X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el dueño ha alquilado el bajo a la tienda Ale-Hop

El futuro del Marina Beach Hotel se enquista 

3/06/2019 - 

VALÈNCIA. El futuro del hotel de cinco estrellas que el dueño del Marina Beach, Antonio Calero, había proyectado en el paseo Neptuno de València se enquista. Tres años después de anunciar el que sería uno de sus proyectos 'estrella', este sigue paralizado y sin visos de un horizonte próximo. Por ello, ha recurrido a un plan B: alquilar su bajo a la firma Ale-Hop.

El empresario adquirió el edificio del número 72 del Paseo Neptuno con el propósito de convertir el inmueble en un restaurante con un hotel distribuido en una planta baja, tres alturas y un ático, bajo el mismo nombre que su complejo insignia: Marina Beach para derivar a los huéspedes del establecimientos hotelero al club.

Una de sus singularidades era que cada una de sus 50 habitaciones iba ser diferente a las otras y estaban tematizadas. Para ello, el diseño de cada estancia correría a cargo de un diseñador local y una gran empresa del sector de mueble y mobiliario. 

Sin embargo, a día de hoy nada ha cambiado y el edificio sigue igual que hace tres años: sin licencias del ayuntamiento para tirar abajo la construcción y realizar la obra nueva para empezar la actividad. Y es que Calero exige al Ayuntamiento que le aseguren unos plazos para poner el proyecto en marcha desde el consistorio aseguran que el empresario no ha presentado la documentación por registro de entrada y, por tanto, no se puede iniciar el trámite legislativo.

La inversión prevista es de 14 millones, entre la compra y la habilitación como hotel, de los que ya ha invertido un poco más de la mitad, unos 8 millones. Para rentabilizarla, ha optado por alquilar el bajo comercial a la firma low cost de regalos, complementos y decoración Ale-Hop por 200.000 euros anuales.

Antonio Calero. Foto: EVA RIPOLL

Aunque admite que no tiene prisa en reemprender el proyecto, Calero lamenta que la lentitud  en la concesión de licencias de actividad pone en peligro la reactivación de la zona. "Como sigamos así quedará en manos de las franquicias y es un sitio que podía ser la joya de la ciudad", asegura.

Restaurantes con copas

Por el momento, lo que sí tiene en marcha es la apertura de dos restaurantes nuevos con oferta nocturna para tomar copas. Uno de ellos es Riveren los antiguos cines Aragón, de estilo desenfado y comida internacional, ubicado en el número 1 de la Avenida del Puerto de València.

Con una inversión de dos millones, el concepto del establecimiento es ofrecer un servicio de cenas con un precio medio de entre 20-25 euros y después convertirse en un local de copas para disfrutar de una noche valenciano.

El segundo restaurante es La Diva, en el antiguo Gimnasio València, en el número 42 de la calle Sorní. Misma esencia que el anterior pero también contará con servicio de comidas al mediodía. Su estilo será "un concepto art déco-modernista" con amplio espacios y mucha vegetación.

Noticias relacionadas

La nave de los locos

Mi lucha

Elegí un mal mes para descansar. Con el verano iniciado sigo picando piedra, como tanta gente. La suerte me ha dado la espalda. Me multan los policías del ‘iaio’ Ribó; Hacienda me amenaza con dos expedientes; la ITV no la paso porque mi coche es viejo y contaminante… Esta es mi lucha, la obstinación de quien aún no se ha rendido

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email