GRUPO PLAZA

El equipo de estudiantes se propone organizar un evento como objetivo social

Hyperloop UPV busca desarrollar un prototipo propulsado por un motor de inducción lineal

7/12/2020 - 

VALÈNCIA. El camino hacia el desarrollo y la implementación en la sociedad del hyperloop -conocido ya como el quinto medio de transporte- está en proceso. Un proceso en el que el equipo Hyperloop UPV (Universidad Politécnica de València) busca ser partícipe a través de la investigación de alternativas que hagan escalables los prototipos que desarrollan para que se puedan aplicar en la realidad. Es por ello que este año se han propuesto trabajar en el desarrollo de un prototipo propulsado por un motor de inducción electromagnética lineal y en la organización de un evento a fin de que la gente conozca la solución que supone este tipo de transporte a muchos problemas de la actualidad.

Así lo exponen Ferran de Andrés, María Cuesta y Clara Montalvà, tres miembros del equipo a Valencia Plaza, quienes explican de forma sencilla que el hyperloop consiste en una cápsula que levita en el interior de un tubo -mediante un sistema de sustentación y guiado electromagnéticos- a baja presión como si estuviese prácticamente al vacío. De esta manera, al no existir ninguna fuerza de rozamiento que impida el movimiento, este puede llegar a alcanzar velocidades muy altas como los 1.000 km/h, pudiendo viajar, por ejemplo, de Madrid a París en menos de una hora. "Es el concepto mas eficiente de transporte que se ha llegado a diseñar", subrayan los estudiantes.

Bajo el lema de que este medio "es una idea surgida en el pasado y recuperada en el presente para mejorar el futuro", el equipo de la UPV nació en el 2015 con motivo de participar en la Hyperloop Design Weekend Competition, organizada por SpaceX, y en la que equipos de todo el mundo presentaban sus prototipos. Desde entonces, cada año Hyperloop UPV se ha presentado al certamen quedando siempre en el top 10 de todas las ediciones a través del trabajo realizado en diferentes pods, es decir, cápsulas. 

Maqueta de los prototipos Turian y Valentia de Hyperloop UPV. Foto: EDUARDO MANZANA

Los tres jóvenes especifican que en cada una de las ediciones de la competición siempre han sido el único equipo hispanohablante de los 600 partícipes. Un hecho que les mueve a seguir con los objetivos del proyecto, ya que buscan demostrar que en España y concretamente en Valencia se puede hacer tecnología que esté al nivel de competir con los mejores centros universitarios del mundo como la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología que cuenta con cinco Premios Nobel. "Nos hace sentirnos muy orgullosos el poder decir que aquí también se hace ingeniería muy buena", comentan. 

Objetivos del equipo más allá de la competición 

No obstante, tras la celebración de las ediciones, los estudiantes se plantearon si su objetivo consistía únicamente en participar en una competición a fin de ganar un premio. Como expresan los miembros, esto se debe a que se trata de un certamen muy exigente a nivel técnico, pero en el que se pierde la visión del hyperloop con el propósito de implantarlo en la realidad. "Al final los prototipos que se presentan son muy buenos a nivel ingenieril, pero no están diseñados para llevar carga o personas", matizan.

Por tanto, es aquí donde el equipo vio la oportunidad de no centrarse solo en la competición y aprovechar el esfuerzo de doble jornada que hacen -clase y trabajo- para diseñar un prototipo funcional de hyperloop que permita hacer realidad este medio de transporte en la actualidad. Con esta premisa, Hyperloop UPV se ha planteado este año a nivel técnico el objetivo de desarrollar "algo que no llevará carga, pero que implementará tecnología que sí que va a estar presente en el hyperloop comercial".

María Cuesta, Clara Montalvà y Ferran de Andrés. Foto: EDUARDO MANZANA

A raíz de este cambio de estrategia con nuevas formas de trabajo, el equipo presenta actualmente dos objetivos principales. El primero de ellos es el desarrollo de un nuevo prototipo, cuyo valor añadido reside en que está propulsado por un motor de inducción electromagnética lineal. Un motor que a grosso modo permite la generación de grandes fuerzas de empuje sin contacto con la superficie y que funciona con campo electromagnético, según explican los jóvenes. Una vez desarrollado -se encuentra en las primeras fases de diseño-, se podrá implementar en otras aplicaciones de carácter industrial.

Aparte de este desarrollo, el equipo continúa trabajando en mejoras para su tercer prototipo denominado Turian -le anteceden Atlantic y Valentia- que ganó el premio a la innovación en la Hyperloop Pod Competition 2019. Los integrantes buscan continuar con él al tratarse del prototipo del que se sienten más orgullosos y que les permite tener una fuente de formación -no solo de desarrollo- para los cuarenta estudiantes que conforman Hyperloop UPV, debido a la constante compartición de información entre ellos a causa de la rotación.

Prototipo Turian de Hyperloop UPV. Foto: EDUARDO MANZANA

Después, el segundo objetivo del equipo se basa en la organización de un evento en relación al hyperloop que ponga el foco de la innovación en Valencia. Todo ello, bajo la finalidad de que la gente pueda conocer este medio de transporte y cómo la juventud está concienciada con él como solución a problemas que ocurren actualmente. 

Según los integrantes de Hyperloop UPV, una de estas soluciones es la reducción del nivel de contaminación y emisiones de CO2 que origina el modelo actual de transporte individual propulsado por motores de combustión, el cual consideran que será "insostenible en un futuro" a causa de la creciente población. 

"Con la globalización, creemos que hyperloop va a ser la solución a estos problemas, ya que tanto empresas como equipos universitarios y centros de investigación estamos trabajando en ello. No obstante, la innovación y la tecnología no sirven de nada si la gente no las conoce, de ahí la premisa con la que nace nuestro segundo objetivo de querer realizar el evento al respecto", sostienen los tres estudiantes.

Organización del equipo Hyperloop UPV

En cuanto a Hyperloop UPV, el equipo está conformado por cuarenta estudiantes de diferentes carreras como Ingeniera Aeroespacial, Administración de Empresas (ADE) o Bellas Artes, entre otras. Asimismo, cuentan con el respaldo de más de cincuenta patrocinadores, colaboradores y profesores.

Prototipo Turian de Hyperloop UPV. Foto: EDUARDO MANZANA

De este modo, conforman un equipo multidisciplinar que no se limita únicamente a la ingeniería y para el que cada integrante adapta su rutina en cuestión a su horario. En esta línea, Hyperloop UPV realiza dos reuniones semanales, una por sistema y una genérica los viernes por la tarde a fin de poner en común aquello en lo que cada uno está trabajando. Como remarcan los estudiantes, el entrar en el equipo exige un compromiso de muchas horas, pero que todos aceptan encantados porque realmente les apasiona la labor.

Así pues, remarcan que al final el objetivo del equipo no es llevar a hyperloop a un nivel comercial, sino ir mejorándolo y poder implementar tecnología más escalable para que se pueda emplear en las cápsulas, aunque no sean ellos quienes las construyan. "Al final se trata de apoyar el desarrollo empresarial desde la universidad, como un centro de investigación. Si nuestro conocimiento a partir de un trabajo voluntario se implementa en las empresas y se materializa, es un hecho que para nosotros no tiene precio aunque a lo mejor no lleve nuestra firma", destaca el grupo como una de las claves positivas del proyecto.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email