GRUPO PLAZA

desayuno castellón plaza 

Innovación, formación y paliar la despoblación: la hoja de ruta de los empresarios en Castellón

17/09/2018 - 

VALÈNCIA. Dar cobijo a los comercios locales, incentivar la formación y la innovación, o paliar la despoblación interior, son algunas de las máximas que diferentes agentes del sector económico de Castellón establecen para poder avanzar sobre las cenizas de la crisis. Así quedó expuesto este viernes durante un encuentro que, organizado por el nuevo diario local Castellón Plaza, estuvo presidido por el vicepresidente de la Diputación, Vicente Sales. 

Al desayuno, realizado en la Camara de Comercio de la misma ciudad, asistieron también Dolores Guillamón, de la Cámara Oficial de Comercio Industria, Servicios y Navegación de Castellón; Salvador Navarro, de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV); Sebastían Plá, del Consejo Empresarial de la CEV en Castellón y Presidente de ACEP; Justo Vellón, de la CEEI Castellón; Vicente Nomdedeu Lluesma, de ASCER, José Castellano, de ITC; Fernando Alonso, de APECC; Juan José Montoro Fernández, de la ATC; Juan Vicente Bono, de ASEBEC; Francisco Toledo Lobo, de la Autoridad Portuaria de Castellón; Manuel Ruber, de Cevisama; Gloria Serra, de la Asociación de directivas y empresarias NDCS; José Vicente Guinot, de la Federación Provincial de Agricultores y Ganaderos (FEPAC-ASAJA); Vicente Cuevas Julve, de la Asociación de Empresarios de Transporte Interurbano de Viajeros en Autobuses de Castellón; Javier Gallego, del Club Producto de Castellón; Cipriano Cortés Tarazona, de COVACO; Carmelo Martínez, de la Asociación Empresarial Castellonense de Transportes de Mercancías por Carretera; y Fernando Fabra, Vocal de la Junta de Gobierno de ANFFECC.

Foto: JAVIER MARTÍ BARREDA

Marcar un nuevo horizonte en la provincia de Castellón era, de este modo, la base sobre la que establecer un debate que caminaría sobre varias propuestas y sectores económicos. No obstante, tal ardua tarea partía sobre una primera cuestión: ¿Se ha superado realmente la crisis?, y en caso de ser así, ¿se ha aprendido algo de ella? 

"Es muy difícil saber si los ciclos acaban o no, no es una ciencia exacta. Pero desde luego la sensación es que esto no ha acabado. En efecto, no todo el mundo está en la misma situación: mientras algunos empresarios están intentando salir de sus penurias, otros se están recuperando y algunos están teniendo tal explotación en sus empresas, que les está permitiendo atraer capital del extranjero", señala Vicente Nomdedeu Lluesma, presidente de ASCER. Mientras que, por su parte, Carmelo Martínez, afirma que "la crisis está zanjada, aunque dando como resultado un mercado muy mermado". "Si se produce otra crisis no sabemos cómo vamos a poder salir de ahí. Necesitamos innovar, reagruparnos, hacernos más grandes para mejorar los costes", considera el presidente de la ACTM. 

"Esta crisis nos ha dejado una serie de herencias, como el paro, especialmente el juvenil, que en Castellón es más del 50 por ciento. Y que una generación entera no esté accediendo al mercado es uno de los mayores problemas que tenemos las empresas", manifiesta, también, Justo Vellón, director del Centro Europeo de Empresas Innovadoras. En efecto, los empresarios castellonenses coinciden en que a pesar de haber vivido una ligera recuperación entre 2015 y 2016, el crecimiento no ha sido mucho mayor "porque no ha habido mejora fiscal", según apunta Fernando Alonso. Igualmente, tampoco habría ayudado "la mella" que la crisis ha hecho en los salarios. "Se irá creciendo paulativamente, pero no a la velocidad deseado", reitera el presidente de APECC.  

Formación e innovación, principales objetivos

De forma unánime, los agentes de Castellón encuentran en la generación de empleo de calidad una de las principales prioridades que debe tener en cuenta el tejido económico para su continuidad en el tiempo. Del mismo modo que propulsar la innovación en aquellos sectores más estancados. "Nuestros abuelos eran agricultores, nuestros padres no lo han sido ninguno, pero el joven que ahora vive de la agricultura entiende que hay que cambiar las cosas. Las viejas formas de actuar no funcionan y tenemos que innovar; ampliar explotaciones y buscar nuevas variedades de cultivos", expone por su parte José Vicente Guinot.

Foto: JAVIER MARTÍ BARREDA

"La crisis fue difícil para el ITC porque fallaron los ingresos de la Generalitat. En cambio la industria seguía demandando investigación para poder exportar. La innovación es muy importante y es muy necesario también que salga de la universidad. La UJI es lo mejor que le ha pasado a Castellón, por esa capacidad de concebir alumnos que salen formados. El sector cerámico y la investigación no se entienden sin un relevo generacional", recalca José Castellano. De igual modo, tampoco entiende el futuro de la Asociacion Española de Fabricantes de Maquinaria, Juan Vicente Bono, quien testifica que no encuentra personal técnico en el sector: "Una crisis se termina como una guerra, la devastación es total. Con ello, la provincia se ha empobrecido y lo que se ha perdido no se va a recuperar, por eso, los empresarios estamos trabajando con la universidad para intentar promover una formación profesional de calidad que incentive su continuidad". 

"Ya se nos anuncia una recesión para el 2020-2021 y el entorno exterior no nos ayuda mucho; ni con el Brexit ni por las políticas de EEUU con su proteccionismo. Ahora tendremos un punto de partida bastante peor que en la anterior, dado que no existe una política económica capaz de ayudarnos. Hay que evitar el fraude fiscal, aumentar la base y ser austeros en el gasto... pero también hay que intentar promocionar la formación profesional y la innovación. Necesitamos conocer qué ocurre para estar en el último grito, y el que no se digitalice, en cinco años no tendrá solución", constata igualmente Sebastián Plá, presidente del Consejo Empresarial de la CEV.  

A partir de esta misma premisa de que hay que conocer el contexto del mercado, Fernando Fabra sostiene que "continuamente se habla de internacionalización" o de que se exporta entre un 60 y un 70 por ciento, pero "nunca se habla de investigación" y de la necesidad de "irse al extranjero" para crear nuevos "caminos". 

Turismo, cerámica y agroalimentaria: los sectores 'clave' 

Por lo que hace al turismo, Javier Gallego apunta que la planta hotelera y turística de Castellón es posiblemente de las más "competitivas" de España por su juventud. No obstante, el crecimiento de la misma parece haberse estancado: "Hemos detectado entre un 2 y un 5 por ciento menos de ocupación, cuotas de ocupación similares a las que teníamos, pero a costa de no crecer el precio". En este sentido, el empresario señala que el sector turístico tiene "una ventana de oportunidades" de cuatro años, tiempo con el que debe dejar de ser "un sector especulativo" para ser "productivo". 

Ante esto, Gallego marca varios objetivos a conseguir: romper la estacionalidad a través de un turismo productivo de mínimo 9 a 10 meses, "esto te garantiza una plantilla estable para mejorar la calidad y la innovación", lograr consolidar un tejido productivo, generar internacionalidad, ampliar el "queso", ya que "no se puede tener el 95 por ciento de la demanda solo en un mercado nacional, es una debilidad enorme", aprovechar la palanca del aeropuerto, asumir un liderazgo "sin miedos y sin complejos", moderar el conocimiento formativo, ya que según considera el empresario, "está bien incentivar la UJI", pero se requieren más FP,  " formamos muchos directores y poco puesto intermedio". Pero sobretodo, Gallego considera que hace falta vertebrar el territorio: "Castellón es como un pulpo con una cabeza y varios tentáculos; la cabeza serían Benicàssim o Peñíscola y los tentáculos el resto de territorios."

Por otro lado, Juan Jose Montoro indica que el aumento de la productividad en el sector cerámico "ha sido enorme". Sin embargo, "hace falta dotarle de otra dimensión que vaya más allá de las cocinas o los baños". En este sentido, Montoro considera que hay que darle un valor añadido para venderlo a otros precios y campos. 

Peticiones a la administración  

Foto: JAVIER MARTÍ BARREDA

Los diferentes profesionales se muestran a su vez críticos con la postura que ha tomado la administración pública, tanto en plena crisis como en los años posteriores, con lo que respecta al mercado. "Los empresarios hemos demostrado madurez en esta crisis, pero no todos hemos actuado de la misma manera. La administración pública no se ha esforzado todo lo que podía y ya no lo va a hacer. Si se ha salido adelante ha sido por la empresa y sus trabajadores", sentencia Salvador Navarro, Presidente Confederación Empresarial de la Comunitat.

Por su parte, Lola Guillamón, advierte que la fiscalidad en un país no garantiza la riqueza: "Los impuestos son necesarios, pero la carga de estos a las empresas va en detrimento del propio empleo, por eso no tiene sentido que los suban". A su opinión se suma Francisco Toledo quien cree que "el tema impositivo en España es bastante injusto, ya que hay empresas como las tecnológicas que no pagan prácticamente retribuciones". Ante esto, el presidente de la Autoridad Portuaria cree que "hace falta un rediseño para que las competencias sean equilibradas". "Si no tenemos capacidad de adaptarnos con la administración pública, todo el sistema se resiente", alerta Toledo. 

Así mismo, "hay fundamentos para la economía, la industria o la enseñanza que deberían tener más continuismo en la administración pública; no deberían cambiar con los diferentes gobiernos. Si las empresas funcionáramos así, modificando todo cuando cambian los jefes, cerrarían todas", destaca por su parte Manuel Rubert, quien reivindica a su vez que Cevisama, feria especializada en la industria cerámica, no recibe ningún apoyo de la Generalitat: "Desde Cevisama aportamos a València turismo, imagen, renombre, y no vemos su apoyo. Si viniese el ministro o el presidente, tendríamos más atención mediática a nivel nacional, algo que en Madrid no pasa". 

Del mismo modo, Cipriano Cortés, presidente de la Confederación de Comerciantes y Autónomos de la Comunitat, achaca la diferencia en la carga impositiva que existe entre los comercios online y las tiendas físicas, y es que "mientras en las primeras es de un 9,5 por ciento, los otros negocios costean a un 23 por ciento". Igualmente, Gloria Sierra advierte que ampliar la carga tributaria sería un error: "Estamos seis puntos por encima de la media europea y eso nos hace perder competitividad. El modelo lo tenemos en el Puerto de Castellón que sigue siendo capaz de crecer sin necesidad de aumentar los tributos.". 

Foto: JAVIER MARTÍ BARREDA

Por último, el vicepresidente de la Diputación, Vicent Sales, quien ha sido el encargado de cerrar el debate, ha señalado que la administración "está mínimo para no molestar". Su función pasa, según el político, por "no retrasar la generación de empleo y facilitar su creación", si bien se muestra de acuerdo en que "debe haber menos trabas burocráticas". Así mismo, Sales destaca que una de las máximas problemáticas de Castellón es la despoblación que se viven en el interior: "El 80 por ciento de la población vive en el 20 por ciento del territorio. Este desequilibrio también tiene repercusión en el tejido económico". 

"Y, ¿qué nos tenéis que exigir a los políticos? Que demos certezas y seguridad jurídica para que llevéis adelante vuestros proyectos. Hay que reducir el déficit y la deuda para no incrementar los gastos e impuestos. Y por su puesto que la administración sea rigurosa para que sea eficiente en su gestión", concluye el vicepresidente de la Diputación de Castellón. 


next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email