GRUPO PLAZA

El bulevar para sustituir las vías férreas de València tendrá un parque de 49.000 m2 y 5.000 viviendas

9/11/2021 - 

VALÈNCIA. 49.000 metros cuadrados. Ese será el tamaño del jardín que proyecta el Ayuntamiento de València en el futuro gran bulevar García Lorca, que sustituirá la actual playa de vías que discurre sobre la superficie y que parte València en dos. Concretamente, el jardín se alargará durante aproximadamente un kilómetro desde el Parque Central hasta el viaducto de Giorgeta.

El consistorio gobernado por el PSPV y Compromís ya tiene una idea sobre cómo quiere que sea el futuro vial: el jardín ocupará la mayor parte del espacio disponible, que discurrirá en línea recta por la vía central. Al mismo tiempo, el trazado contará con dos carriles bici de doble sentido, uno a cada extremo.

Ahora bien, la situación con respecto a las calles adyacentes se mantendrá igual que hasta el momento: no habrá conexión directa entre ellas para evitar que los usuarios utilicen el entorno como una vía de paso para llegar en vehículo hasta el centro de la ciudad. Aunque, según explicó este martes en la presentación del proyecto el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, algunos tramos sí que contarán con vías de servicio dedicadas al estacionamiento para personas con movilidad reducida, carga y descarga y contenedores de residuos urbanos.

Del mismo modo, se habilitarán algunos pasos transversales por el jardín para facilitar la entrada de vehículos de emergencia en caso de que fuera necesario. Ahora bien, los vecinos no podrán acceder en transporte privado a sus viviendas desde el propio bulevar, de manera que el jardín se desarrollará en un solo corredor lineal sin interferencias laterales. Para resolver esta situación, según detalló el concejal, se habilitarán para los residentes entradas en bucle desde las calles paralelas a la avenida: San Vicente y carretera del Malilla.

En cuanto al gran 'scalextric', este se bajará a nivel de calle una vez se haya concluido el soterramiento de la playa de vías y la construcción del canal de acceso por parte de Adif, lo que en última instancia permitirá eliminar el puente de Giorgeta. 

Las obras para este proyecto pretenden ponerse en marcha a finales de 2022 o principios de 2023, tal y como anunció la concejala de Urbanismo, Sandra Gómez. Así, en función de los plazos administrativos, el soterramiento de las vías se abordará en nueve fases y se alargará previsiblemente hasta 2027 o 2028.

Sin embargo, el Ayuntamiento de València no esperará hasta ese momento para empezar a construir el jardín, sino que tiene la intención de compatibilizar ambas intervenciones. De este modo, el parque empezará a ponerse en marcha tal y como vayan avanzando las primeras fases de desaparición de las vías

La construcción del nuevo jardín se someterá a un concurso de ideas que organizará la concejalía de Urbanismo, y para el que ya hay una línea consignada dentro del presupuesto municipal del año 2022.

Conexión con los barrios del sur

En cuanto a las características del entorno, el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, adelantó que la mayor parte de la plataforma recuperada estará ocupada por una zona verde de la que todavía falta por concretar las características a través del concurso. Aun así, detalló que el nuevo bulevar contará con dos carriles bici de doble sentido, uno a cada lado del jardín, así como con aceras a ambos extremos que podrían llegar a los doce metros de ancho.

Del mismo modo, se habilitarán conexiones transversales para el paso de peatones, bicicletas y vehículos de emergencia en diferentes puntos de la avenida, mientras que la pasarela para peatones y bicicletas de la calle Pianista Empar Iturbi desaparecerá.

Según explicó el alcalde de València, Joan Ribó, la decisión de convertir la actual playa de vías en un jardín prioritariamente peatonal se ha basado en el éxito de modelos parecidos en otras ciudades, tales como Madrid, Barcelona y Berlín. Del mismo modo, también ha comparado este paso con la renaturalización del antiguo cauce del Túria y el carpetazo definitivo a los proyectos de autopista urbana que en algún momento se plantearon. Asimismo, hizo referencia a otro caso similar, como es el del soterramiento de las vías de metro en Benimàmet, que también se cubrieron con un parque.

 

Por su parte, la concejala de Urbanismo, Sandra Gómez, resaltó que el proyecto formará parte del gran corredor València Sud, que en todo su conjunto conectará el centro de la ciudad, desde el Parque Central, hasta el nuevo distrito innovador de Vara de Quart a través de las distintas fases y proyectos que se abordarán en él. Una intervención que, en última instancia, permitirá una mayor integración de los barrios del sur.

5.000 viviendas

Según detalló Gómez, el futuro jardín de García Lorca afectará a dos de los principales proyectos urbanísticos que se están barajando actualmente en la zona: el PAI de Parque Central y el PAI de San Marcelino. Por el momento, tal y como exponen desde la concejalía de Urbanismo, ambos han quedado paralizados en los sectores que lindan con el jardín, al menos hasta que se alumbre el proyecto de la nueva avenida y de este modo se pueda saber con exactitud en qué afectará la remodelación a la fisionomía urbana.

Lo que sí que han podido adelantar es que las previsiones tanto de dotaciones como de construcción de vivienda se mantendrán intactas en cuanto a coeficientes, a la espera de saber exactamente dónde se colocarán. De este modo, la edil del ramo ha calculado que dentro de este proyecto también se procederá a la construcción de viviendas que ya estaban previstas: alrededor de 5.000 en la zona, algunas de las cuales se reservarán a vivienda social.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme