GRUPO PLAZA

quieren proteger aún más el territorio y su paisaje  

Moixent y la Font de la Figuera cambian su plan general para proteger la 'Toscana valenciana'

31/03/2021 - 

VALÈNCIA. El paisaje de las Terres dels Alforins, dominado por vides y campos de olivos, se ve estos días afectado por la solicitud por parte de empresas y fondos de inversión de instalar placas fotovoltaicas en lugares en los que hoy hay largas extensiones de tierra fértil. Sobre la mesa de los ayuntamientos de Moixent y de la Font de la Figuera hay más de una decena de solicitudes para tramitar la Compatibilidad Urbanística de dichos proyectos. Para hacer frente a este boom de peticiones y proteger su territorio, ambos consistorios han agilizado los trámites para modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). 

En el caso de Moixent, el ayuntamiento ha recibido la solicitud para adquirir el Certificado de Compatibilidad Urbanística de dos parques solares en la zona —de 2,7 km2 y 1,2 km2—, un documento necesario para acreditar que la ubicación y la actividad es compatible con el planteamiento urbanístico municipal, y la disponibilidad y la suficiencia de los servicios públicos que exige. “Desde el ayuntamiento hemos dicho un no rotundo a ambos proyectos, y más teniendo en cuenta que uno de ellos está muy próximo al poblado íbero de la Bastida, que está protegido por su valor patrimonial y cultural”, ha explicado Guillermo Jorques, alcalde de Moixent. 

Por ello, el Consejo Agrario Municipal ha decretado por unanimidad rechazar ambos Certificados y comenzar los trámites para modificar el PGOU de Moixent con el objetivo de blindar el territorio ante proyectos que puedan desvirtuar el paisaje y su riqueza medioambiental y patrimonial. “El territorio de Moixent tiene una protección forestal, paisajística, ecológica y arqueológica para proteger el entorno de Les Alcusses por lo que ahora vamos a modificarlo para protegerlo aún más”, ha resaltado Guillermo Jorques. 

Una protección aún mayor porque, según explica, el actual Plan General de Ordenación Urbana de Moixent (data de 1998) ya es un muy restrictivo. Sin embargo, “se trabajará para su modificación y así preservar aquellas zonas que ya se encuentran protegidas por su gran valor forestal, paisajístico, ecológico o arqueológico”. Al respecto, el alcalde ha avanzado que ya se está estudiando la manera de reflejar sobre el papel la prohibición de la instalación de huertos solares en el territorio y se pregunta: “¿qué debemos poner más si ya está todo protegido?”

Un procedimiento que podría demorarse seis meses por los trámites administrativos, que se iniciarán “lo antes posible para proteger nuestro territorio”. Mientras tanto, el alcalde confía en que esos proyectos tengan el mismo final que el macrovertedero que en 2009 se quería ubicar en esta misma zona: “Hace diez años logramos paralizar este proyecto por el bien de esta tierra que todos estamos trabajando y lo mismo pasará ahora”. 

En cuanto a la negativa de la Compatibilidad Urbanística de la instalación del proyecto de construcción de dos huertos solares en el territorio de Moixent, el alcalde ha explicado que es un primer paso para frenar su instalación pero no el definitivo. "Hay que ver si la empresa retrocede en su intención de instalar las placas solares o no", ha comentado. 

La modificación del Plan General de Ordenación Urbana en La Font de la Figuera está más avanzada y en las próximas horas pasará por la Comisión Territorial de Urbanismo y en los próximos meses previsiblemente se aprobará en el Ayuntamiento.  “Desde 2004 estamos trabajando en la modificación del PGOU de La Font pero no fue hasta 2018 cuando la enviamos a la Conselleria para su aprobación final. Estamos en 2021 y no ha sido hasta finales de marzo cuando ha sido aprobado por el Ayuntamiento”, lamenta el alcalde de la Font de la FigueraVicent Muñoz. 

Según explica, en el nuevo Plan General de Ordenación Urbanística  queda reflejado que no se podrá utilizar más del 3% de la parcela al uso de energía fotovoltaica y que ésta estará relacionada con una edificación. "Si la burocracia no fuera tan lenta ya tendríamos un plan general que proteja aún más nuestro paisaje".

Proteger el paisaje

Vicent Muñoz no oculta su malestar ante la posibilidad que el paisaje de campos y vides quede interrumpido por un mar de placas solares: “Llevamos años luchando por el enoterismo, ahora realizando una ruta ciclopeatonal y trabajando una tierra que da sus frutos para que ahora, vengan empresas que quieren instalar placas solares”. Una situación de “desamparo” que en su opinión se debe al decreto de ley del 7 de agosto por el cual el Consell aprobaba una serie de medidas para acelerar la implantación de instalaciones para el aprovechamiento de las energías renovables por la emergencia climática y la necesidad de la urgente reactivación económica: “No se ha elaborado bien ese decreto y nos está perjudicando gravemente; el Consell nos deja a los ayuntamientos a los pies de los caballos”, lamenta. 

Esa petición de modificación del decreto también está entre los objetivos de los los viticultores de Fontanars dels Alforins, Moixent y la Font de la Figuera. A través de la Societat de Viticultors i Productors de Terres dels Alforins, solicitan a la Conselleria la paralización cautelar del decreto 14/2020 (DOGV núm. 8893 de 28.08.2020) y la modificación del mapa de protección del territorio pues “no contempla amplias zonas con alto valor agrícola, vitivinícola y medioambiental, y que actualmente están en peligro, ya que han quedado desprotegidas”. De lo contrario, aseguran, “la construcción de estas plataformas fotovoltaicas, provocará daños irreparables”.

Sobre la mesa del ayuntamiento de Font de la Figuera hay ocho proyectos de placas solares de empresas y fondos de inversión. Un boom de peticiones que en opinión de Vicent Muñoz terminaría poniendo en valor el paisaje: “Si una Conselleria, ya sea la de Agricultura, la de Urbanismo o la Medioambiente, pusiera en valor el terreno agrícola se acabarían estos problemas porque ya quedaría protegido. Pero tienen que ponerse de acuerdo y no pasarse la pelota las unas a las otras”, lamenta. Una solución que pone sobre la mesa mirando a Cataluña, donde el departamento de Agricultura ha definido los criterios para la promoción de la implantación de las plantas solares fotovoltaicas de acuerdo con el valor del suelo agrario. 

Igualmente, ponen el foco en la posible especulación de las renovables en la zona. Así lo ha señalado desde la Asociación, que va a desarrollar una acción de información a los agricultores y propietarios rurales para que no firmen los contratos de arrendamiento con las empresas eléctricas sin asesoramiento jurídico. “La mayoría de casos esconden cláusulas abusivas, que dejan desprotegidos a los arrendatarios”, han señalado recordando que se han presentado una decena de proyectos en el término de la Font de la Figuera, y dos megaproyectos en el de Moixent.

Otro de los proyectos que preocupan es la construcción de un tendido eléctrico de alta tensión para evacuar la energía de varios parques solares fotovoltaicos y que afectaría a los términos de Montesa, la Font de la Figuera, Moixent y Vallada. En este contexto, tanto alcaldes como viticultores, inciden en que están de acuerdo con las energías renovables y del fomento de la conservación de la biodiversidad pero consideran que estos proyectos interfieren en el paisaje y su proyección: “tenemos que proteger esta tierra que entre todos hemos cultivado”, han asegurado.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email