X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Contemporánea

Atic

Nicolás Román

Àtic viene a demostrar que la burguesía valenciana no se había muerto, estaba de parranda. Ahora en serio, qué bien le ha venido a la ciudad esta maravillosa terraza abierta a la Alameda más secular —y al cauce del río y al puente de las flores— y la cocina sin complicaciones de Nicolás Román: él ha venido a hacer feliz al comensal y eso se nota. Fui un domingo de octubre y no me podía creer tanta valencianía bien entendida: familias con chalé en Moraira, arroces a cascoporro y ese vivir despreocupado tan nuestro, tan de «ya se puede caer el mundo mañana, que yo quiero otra ronda» —pues bien, yo aquí soy más de chuletón por culpa de esa rubia gallega de entre 100 y 120 días y unas papas fritas de diez de la variedad Kennebec—. Un restaurante donde comer bien y pasarlo bien, que no es poca cosa.


¿Qué puedo encontrar?

  • Fusión

  • Creativa

  • Producto

¿Qué pido?

Aquí viene la parroquia a por arroces o chuletón, pero los entrantes son la sorpresa, como sus Carbonada Flamenca