X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

'Mercados de Valencia', de la editorial Sargantana

Un estudio revela que el Mercado de la Valvanera es obra de Borso di Carminati y Contel

Foto: KIKE TABERNER
23/11/2018 - 

VALÈNCIA. Está situado en el barrio de La Creu Coberta, del distrito de Jesús, aunque emocionalmente para muchos es el mercado del barrio popular de L’Hort de Senabre, ya que se halla en el linde de los dos barrios y su entrada principal mira a Senabre. El Mercado de la Valvanera es una pequeña joya arquitectónica, adelantada a su tiempo, muy bien valorada pero “poco conocida”, explica el historiador César Guardeño. Tanto que no se sabía ni siquiera el nombre de su autor o autores. Pero el misterio ya se ha resuelto. O al menos hay una pista fiable para indagar, casi definitiva. Y esa pista estaba delante de los ojos de todos, a la vista, pero nadie reparó en ella.

Un documento encontrado casualmente por Guardeño, Esteban Longares y Sara Bono, de la cooperativa de rutas culturales CaminArt, puede clarificar un poco el pasado de este espacio, además de dignificarlo de una manera insospechada. Los posibles autores del mercado son Cayetano Borso di Carminati Rafael Contel, dos de los arquitectos valencianos más relevantes del siglo XX. “Es un edificio que ahora puede y debería ser añadido al catálogo de construcciones llevadas a cabo por estos dos arquitectos que desde finales de los años cincuenta reanudaron el lenguaje moderno, con obras como el Edificio Stella Maris (1958) en Nazaret”, asegura Guardeño.

El hallazgo del documento clave, un dibujo de alzado del mercado, fue tan azaroso como mundano. Guardeño, Longares y Bono estaban preparando su libro Mercados de Valencia, editado por Sargantana, y que se presentará este sábado 24 a las siete de la tarde en el I.E.S de Abastos. Durante la búsqueda de documentación, mientras mantenían una entrevista con los comerciantes de la Valvanera, los miembros de la junta gestora de la Asociación de Vendedores les llevaron al despacho de administración. Colgado en la pared vieron un dibujo del proyecto del mercado en el que constaba la firma de los arquitectos. “¿Y esto saben de quién es?”. Los comerciantes no les pudieron dar fe. Estaba ahí desde siempre.

Ya con el alzado en sus manos, intentaron analizar el dibujo. Debido al deterioro del papel apenas se distinguían los nombres, explica Guardeño. De hecho en un primer momento tan solo identificaron la firma R. Contel (que enseguida atribuyeron a Rafael Contel), pero no la de C. Borso ya que el apellido casi ni se podía entender. Estudiando la trayectoria de Contel comprobaron que fue discípulo de Borso di Carminati, autor de edificios de referencia como el Rialto, y que ambos diseñaron juntos algunos edificios durante un tiempo. Los trazos del apellido que no distinguían coincidían. Lo que habían encontrado, lo que estaba ahí, en un despacho, como un objeto vintage descontextualizado, resultó ser toda una sorpresa.

Que Borso di Carminati sea el autor del mercado es coherente. No se trata, precisamente, de una teoría descabellada. Fue el arquitecto del Grupo de Viviendas de Nuestra Señora de la Valvanera en el que se enclava el mercado. No sólo. También es el autor del grupo La Previsora, el grupo residencial que se diseñó en 1927 y fue construido entre 1928 y 1940, y que se encuentra a apenas un centenar de metros del mercado y a menos de un minuto andando.

El mercado Virgen de la Valvanera tiene la peculiaridad de encontrarse entre cuatro bloques de viviendas levantados a principios de los años sesenta, en plena época del desarrollismo. A diferencia de otros mercados no es municipal, sino privado, ya que fueron los primeros comerciantes quienes pagaron su construcción para dar servicio a una zona que estaba creciendo debido a la gran cantidad de personas que vinieron a València, procedente de otras partes del país, en busca de trabajo.

Desde su inauguración el 20 de abril de 1961 fue un mercado que tenía mucha clientela hasta que se cerró la antigua fábrica Macosa en los años noventa y el barrio fue invadido por las grandes superficies, explican los autores del libro. Hasta ahora se sabía muy poco de este mercado, llamado así por estar dentro del Grupo de Viviendas de Nuestra Señora de la Valvanera, nombre tomado de una advocación mariana de la sierra de la Demanda, en La Rioja, de la cual es patrona, ya que el constructor que levantó esta barriada era riojano.

Quizá por su carácter privado y su cercanía en el tiempo, apenas tiene 57 años, hasta ahora este mercado no había sido investigado. Guardeño y Longares constataron tras rastrear en archivos y bibliotecas que no había publicaciones que describieran el edificio o constara su autoría o fecha de inauguración. “Hemos llevado a cabo una exhaustiva búsqueda de información, tanto en los archivos históricos como en las hemerotecas, pero no han aparecido documentos relacionado con el mercado”, dicen.

Foro: KIKE TABERNER

Ahora, con éste dibujo  en la mano, su intención es ponerse en contacto con las familias de Borso di Carminati y de Contel para, si ellos dispusieran de más información en sus archivos, ampliar y corroborar con nuevos documentos un hallazgo que convertirá a esa zona de València en un área de autor, con firma y sello propio: el de Cayetano Borso di Carminati (1900-1972). Autor de la fábrica Bombas Hidráulicas Carlos Gens S.L. de 1930 (actualmente recuperada como Bombas Gens Centre d'Art), el edificio Rialto (1935) y otros muchos edificios construidos especialmente entre los años treinta y los años cincuenta, su dilatada experiencia profesional le permitió evolucionar por los diferentes estilos y tendencias de la época, pasando por el estilo neobarroco, el art dèco, el racionalismo y el lenguaje moderno.

Una obra en la que contó con la colaboración habitual de Contel (1922-2015), su discípulo aventajado, un arquitecto que en su dilatada trayectoria profesional realizó multitud de proyectos privados, principalmente grupos de viviendas, destacando además del Stella Maris, el Grupo INCOVISA y el Grupo Puchases-Cubells. Asimismo creó numerosos edificios religiosos como la Parroquia de San Bartolomé, por la que recibió el diploma al Mérito Inmobiliario y Urbanístico como mejor realización arquitectónica del curso 1964-1965, o escuelas entre las que sobresalen las Escuelas Profesionales San José de València. Contel recibió en 2014 el reconocimiento de Mestre valencià d’Arquitectura por parte del Colegio de Arquitectos.

El mercado está formado por tres naves en las que se ubican los puestos, orientados hacia la nave central y una nave lateral. Longares, Guardeño y Bono coinciden en resaltar que el valor del mercado reside, además de por la importancia de sus arquitectos, en que se trata de un mercado “que se conserva prácticamente igual desde el momento en que se construyó, al no haberse llevado a cabo ningún tipo de reformas”. Así, mantiene en el suelo la canalización de aguas residuales, la estructura antigua de los puestos, con su alicatado original y pilas de agua e incluso las básculas antiguas y los letreros de la época, pintados a mano por los primeros vendedores.

Con el tiempo, la mayor parte de los puestos del mercado fueron vendidos o alquilados, pero, tras el declive, los hijos de los primeros propietarios optaron por no continuar el negocio familiar. Actualmente están cerradas muchas paradas. Los siete negocios que están en funcionamiento (una pescadería, carnicería, puestos de encurtidos y salazones, un bar…) abren ocasionalmente entre semana, y algunos tan solo los martes y los viernes, aprovechando el mercadillo ambulante que se instala en el entorno. “Sin duda, es un edificio que refleja fielmente la época en la que se construyó, a principios de los años sesenta, que subsiste con dificultades al paso del tiempo y al cambio de costumbres de una sociedad invadida por los supermercados”, comenta Guardeño. Una singularidad a la que ahora puede unir su condición de obra de unos arquitectos de referencia.

Foto: KIKE TABERNER

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email