualización de la Conselleria de Sanidad sobre la situación del coronavirus en las poblaciones valencianas, estas dos localidades aparecen entre las que tienen la incidencia acumulada más descontrolada del territorio valenciano. En el caso de Oropesa, cuya población el 18 de julio de 2020 era un 177 % mayor a la habitual, la incidencia en los últimos catorce días se sitúa en 1.146 casos por cada 100.000 habitantes. Peñíscola, con un incremento de sus habitantes del 174 % el verano pasado, presenta una tasa de 1.041 contagios.

Tras los dos municipios anteriores, la tercera área de movilidad con mayor crecimiento de población en julio de 2020 fue la correspondiente al distrito 4 de Gandia, donde se encuentran incluidas sus playas. En esta ciudad, la incidencia se ubica en 897 casos por cada 100.000 habitantes, una situación que empeoran no obstante otras dos localidades de la provincia de Castellón, como son Benicàssim y Alcalà de Xivert. Ambas figuran también entre las diez zonas de con mayor incremento de residentes el verano pasado y cuentan con una tasa que supera los 1.000 contagios.

Todas estas áreas se corresponden con localidades costeras de veraneo que albergan segundas residencias, y tendrán ‘toque de queda’ desde el próximo lunes 26 de julio. Una medida para la que el Consell se ha fijado, además de en la incidencia, en indicadores como la positividad, la trazabilidad o el índice reproductivo del virus. De las diez zonas de movilidad valencianas en las que el INE detectó un mayor incremento de población el 18 de julio, siete tendrán restricción a la movilidad nocturna hasta mediados de agosto. Se salvan las que incluyen a Daimús y algunos municipios colindantes, a Canet d’En Berenguer, y a Moncofa y Xilxes, donde la situación epidemiológica mejora a la media de municipios de la Comunitat.


Del mismo modo, solo tres de las poblaciones donde se encuentran las veinte áreas de movilidad que más población ganaron en verano de 2020 se libran de la incidencia en riesgo extremo. Son Pilar de la Horadada, con un crecimiento de la población del 54 % el 18 de julio de 2020, Venta del Moro (51 %) y Cabanes (75,5 %). Por el contrario, en municipios como Cullera (65 %) o Sagunto (88 %), en la provincia de Valencia, la incidencia sí se encuentra en el nivel más alto de alerta.

De las áreas de movilidad pertenecientes a la provincia de Alicante, las que mostraron mayor crecimiento poblacional fueron las correspondientes a Finestrat y el Verger y els Poblets, con un aumento del 60 % respecto a sus residentes habituales. En el primer caso, la incidencia es de 351 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes, y el segundo cuenta con una tasa de 1.083 contagios. También es reseñable el caso de Xàbia, que ha solicitado el ‘toque de queda’ tanto por “seguridad sanitaria” como por “seguridad ciudadana”. Con una incidencia de 659 casos cada 100.000 habitantes, el verano pasado la población se incrementó allí un 44 %.

La costa, en riesgo extremo

En este sentido, y tras la última actualización de la situación del coronavirus en los municipios de la Comunitat, que se produjo este viernes con datos del jueves 22 de julio, prácticamente toda la costa del territorio valenciano se encuentra ya en riesgo extremo de contagio. Solo un puñado de municipios del litoral, como Xilxes, Albalat dels Sorells, Guardamar del Segura u Orihuela, no están en el máximo nivel de alerta.


La incidencia en muy alto nivel de alerta también se halla muy localizada en las áreas metropolitanas de las grandes ciudades autonómicas, como València y Alicante. En total, más de la mitad de los municipios de la Comunitat Valenciana están ya en riesgo extremo por la pandemia, mientras que la mayor concentración de localidades que todavía se sitúan en un escenario de ‘nueva normalidad’ se produce en el interior de la provincia de Castellón y, en menor medida, en algunas áreas de las comarcas alicantinas de la Marina.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email