Notables

Karak

Rakel Cernicharo

Karak ha tenido muchas vidas. Menos de las que ha vivido Rakel Cernicharo, pero más que la mayoría de restaurantes. Hace mucho que el Karak de la calle baja se convirtió en el Karak del que todo el mundo hablaba, el de esa chica desconocida que empezaba a brillar. El Karak de la ensalada de flores dio paso al Karak de la ganadora de Top Chef, un Karak al que todo el mundo quería ir y hacerse la foto con la cocinera, quizás más por la fama que por la comida. Luego llegó el traslado al imponente local de la calle Músico Peydró y llegó ese otro Karak donde Rakel pudo explotar al máximo su talento.

La rueda siguió mientras Cernicharo se alejaba cada vez más del universo hostelero en el que nunca se ha sentido demasiado a gusto. Este Karak que ha surgido tras la pandemia es un Karak que antepone la salud, la ecología y la sostenibilidad al placer del comensal.

La cocina de Rakel ahora conciencia y educa. No hay gluten ni apenas rastro de azúcar o lácteos en sus postres y sí muchas fermentaciones y otras técnicas cuyo objetivo es el propio bienestar.
Rakel, al mismo tiempo que ha perdido kilos (¡treinta!), también ha soltado lastre. La casa de Rakel se ha quedado con lo esencial.  


¿Qué puedo encontrar?

  • Creativa

  • Barra

  • Fusión

¿Qué pido?

Sopa de cebolla a la cal viva