GRUPO PLAZA

La UV no cumple con los requisitos del Gobierno fijados para dentro de cinco años 

Mavi Mestre: "Si no se quita la tasa de reposición no podemos reducir la temporalidad del personal"

31/07/2021 - 

VALÈNCIA. La Universitat de València (UV) es una de las que mayor peso tiene en el sistema valenciano de universidades, pero a excepción de la Universitat Politècnica de València (UPV), ninguna cumple con los requisitos que ha fijado el Gobierno para dentro de cinco años. De hecho, la cuenta atrás para que las instituciones se adapten a las nuevas condiciones comenzó este martes tras la aprobación en el Consejo de Ministros del Real Decreto (RD) 640/2021 que reemplaza al de 2015 sobre la "creación, reconocimiento y autorización de universidades y centros universitarios".

En concreto, el artículo 7 de este texto publicado en el BOE establece que el personal docente e investigador con contrato laboral temporal "no podrá exceder el 40% de la plantilla docente de las universidades y centros universitarios".

Sin embargo, la UV, junto con la de Alicante (UA), la Jaume I de Castellón (UJI) y la Miguel Hernández de Elche (UMH) suspenderían la futura prueba por la falta de personal fijo en plantilla, pues las cuatro superan el 50% en temporalidad, según establece un estudio del Observatorio del Sistema Universitario de Catalunya publicado en marzo.

De este modo, si las instituciones no reducen este porcentaje de personal temporal docente e investigador y de administración en el plazo establecido, no obtendrán el reconocimiento como universidad, según la nueva norma. "Nosotros estamos totalmente a favor de reducir la temporalidad", explica a Valencia Plaza la rectora de la UV, Mavi Mestre, pero, según advierte, "no puede ser que el mismo Gobierno que nos mantiene la tasa de reposición nos exija reducir la temporalidad".

Mavi mestre en el aulario en la Facultad de Derecho de la UV. Foto: EDUARDO MANZANA.

Es por ello que desde la directiva de la UV reivindican la necesidad de eliminar esta tasa, que es en estos momentos del 110%, según anunció el ministro de Universidades, Manuel Castells en octubre en una comparecencia telemática sobre la propuesta de Presupuestos Generales del Estado 2021. Esto supone que por cada diez plazas que quedan vacantes por jubilación, se podrán contratar once profesionales de cualquier área y, al mismo tiempo, las universidades de una misma autonomía pueden ceder su excedente de la tasa de reposición a otras en las que las nuevas contrataciones sean insuficientes.

Sin embargo, la tasa de reposición era en 2011 del 10%, lo que se traduce en una sola contratación por cada diez plazas que quedan vacantes. En 2015, la tasa se incrementó hasta el 50% y ha ido en aumento en los últimos años, pero, según advierten desde la UV, "ha sido demasiado baja durante mucho tiempo, por lo que ahora es difícil compensar el vacío con este nuevo aumento del 110%".

Asimismo, fuentes de la institución consultadas por este periódico explican que la baja oferta de plazas durante "tantos años" ha desincentivado la motivación de los profesionales para formarse y obtener el doctorado, necesario para optar a un puesto fijo. "Ahora, aunque se oferten más plazas, algunas quedarán vacantes porque no hay suficiente personal con la formación necesaria; es un problema que además se agrava porque el personal que entró en los años 80 se va a jubilar dentro de poco", aseguran.

Bajo estas condiciones, Mestre considera que la UV no se podrá adaptar a los requisitos de la Administración central en el período establecido: "Si no se quita la tasa de reposición no podemos reducir la temporalidad del personal", determina. Además, pone de relieve la ausencia de un convenio colectivo para la mejora de las condiciones laborales del personal asociado: "Lo necesitamos, porque somos la única universidad que no tiene uno para el personal laboral; lo han firmado los sindicatos pero no la Conselleria", asegura a este diario.

Facultad de Farmacia de la UV. Foto: M.S.

A ello se suma que la contratación de personal fijo supone una mayor inversión por parte del Gobierno valenciano, que mantiene estancadas las negociaciones sobre el plan de financiación del sistema de universidades valenciano. "Es muy triste que en estos momentos no tengamos ni un borrador", asevera la rectora de la UV, que al mismo tiempo asegura que la consellera de Universidades, Carolina Pascual "se ha comprometido en el plan". "Necesitamos urgentemente un plan de financiación, ya es improrrogable".

En este sentido, coincide con el rector de la UPV, Pepe Capilla, que en una entrevista concedida a este periódico expresó su preocupación por la ausencia de este documento y confirmó que por ahora se encuentran a la espera de recibirlo, pese a que las universidades valencianas no están participando en el proceso de elaboración del mismo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email