GRUPO PLAZA

el cudolet / OPINIÓN

Reflexiones al volante en la cabina de un camionero

26/03/2022 - 

Aún mantengo en la conserva el vago recuerdo del vaivén de los camiones pesados circulando por Peris y Valero. Las ordenzanzas municipales y las mejoras en las infraestructuras pusieron fin a tales molestias. Los vecinos de València lo agradecimos. El sector del transporte de carretera es una pieza clave en el engranaje de un país. Si se detiene, se para. Estoy al 100% con el derecho a la huelga. La apoyo. Y entiendo las demandas que reclaman los transportistas. Somos muchos los que sufrimos el alza de los precios en la factura doméstica. La luz y el petróleo se han puesto por las nubes. Un cielo que no da tregua estos días. La huelga es una respuesta a la inoperancia e inacción de los que gestionan nuestros movimientos bancarios, y eso, que bizum es una herramienta ágil y efectiva.

He confiado el polémico asunto a un viejo amigo de la grada de Mestalla. Lorenzo de Mistala, es un tipo grande que lleva en una cabina más de treinta años circulando al volante media Europa, la otra media la recorrió siguiendo al Valencia. Un maestro de la paella de pollo y conejo. Así le conocen sus colegas de profesión en cualquier área de servicio. Lorenzo pertenece al otro colectivo que no ha secundado la huelga por ser asalariado. Tengo claro el caladado del mensaje de los otros, pero, me interesaba indagar y pulir lo que sufre un conductor de mercancías en su agenda diaria, para que usted pueda adquirir un producto básico en el estante de un comercio. El estrés, la espalda y el estómago atacan la salud, y no poder ver a los suyos, en casi dos semanas, a las relaciones sociales. Una putada. El camión es su familia y la carretera su vida.  

Foto: P.N.

A Lorenzo, tirando de agenda lo localicé en Francia. Me puso al día de la situación. Circulaba por la ciudad de Burdeos recogiendo pasta de aceite para trasladarlo a una factoría de Tudela que se encarga de convertirlo en carburante biodiésel. La situación actual le ha llevado a tener mucha precaución. Hay gente que no entiende que si el derecho a la huelga es legítimo, también lo es el derecho al trabajo, y la fuerza para frenarlo es un acto deleznable. Son muchas las deficiencias que se encuentran en su rutina diaria, algo tan básico como la del simple aseo. Muchas trabas, demasiadas complicaciones. O la inseguridad, para proteger mientras duermen, el depósito de gasolina o las propias mercancías que transportan por culpa de guerreros salidos de una película de Mad Max. Intolerable. O la vigilancia a la que están sometidos por el Gran Hermano del tacógrafo.

Es complejo hasta para escribirlo y describirlo. Son muchas las horas en tensión al volante jugándose la vida cada jornada de trabajo. El Gobierno español lo sabe, y si no que se lo pregunten a los americanos. Lo curioso de todo este galimatías financiero, es analizar la trascendencia del significado del desabastecimiento. En Venezuela lo intentaron realizar, sin éxito, ciertos lobbies para derrocar al Gobierno chavista. En España, los autónomos lo acabarán materializando si los socialistas y sus socios no saben atajarlo. Cuando las barbas de tu vecino veas afeitar, pon las tuyas a remojar. Lorenzo seguirá circulando...

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme